HE AQUÍ EL HOMBRE

HE AQUÍ EL HOMBRE

La historia del Santo Ecce Homo, el patrono de Valledupar, reviste un especial misterio que hace de esta tradición mítico religiosa una de las más conmovedoras de la Costa Caribe colombiana.

29 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

La frase en latín, cuyo significado es profundo y eterno, marca una diferencia que se siente cada vez que se pronuncia.

Ecce Homo, he aquí el hombre , le dijo Pilatos a los judíos al mostrar a Jesús después de haber sido flagelado, según relata uno de los pasajes bíblicos de la pasión del Hijo de Dios, durante la cual el Señor está atado a un madero, llevando la corona de espinas, una caña a manera de cetro y una capa púrpura.

Cada vez que un vallenato menciona el nombre de su santo patrono, rememora la agonía de Jesús martirizado por los romanos y despreciado frente a un ladrón, a quien los judíos prefirieron dejar libre, antes que a él: Barrabás.

La profunda significación del nombre del Santo Ecce Homo también está presente en la historia de la aparición de su fe, en un valle donde en 1550 fundó Hernando de Santana la capital del Cesar.

Durante la primera década del siglo XIX, distinguidas damas de la provincia, en cabeza de María Concepción Loperena, le escribieron --el 10 de febrero 1809-- al entonces Virrey Amar y Borbón, solicitándole que en honor de esa hermosísima imagen que era venerada en la localidad, patrocinara la construcción de una ermita. Este dato lo confirma el historiador Alvaro Castro Socarrás en su libro Episodios Históricos del Cesar .

Aunque la ermita no fue construida, esa petición demuestra que desde entonces era totalmente manifiesta la gran fe del pueblo hacia el Santo Ecce Homo, que denominaron milagrosísimo , por las continuas y evidentes atenciones que hacía a las peticiones de sus feligreses.

Pero si la manifestación de la fe en el pueblo desde un principio es digna de recordación, lo son mucho más las historias que alrededor de la imagen existen en las memorias históricas del Valle de Upar.

Precisamente, el que se tiene como el primer milagro del Santo Ecce Homo en el Valle de Upar tiene que ver con la aparición de la imagen en la ciudad, que está relatada por el mismo Castro Socarrás en su obra, que toma como fuente la tradición oral.

La señora Sara Daza, afirma Castro Socarrás, relata que desde niña había escuchado que la estatua de ébano moreno --ubicada en la iglesia de la Inmaculada Concepción--, había sido elaborada por un hombre que llegó al pueblo un día cualquiera ofreciéndole a los lugareños hacerles un santo para sacarlo en procesión los lunes santos, en vista de que no había ninguno. Por el favor no cobraría.

Con el consentimiento del Párroco le entregaron al hombre los materiales necesarios para que manufacturara la imagen y dispusieron la sacristía como sitio de trabajo. Durante 15 días le llevaron al carpintero sus alimentos.

Pasada la quincena dejaron de escuchar ruidos, por lo que los feligreses decidieron entrar a ver la obra. Encontraron una bella imagen de Jesús atado al madero, coronado de espinas y tallado en ébano. Y, los alimentos estaban intactos.

Entre los milagros atribuidos al Santo Ecce Homo se encuentran varios que tuvieron como beneficiarios a personalidades como al ex presidente Alfonso López, quien según cuentan le debe la vida al salvarlo de los peligros presentados en pleno vuelo cuando viajaba entre Riohacha y Valledupar.

Igualmente dan fe de situaciones vividas por humildes personas, como le ocurrió a Juana, una pobre señora a quien los médicos habían dicho que sólo con una operación podrían sacarle una espina que tenía atravesada en la garganta. El poder del Santo, asegura ella, se hizo presente cuando a voz en cuello la misma anciana gritó cómo al acercarse a su imagen la espina se le desincrustó.

El milagrosísimo Santo Ecce Homo, patrono de Valledupar, es venerado por los vallenatos hoy lunes santo con misas desde las cuatro de la mañana en la iglesia de La Concepción y a las cuatro de la tarde con la procesión. Es una reunión que congrega a la ciudadanía alrededor del significado de la imagen de Nuestro Señor Jesucristo en uno de los pasos de su agonía a la cruz: el de Jesús atado al madero.

