PRISIÓN PARA LOS ABURRIDOS

PRISIÓN PARA LOS ABURRIDOS

A partir de hoy en Barranquilla está terminantemente prohibido el aburrimiento y la desidia. La consigna es rumbear hasta que el cuerpo aguante... Así lo indicará esta noche la reina del Carnaval, Liliana Gerlein Villa, cuando lea el bando que da inicio a las fiestas curramberas.

11 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Luego de dos años, la lectura del bando regresa al Paseo Bolívar, en donde se ha realizado tradicionalmente.

Serán un mes y un día de fiestas corridas. El jolgorio más grande comienza hoy y no se dentendrá hasta un día antes del miércoles de ceniza, que este año es el 13 de febrero.

A partir de la fecha comienza el llamado precarnaval, que incluye programas como el bando, los viernes de la reina, la guacherna y verbenas en todos los barrios, viernes, sábados y domingos. También se realizarán las presentaciones de las candidatas al Reinado Popular ante el jurado y el público.

Con el correr de los años, la lectura del bando, que es el abrebocas de las fiestas del dios Momo, ha variado tanto en su recorrido como en la fecha. Esta vez no será el día de San Sebastián (20 de enero), sino hoy, a fin de que los precarnavales sean un poco más largos.

Retorna al Paseo Bolívar, lugar que había sido desestimado durante dos años por la congestión que se produce allí, lo cual desluce el espectáculo. Pero Liliana no cree en eso y quiere revivir lo que fue tradición durante más de un siglo, cuando los actos del Carnaval se hacían en el Paseo Bolívar.

La soberana, con su corte, encabeza una caravana que parte de Siete Bocas, en el barrio Recreo, un sitio que ha ganado puntos entre los fiesteros de Barranquilla, recorre diferentes calles de la capital del Atlántico hasta llegar al templete del Paseo Bolívar, donde animarán el bando Juan Carlos Coronel y Los Inéditos.

Con toda la pompa del caso, Liliana, vestida de cuambiambera, realizará el recorrido en una carroza iluminada, de propiedad de la Electrificadora del Atlántico, e irá acompañada de una orquesta.

En el desfile estarán presentes 18 grupos folclóricos, entre comparsas, cumbiambas, danzas y disfraces.

Una vez haga su entrada al Paseo Bolívar, juegos pirotécnicos iluminarán la noche, para dar paso al espectáculo. El Alcalde, como es de rigor, leerá el decreto que nombra a la soberana de las fiestas, le otorgará potestad para mandar y castigar y le entregará las llaves de la ciudad. En seguida, Liliana leerá el bando que, en tono jocoso y divertido, declara abiertas las festividades y se prohíbe terminantemente que los zanahorios y aburridos se tomen el Carnaval.

De aquí en adelante se da rienda suelta a la diversión. El decreto del bando se instituyó en 1881 y contiene diez órdenes de arraigo popular, escritas en verso. Año tras año se le hacen algunas variaciones de acuerdo con los temas del momento.

En cuanto al Reinado Popular, ya hay inscritas ocho candidatas, asesoradas por la Academia de Arte y Gimnasia del Caribe, que harán tres presentaciones.

Y como la rumba ya comenzó en firme, los bailes populares, casetas, clubes y hoteles vienen organizando su programación carnestoléndica.

El empresario artístico Enrique Chapman confirmó que en el Hotel del Prado, los cuatro días estarán amenizadas por la Orquesta de Joe Arroyo, los Hermanos Piña, el Binomio de Oro, Wilfrido Vargas y los Hermanos Rosario, para que los asistentes gocen al ritmo del Centurión de la noche, La tumbacatra, La fiesta con el Binomio, El vampiro y Odio los lunes, entre otros. Amnistía para alzados de copas El texto del Decreto de Carnaval (aunque año tras año se le hacen algunas modificaciones) es el siguiente: La Reina, en uso de sus facultades, decreta: 1. Durante todo el Carnaval se debe disfrutar curramberamente la tradición de la fiesta, hacer que sea la más chévere y guapachosa de Colombia.

2. Habrá amnistía para todos los alzados de copas y para señoras de armas tomar.

3. La Arenosa estará declarada en permanente estado de sitio carnavalesco, emergencia gastronómica, alcohólica y parrandera hasta el miércoles de ceniza.

4. Coralibes, rajatablas, cacheguas, guacamayos, maleburcios, guacharacos y corronchos serán enjuiciados si no se disfrazan como lo manda la Santa Cofradía del Capuchón, las marimondas, los monocucos guayaberos y el venerable Joselito de Er Carnavá , quien debe expiar sus pecadillos al tercer día de haber terminado su existencia.

5. No habrá salvoconductos para irse de la ciudad para playas u otros lugares, y de violar estas disposiciones, el infractor será declarado como barbul, turpial de la paz y libertad que proporcionan estas fiestas.

6. Los componentes de las danzas, la de los Negros Pintados, Los Indios, la Danza del Paloteo, la de los Tigres, etc., deberán poner en prisión cuasiperpetua a los que sean por ese motivo (ausencia temporal) declarados como jartos, lagartos, pesimistas, aburridos, aguafiestas, pasmados y mamertos, cuyo delito es haber atentado contra la dignidad folclórica de Curramba la Bella.

7. Autorizan toda clase de guachafita, bololó, plequepleque, trepequesube, voyoban, zafarrancho, que contribuyan a hacer más digna la alegría sana y pícara y el berroche del carnaval barranquillero.

8. Toritos, congos, cumbiamberos... a ponerse pilas, moscas... Ojo con la perrata. Y se advierte que no se aceptará, bajo ningún punto de vista ni contemplaciones, el resquebrajamiento del estatuto vigente contra la vulgaridad, la cual queda elevada a la categoría de delito.

9. Er carnavá... es er carnavá... Lo demás son vainas.

Esas son, entre otras, las órdenes reales de su majestad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.