LA APERTURA EVANGÉLICA

LA APERTURA EVANGÉLICA

Guatemala acaba de elegir a un pastor religioso adicto a la dialéctica de gritar y saltar , como nuevo presidente constitucional. Colombia ya había elegido a otros dos evangelistas a la Constituyente. La publicación Forbes estima que más de 35 de los 500 miembros del parlamento brasilero son evangelistas y que ese número debió aumentar en las últimas elecciones. El fenómeno no es nuevo en realidad. Comenzó en América Latina en los años 50, cuando misioneros norteamericanos del pentecostalismo fueron expulsados de la China y traídos al Continente. Desde entonces desarrollan una eficiente y subterránea tarea proselitista. Se cree que las iglesias protestantes, en su mayoría evangelistas, sustituyeron ya en el Brasil a la Iglesia Católica como la religión con más seguidores practicantes. En solo 10 años se habrían multiplicado por tres y alcanzado la inquietante cifra de 20 millones de fieles.

12 de enero 1991 , 12:00 a.m.

En Colombia, en donde no se conocen estadísticas confiables, resulta probable, no obstante, que quienes dicen que existen ya dos millones de evangelistas no estén muy desacertados. El número de iglesias en muchas ciudades, y ante todo el espectacular triunfo de dos de sus pastores en las recientes elecciones para Constituyente así lo sugieren. En otros países de Centro y Suramérica ocurren fenómenos similares.

El éxito es una combinación de dinero extranjero, utilización de tecnología para comunicación y de técnicas de mercadeo (acercar el producto al cliente), proselitismo intensivo en las capas sociales más pobres y aprovechamiento de una sorprendente indolencia de la Iglesia Católica ante el creciente avance de la competencia. En el Brasil, por ejemplo, un pentecostalista que creó una iglesia local hace apenas un par de años y que ha conseguido dos millones de seguidores, adquirió recientemente una red radial por 45 millones de dólares.

El fenómeno, sin embargo, no es exclusivo de Latinoamérica ni afecta solamente a la Iglesia católica. En los Estados Unidos las iglesias protestantes tradicionales (metodistas, presbiterianos y episcopales) han sufrido también el furioso embate de quienes ven lenguas en los templos y se declaran a sí mismos, a la manera de cualquier movimiento de salvación nacional, fundamentalistas . Tal vez no sea del todo un azar la connotación mesiánica de la palabra salvación, ni el énfasis casi religioso en lo fundamental . En cualquier caso el movimiento carismático se ha triplicado en pocos años en Estados Unidos y el resto del mundo.

Las implicaciones políticas del fenómeno son de toda índole en nuestro sub-continente. Mientras los jerarcas de la Iglesia Católica responsabilizan a la teología de la liberación del auge de los nuevos competidores, estos sindican a las esferas tradicionalistas de haber facilitado, con su contubernio con el poder corrupto y antidemocrático, la expansión de las huestes evangelistas y de otras iglesias similares. Hay quienes van más allá y ven en todo esto una especie de apertura no del todo desvinculada de la que la religión del libre mercado propugna. Al fin y al cabo el espíritu calvinista que López cree que subyace en nuestras instituciones, creó en Europa una ética del trabajo más propicia para el desarrollo capitalista. El énfasis en la responsabilidad individual facilita ese retorno a las fuentes de la privatización, el mercado libre y el comercio sin fronteras.

La teología de la liberación, al igual que los marxistas, morirían aquí, según la publicación Forbes ya citada, por no prestar suficiente interés al mensaje emocional y personal que la mayor parte de la gente busca en la religión . Una prueba irrefutable de que la historia, contra todas las promesas de la ciencia, es vulgarmente cíclica. Oral Roberts, durante muchos años el principal rival de Billy Grahan, el predicador número uno de todos los tiempos en los Estados Unidos, decía: Mate a un comunista por Cristo . Por supuesto veía infiltración comunista en la ONU, el rock, el arte moderno y la educación sexual. Ya no hay comunistas, no por culpa de semejantes excesos, pero la cacería de brujas se las arreglará para continuar. Dios nos ampare!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.