Sin embargo, recuerda el padre Enrique Iseda, párroco de la Inmaculada Concepción, no es la imagen, ni las historias, ni el nombre del Santo los que hacen milagros. Es la fe de los cristianos que creen en el verdadero significado de la representación de Jesús atado al madero: el amor de Dios por los hombres, que manifestó entregando a su propio hijo por la expiación de los pecados del mundo .

La fe llevará hoy a los vallenatos, bajo la organización los Caballeros del Nazarenos, como Aníbal Martínez Zuleta, Aníbal José Ariza y Juan Carlos Castro Arias, entre otros; los miembros de la Hermandad del Nazareno; y las Damas Esclavas del Nazareno, como Consuelo Araújo Noguera y Cecilia Monsalvo --La Polla--, a momentos de implorar por la reconciliación y el perdón. Y dirán, tal vez, Santo Ecce Homo, he aquí a tus hombres... Testimonios de fe y reflexin Feligreses como José Rafael Calero Leyva, miembro de los Hermanos de Jesús, dan fe de que en el día del Santo Ecce Homo el vallenato no sale de la ciudad y asiste a las celebraciones con fervor.

No hay un año en el que yo no venga a la Concepción a la misa solemne. Hay veces que vengo a las 4:00 de la mañana, hay veces que vengo más temprano. A la procesión no falto nunca, y guardo la cuaresma sagradamente, no trabajo durante estos días santos que para mí son eso, santos , dice.

Para la familia Zubiría De La Ossa, conformada por Teresa y Manuel Enrique, la del Santo Ecce Homo es una fiesta de guardar. Para Teresa ir a la misa y a la procesión es sagrado y voy a cualquiera de las misas que dan cada hora en la Concepción, en acción de gracias, mientras que a las 4:00 de la tarde no fallo a la procesión de las 4:00 de la tarde , Su esposo Manuel Enrique ha inculcado en sus hijos la tradición de guardar el día del Santo Patrono, con ellos veníamos usualmente, ya lo hacen cada quien con su familia, con ello las creencias han pasado de generación en generación.

La señora Elida Buelvas añora la época en la que se celebraba la santa y solemne misa popular del Santo Ecce Homo en las primeras horas del día. Dice que en su tiempo se realizaba a las 2:00 de la mañana., ahora empieza a las 4:00, pero yo vengo más tarde, por cosas de la edad. Ya a la procesión vengo con mis hijos que me traen, pero a mi patrono no le faltaré hasta que Dios me de salud y vida .

Según Cecilia Monsalvo, a la magna populorum misa del Santo, en la Iglesia de la Inmaculada Concepción, en la mañana, asisten más de dos mil personas, mientras que a la procesión van entre 15 y 20 mil personas.

Iglesia invita a buscar la verdad y proclamarla A mantener los principios de la fe y de la verdad fue la invitación de la iglesia de la Costa Caribe en su mensaje central durante el acto de celebración del Domingo de Ramos, en la que también se manifestó el deseo de que esta Semana Santa sea un camino hacia la vida y la paz.

Así, sin sermones ni llamados de atención los representantes de la iglesia basaron sus mensajes, siempre dirigidos hacia la reflexión y los actos, teniendo en cuenta que es el año del Santo Padre, como preparación al nuevo milenio.

Monseñor Felix María Torres, arzobispo de Barranquilla, se refirió al compromiso de la preparación al Gran Jubileo y promulgar el mensaje en esta semana de Caridad y amor .

Por su parte, monseñor Nel Beltrán Santamaría, obispo de la Diócesis de Sincelejo, dijo: Invito a los cristianos a que pensemos con mucha seriedad en nuestra cultura y capacidad de la verdad, en acostumbrarnos a buscarla así nos duela, a proclamarla así pueda parecer incómodo para otros, a denunciar lo malo así nos parezca que eso tiene riesgos, porque la violencia y el mal caminan precisamente a la sombra de la mentira y el silencio , dijo.

No hay necesidad de hablar sobre la situación del país porque la Semana Santa es para reflexionar sobre el sufrimiento de Jesucristo. Yo hablo sobre los principios de la fe y eso me parece suficiente para que la gente haga la reflexión con miras hacia la vida cotidiana , aseguró por su lado el arzobispo de Cartagena, monseñor Carlos José Ruiseco.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.