TRAGEDIA EN PASEO DE INTEGRACIÓN DEL INPEC

TRAGEDIA EN PASEO DE INTEGRACIÓN DEL INPEC

La buseta había sido estacionada a un lado de la vía mientras le cambiaban una llanta que estalló, y fue chocada por detrás por un camión cargado de telas.

04 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

El cabo del Inpec Hernán Ruíz Arroyo vivió en tres episodios la tragedia que el domingo alcanzó a un grupo de sus compañeros y a unos particulares, cuando la buseta en la que regresaban de una jornada de integración en las playas de El Rodadero fue embestida por un camión, con resultado de seis muertos y diez heridos.

Ruíz presencio inicialmente el momento en que el camión arrolló al guardián Alexander Pitalúa Ribón, quien a unos quince metros de la buseta hacía señales con las manos a los vehículos que venían, avisando que había un vehículo en emergencia.

Y allí mismo, paralizado por el miedo, sintió a solo cincuenta centímetros el paso raudo del camión antes de estrellarse contra la buseta.

Después vendrían las escenas que asegura jamás se le borrarán de la memoria: los llantos de los niños, los gritos desgarradores de sus compañeros pidiendo ayuda y el dolor por los muertos.

El camión, un Fiat 600 tipo furgón, había chocado a la buseta, la arrastró unos cincuenta metros y en este recorrido arrolló a las otras personas. El sitio: el kilómetro 13 entre Ciénaga y Barranquilla.

Los ocupantes de la buseta se encontraban fuera del vehículo a la espera del conductor, quien había salido hacia el peaje, -a las oficinas del Consorcio que maneja el control de la carretera- en busca de ayuda para reponer la llanta.

La falta de una llanta de repuesto en ese momento se dio porque una media hora antes se habían pinchado, y utilizaron la única que tenían de reposición, declaró el dragoneante del Inpec Leonardo García Charris, que al igual que el cabo Ruíz resultó ileso.

Teníamos como media hora de espera cuando cuando apareció el camión a toda velocidad y se incrustó contra la buseta. Yo me encontraba a un lado de la vía y por ello no fui arrollado. Los que murieron y los heridos estaban frente a la buseta porque allí había más luz. Por eso cayeron , recordó García quien se lamentaba que entre las víctimas fatales se encontraba su mejor amigo en el Inpec, Daniel Francisco Polo Rojas, de 23 años.

Los otros guardianes que murieron en el choque fueron identificados como Alexander Pitalúa Ribón, de 20 años; Rafael David Mendoza Montalvo, de 22, todos de Barranquilla, e Ilver Alexander Ariza Enciso, de 21, natural de Acacías (Meta).

También fallecieron Osiris Mejía Suárez de 15 años y Sandra Milena Horta Ruíz, de 17, quienes residían cerca a la Penitenciaría El Bosque y habían sido invitadas por el personal de guardianes para que participaran de la jornada.

Los heridos, de acuerdo con el listado en poder de la Policía de Carreteras y del Inpec Regional, responden a los nombres de Eduardo Alexis Granados Florez, Olimpo Perilla Gutiérrez, Juan Enrique Gil Peñaranda, pertenecientes al Inpec, y los particulares Deysi Ojeda Cantillo, Zulca Pérez, Osiris Suárez Valencia, Luz David Gómez Oliveros, Berenice Atencia Cavadía, Milena Ojeda y William Sánchez Medina, quienes hacían parte del grupo de invitados.

El conductor de la buseta del Inpec, el guardián Germán Mauricio Moreno, dialogó con Tiempo Caribe en las instalaciones de la Policía de Carreteras y manifestó que se estacionó en la berma como recomiendan las normas de tránsito.

Cuando estalló la llanta pude maniobrar el vehículo y llevarlo a un lado de la vía. Le coloqué las luces de parqueo tanto delanteras y traseras, y además puse a funcionar un foco giratorio que tiene el vehículo en la parte superior y que nosotros le llamamos la licuadora . Así pues, que por señalización no teníamos problemas , precisó Moreno, quien al momento del choque regresaba ya con la llanta de repuesto.

Por su parte el chofer del camión, identificado como Martín Buitrago Plazas, de 34 años, dijo en las mismas dependencias policiales que no pudo ver a la buseta estacionada en la vía porque lo encandilaron las luces de un vehículo que transitaba en sentido contrario.

El camión que conducía Buitrago, de placas IBD 778, venía de Santa Marta con destino a Barranquilla, dijo la Policía de Carreteras. Los dos conductores están retenidos en Ciénaga.

La buseta del Inpec, de matrícula OBC 718, salió de la Penitenciaría El Bosque a las 8:45 de la mañana con parte del personal. Luego se detuvo en el cruce de la Circunvalar con el puente de Murillo, y recogieron a la otra parte tal y como se había acordado.

De allí partieron a eso de las 10 de la mañana con destino a El Rodadero, luego visitaron la bahía de Santa Marta y a las 7 de la noche emprendieron el regreso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.