SHAWN BANKHEAD, HAPPY MAN DE BRAVOS

SHAWN BANKHEAD, HAPPY MAN DE BRAVOS

Después de sus dos derrotas seguidas frente a los Sabios de Caldas en el comienzo de la Copa Costeñita de Baloncesto, el quinteto de los Bravos del Norte sacó a relucir su casta en el primer partido contra los Caimanes de Barranquilla y se impuso por marcador de 80-71.

09 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

El partido de la noche del lunes fue el primero de los dos de la serie entre estos equipos celebrado en el coliseo Bernardo Caraballo (anoche se medirán por segunda ocasión). Los Caimanes venían de un derrota y un triunfo como visitantes en Armenia en su estreno en el baloncesto profesional.

Uno de esos jugadores que le puso la nota alegre y la acción rápida y certera al conjunto cartagenero fue el estadounidense Shawn Bankhead, de 23 años, y quien vino desde Los Angeles (California) a reforzar al equipo cartagenero.

Bankhead, que tiene el número 23 en su camiseta, jugando debajo del aro y atacando por los costados, dejó locos a los jugadores de los Caimanes, que no supieron descifrar los movimientos del angelino en sus avances.

Poniendo pases, tirando de tres, metiéndose debajo del aro y driblando hasta llegar a la cesta, Bankhead le aportó al equipo cartagenero la calidad necesaria y el ánimo suficiente para mantener a raya a los barranquilleros.

Después de cada jugada que terminaba con el balón entrando suavemente por la cesta, Bankhead celebraba el hecho con una energía que contagiaba al público ubicado en las graderías, que sí disfrutó de un partido sabroso.

Los Caimanes, desde el inicio de ese primer partido, nunca se pusieron por encima del marcador. Los Bravos llevaron la ventaja en todos los periodos por diferencia de hasta 15 puntos, como terminó el tercer episodio (60-45).

Solamente fue en el cuarto periodo cuando el equipo barranquillero se pellizcó de la superioridad de los Bravos y empezó a atacar como no lo había hecho en los tres anteriores, aprovechando un momento de desconcentración de los cartageneros.

Fue Bankhead junto al panameño Maximiliano Gómez (con el número 7) quienes sacaron de ese susto colectivo a los Bravos para confirmar que iban por la victoria.

Entre ellos dos se repartieron los pases como si hubieran jugado toda la vida y fueron los que varias veces clavaron con elegancia y violencia el balón en la cesta de los Caimanes.

Incluso Gómez marcó dos decisivos puntos con una jugada en la que, saltando desde varios metros antes del tablero, sosteniéndose y flotando en el aire sobre las cabezas de los barranquilleros, llegó hasta la cesta roja y puso el balón en bandejita.

Al final de ese angustioso cuarto periodo los Bravos terminaron ganando 80-71.

El torneo seguirá el próximo fin de semana, viernes y sábado, en las diferentes plazas del país. El quinteto campeón, Los Caimanes, debutarán en casa (coliseo Elías Chegwin) en esta temporada. El cuadro barranquillero es orientado por el cubano Ernesto Díaz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.