OTITIS MEDIA SEROSA: SORDERA PELIGROSA

OTITIS MEDIA SEROSA: SORDERA PELIGROSA

La otitis media serosa es la presencia de líquido serumucoso en el oído medio; esta es una cavidad que se encuentra detrás de la membrana timpánica en donde están los huesillos que participan de la audición y se comunica con la parte posterior de la nariz a través de un conducto que se llama Trompa de Eustaquio, que es la encargada de equilibrar la presión entre el medio ambiente y el oído medio; cuando esta función está alterada por inflamación en la nariz, en la garganta, por obstrucción de la Trompa de Eustaquio, crecimiento de los adenoides, por ejemplo, se produce la presencia de líquido serumocoso en el oído medio (no confundir con el cerumen, que es una sustancia completamente diferente que se encuentra en el oído externo). (Ver infografa)

28 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

La otitis media serosa es más frecuente en niños que en adultos, pasa desapercibida muchas veces porque no produce dolor en la gran mayoría de los casos y sólo se nota porque el paciente oye la radio o la televisión a alto volumen, o porque su rendimiento escolar es bajo. Cuando se presenta en los adultos, suelen quejarse de sensación de oído tapado.

Esta enfermedad al no ser diagnosticada a tiempo puede llegar a estados tardíos en los que se produce una otitis media crónica supurativa con disminución importante de la audición. Es necesario consultar al otorrinolaringólogo inmediatamente se perciban síntomas para que se puedan practicar estudios audiológicos como audiometrías, impedanciometrías e iniciar tratamiento médico o cirugía, dependiendo del estado de la otitis media serosa.

El tratamiento quirúrgico es sencillo y consiste en practicar una incisión en la membrana timpánica, extraer el líquido seroso e insertar un pequeño tubo de ventilación que, como su nombre lo indica, sirve para que entre aire al oído medio mientras la Trompa de Eustaquio se desinflama y permita la ventilación natural del oído medio. Simultáneamente se pueden quitar las adenoides o tratar enfermedades como amigdalitis crónica, rinitis alérgica, o sinusitis, entre otras.

El pequeño tubo se deja en la membrana timpánica por varias semanas y normalmente son expulsados al conducto auditivo externo espontáneamente una vez haya desaparecido el líquido seroso y la Trompa de Eustaquio se haya vuelto permeable.

Mientras los tubos de ventilación permanecen en la membrana timpánica el paciente debe usar protectores auditivos para evitar infecciones ocasionadas por el agua durante la ducha, en la playa o en la piscina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.