LA PRODUCTIVIDAD DE EE.UU., CRUCIAL PARA EL FUTURO DEL DOW

LA PRODUCTIVIDAD DE EE.UU., CRUCIAL PARA EL FUTURO DEL DOW

PUEDE QUE EL MERCADO bursátil no esté loco. Si se comparan los precios de las acciones con las ganancias y dividendos empresariales, o con el valor contable de los activos, se encontrará que están a niveles no vistos en más de 100 años. Un gráfico de cualquier indicador del mercado parece un géiser en erupción , dice el economista Robert Shiller de la Universidad de Yale. Las señales de que la burbuja está a punto de estallar están por todas partes: el corretaje en línea está convirtiendo a las computadoras en tragamonedas. (VER GRFICA)

30 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Pero los pesimistas han estado señalando todas estas cosas durante años. Y se han equivocado totalmente... hasta la fecha.

El administrador del mayor fondo de inversión del mundo, Fidelity Magellan Fund, apostó miles de millones de dólares a que el mercado alcista había terminado a fines de 1995. El Promedio Industrial Dow Jones se ha duplicado desde entonces y ese administrador ya no está en Fidelity. El profesor Schiller declaró en julio de 1996 que parece que estamos volando a la altura equivocada, y la corrección podría ser significativa y duradera . El Dow Jones ha subido un 87% desde entonces. El presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan dijo la frase más memorable de su carrera ( exuberancia irracional ) en diciembre de 1996. Desde entonces, el promedio industrial ha aumentado un 55%.

Quizás esas predicciones fueron acertadas, pero prematuras. O quizás hemos iniciado una nueva era de prosperidad y ganancias que representa una ruptura tan extraordinaria con el pasado que las comparaciones históricas resultan insignificantes.

No hay una manera segura para predecirlo. Si el mercado sufre un colapso mañana, se trataba de una burbuja. Si sigue subiendo, no lo era. No creo que se podrá saber hasta después que suceda , dice Burton Malkiel, economista de la Universidad de Princeton que creó la idea de los fondos de inversión indexados. Esto es prácticamente imprevisible , dice.

Tal vez sea mejor la plantear la pregunta de esta manera: qué tendría que ocurrir para que tuviera sentido que el Dow Jones esté a los 10.000, y para que las acciones sigan subiendo? La respuesta, en pocas palabras, es: todo tiene que ir bien.

La economía estadounidense tiene que seguir su curso benévolo sin caer en una recesión o recalentarse en un brote de inflación que inste a la Fed a frenar las tasas de interés. Las tasas de interés a largo plazo tienen que mantenerse bajas. Y los inversionistas internacionales, desde los grandes administradores de fondos hasta los inversionistas particulares que invierten US$20 por semana en fondos de inversión, tienen que mantener su entusiasmo por las acciones estadounidenses.

Pero el impacto de las tasas más elevadas de interés o una leve recesión podría no ser muy duradero si la economía de EE.UU. se hallara en la cúspide de una nueva era de menos recesiones, menos desempleo, menos inflación y más rápido auge de la productividad.

EE.UU. soportó cuatro recesiones en las décadas de 1950 y 1960, pero los inversionistas bursátiles obtuvieron un rendimiento del 11% anual después de ajuste por inflación, según Ibbotson Associates.

Los escépticos recuerdan que la prosperidad prolongada llega con frecuencia a provocar anhelos, a veces optimistas o infundados, de una nueva era. Brad DeLong, historiador de la economía en la Universidad de California en Berkeley, señala que cada expansión económica prolongada en EE.UU. genera fuertes corrientes intelectuales que vaticinan el fin del ciclo de altibajos en los negocios, así como el comienzo de una nueva economía .

El asunto importante es la productividad estadounidense, o la producción por cada hora trabajada. Desde 1973, la productividad de los negocios estadounidenses fuera de la agricultura ha crecido a sólo un 1% al año, menos de la mirad del ritmo al que lo hizo en las dos décadas precedentes.

Las tendencias más recientes son alentadoras. A lo largo de los últimos tres años, según estadísticas gubernamentales, la productividad de los negocios estadounidenses ha ido aumentando en más de un 2% anual. La explosión de Internet, la proliferación de las redes de computadoras y la reestructuración total de muchas empresas de EE.UU. para aprovechar mejor la tecnología podrían estar transformando la economía en formas que recuerdan el muy esperado brote de productividad que ocurrió en la década de 1920 cuando el mundo empresarial estadounidense comprendió la forma de sacar más provecho a la electricidad.

De ser esto así, las implicaciones para el crecimiento económico y para los precios de las acciones serían enormes. Un aumento en el ritmo de la productividad de una mitad de un punto porcentual equivaldría a US$45.000 millones al año en productos y servicios adicionales para los trabajadores y accionistas estadounidenses, sin esfuerzo adicional alguno.

Pero las modas pasan y las actitudes cambian, algunas veces rápidamente. Hace 65 años, John Maynard Keynes señaló que en épocas anormales (una descripción de su tiempo, muy aplicable a los actuales momentos) la predicción de una continuación indefinida del estado de cosas existente es menos plausible que corriente .

En momentos tales, el mercado de valores se ve impulsado por olas de sentimientos optimistas y pesimistas que pueden parecer irracionales, pero que son legítimos cuando no existen bases sólidas para cálculos razonables .

Resulta perturbador que un economista tan grande haya llegado a la conclusión de que el futuro del mercado tenía más que ver con la psicología que con la economía. Pero al fin y al cabo, Keynes ganó mucho dinero en la bolsa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.