Secciones
Síguenos en:
LOS LABERINTOS DE LA GUERRA

LOS LABERINTOS DE LA GUERRA

En un país que vive en guerra, gracias a Dios aún hay hombres que dicen cómo construir la paz, y lo más importante, están convencidos que esta puede ser una realidad.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de noviembre 1998 , 12:00 a. m.

Pedro Valenzuela Gruesso, uno de los politólogos más prestigiosos del país, es uno de ellos. Su discurso no es aquel idealista que utilizaron los mechudos de los años 70, aunque él decidió hace rato no cortarse el cabello.

Escucharlo es ganar una visión integral- casi científica- del conflicto político-militar que vive el país y también es adquirir la conciencia de que el proceso de negociación con los grupos guerrilleros no es nada fácil, pero tampoco imposible.

Esa visión y esa conciencia la adquirieron los estudiantes de Derecho de la Universidad del Norte, que participaron en el seminario Negociación y resolución de conflictos . El evento, organizado por el Comité Jurídico Estudiantil y la decanatura de Derecho, permitió conocer los laberintos de la guerra.

Cuándo llegará la paz al país? fue la pregunta que todos le hicieron al experto en negociación de conflictos. Valenzuela Gruesso, quien además es el director del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana, señaló que para responder es necesario diferenciar entre paz y ausencia de guerra .

Por paz se entiende no sólo la ausencia de guerra sino la presencia de condiciones deseadas en términos de equidad y libertad. Es decir, si mañana se callan los fusiles en Colombia, esta sigue siendo una sociedad sin paz porque el 60 por ciento de los colombianos viven en la pobreza, porque seguimos siendo una sociedad bastante excluyente. La paz sólo se consigue mermando las inequidades, abriendo los espacios políticos para todos los sectores, y progresando en el reconocimiento a la diversidad que caracteriza a nuestro país. Eso no quiere decir que no ganemos la paz, pero el proceso es más complejo , dijo.

El politólogo de la Universidad Internacional de La Florida llamó la atención sobre los actores del conflicto y dijo que estos, al igual que los conceptos paz y no guerra , no se puede analizar de forma simplista. Si el Gobierno no reconoce a los paramilitares como actores del conflicto político-militar que vive el país, es posible que el proceso que adelanta el Gobierno no concluya de la forma esperada. En una negociación, hay que hablar con todas sus partes y una de ellas es indudablemente los paramilitares , advirtió.

Valenzuela, quien además tiene maestría y doctorado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, de la Universidad de Pittsburg (Pensilvania) señaló que el no reconocimiento de los paramilitares es uno de los aspectos negativos del proceso de paz que lidera el presidente Andrés Pastrana. Los otros son el fortalecimiento militar de las guerrillas y la poca claridad que ha mostrado el gobierno en su estrategia.

El poder militar que han ganado las guerrillas colombianas podría conllevar a una mentalidad militarista de parte de estas. Además, no sabemos para dónde va el actual gobierno en este proceso. Se ha centrado mucho en el despeje y no sabemos que tiene en mente a largo plazo. Me parece que aunque las negociaciones sí deben estar en cabeza del Gobierno Nacional y ser prudentes, la gente sí tiene el derecho de estar enterada hacia dónde van y cuáles son sus objetivos , explicó.

Para el politólogo, el proceso tiene también aspectos positivos: el despertar de la sociedad civil y la apertura que esta ha logrado en los espacios de discusión. Hace cinco años veíamos que la indiferencia de la gente era absoluta. La dinámica ha cambiado, pues muchos sectores se están movilizando a favor de la paz, entre ellos el académico y las organizaciones sociales, por eso no comparto esa afirmación de que los jóvenes o que los estudiantes universitarios no les interesa el tema. Además, el hecho que la sociedad civil tenga voceros dentro del proceso, es un avance significativo, nunca antes visto , indicó.

Otro elemento favorable es el interés de la comunidad internacional en el tema. Ni la guerrilla ni el estado colombiano estaban dispuestos a aceptar la participación de los organismos internacionales. No sabemos exactamente en qué modalidad va a intervenir. Pueden ser mediadores, veedores, o garantes. Todo esto está por definir, pero eso también es un paso decisivo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.