CIRUGÍA FINANCIERA PARA BOYACÁ

CIRUGÍA FINANCIERA PARA BOYACÁ

Como el efecto matamoscas se conoce lo que está ocurriendo hoy a las finanzas de Boyacá. Según dicho efecto, una vez las administraciones incrementan sus gastos de funcionamiento, quedan adheridos al presupuesto, haciéndole difícil su desmonte posterior. A la Nación le ha tocado canalizar a los municipios a punta de la perentoria norma, para llevarlos racionalizar sus gastos administrativos. En ese cuento estamos.

19 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Pero con los departamentos sí que ha costado trabajo, a pesar de que su función articulatoria deja mucho que desear... y de Boyacá ni hablar, porque hoy día es el quinto departamento con el déficit más grande del país, pero con el deterioro más acelerado de todos. Las medidas son de cirugía, no de primeros auxilios.

El departamento de Boyacá con todo y las tendencias a bajar la planta, está más burocratizado que los municipios, casi el doble; de manera que como lo repite el doctor Patiño: el vigilante del manicomio se contagió de la locura .

Como en una carrera desbocada, a lo Montoya pero en chanda, los departamentos incrementaron sin precedentes los servicios personales en el último quinquenio, algunos como en Boyacá muy a pesar de sacrificar cantidad por calidad . Sin embargo, el nuestro pertenece al grupo de los que menos pagan, bastante lejos del promedio nacional.

Pero esa burocratización relativa está concentrada en el despacho del Gobernador a manera de lo que podríamos denominar como macrocefalia burocrática.

Sabían ustedes por ejemplo, que el despacho de Boyacá gastó el año pasado 1.536 millones, siendo superado sólo por Cundinamarca y Santander? Mucho cacique al que se le remuneró al doble del promedio nacional, o sea, la administración departamental es atractiva para los directivos, pero de ahí para bajo es mejor buscar chanfa en otro departamento.

El despacho está costando 4 veces más ahora que en 1995, las demás dependencias también crecen desaforadamente, lo mismo la Asamblea. Menos mal que la Contraloría sí ha disminuido sus costos; hoy gasta apenas la mitad que hace tres años.

Las medidas para solucionar la crisis financiera departamental, son entonces tan urgentes como profundas. Se busca un médico forense, no solamente para pensar en el departamento sino para repensar el departamento.

*Consultor y docente universitario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.