ELECCIONES SON COSA NOSTRA

ELECCIONES SON COSA NOSTRA

La policía allanó ayer la sede general de la alianza Forza Italia del zar de las comunicaciones italianas, Silvio Berlusconi y un destacado parlamentario antimafia se vio forzado a renunciar en un clima electoral enrarecido por acusaciones sobre apoyo de la mafia a la coalición derechista. A cinco días de las más trascendentales elecciones italianas desde 1948, Berlusconi dijo que estas acciones eran parte de un complot izquierdista para privar de la victoria a su movimiento derechista, que sigue al frente en las encuestas de opinión.

24 de marzo 1994 , 12:00 a.m.

Esto es una provocación contra la libertad de los italianos , dijo el magnate a los periodistas luego de que los policías allanaron la sede cuando Berlusconi se disponía a enfrentar, ante las cámaras del canal 5 de televisión, a su principal rival Achille Occhetto, quien encabeza al Partido Democrático de la Izquierda (PDS), de los ex comunistas italianos.

Lo cierto es que a pesar de las quejas de Berlusconi, la acción policial contra Forza Italia tiene antecedentes muy concretos. Varios arrepentidos de la mafia han declarado que Berlusconi está involucrado con la Cosa Nostra y que esta habría dado orden de votar por el líder de la Forza Italia .

A raíz de la situación, el primer ministro Carlo Azeglio Ciampi dijo: Quisiera apelar a todos en este momento tan delicado de nuestra vida nacional a no realizar actos que puedan alterar la campaña electoral .

El registro de la sede de Forza Italia hizo que Berlusconi pidiera audiencia al jefe del Estado, Oscar Luigi Scalfaro -la cual se celebrará hoy-, quien a su vez invitó al Consejo Superior de la Magistratura (CSM) a que convoque urgentemente a la fiscal de la ciudad calabresa de Palmi, María Grazia Omboni, para que explique las razones de la orden dada a la policía antiterrorista para que obtuviera la lista de los principales líderes de Forza Italia , así coma la lista de sus candidatos a las elecciones de los próximos 27 y 28.

Renuncia De otra parte, el diputado Luciano Violante, presidente de la Comisión Antimafia, renunció ayer al cargo en medio de duras polémicas con Silvio Berlusconi.

Causa del escándalo que empaña los últimos días de la campaña electoral fueron las declaraciones publicadas el martes por el diario La Stampa de Turín, en las que Violante señaló que uno de los principales colaboradores de Berlusconi, Marcello Dell Utri, está inscrito en el registro de indagados de la fiscalía de Catania (Sicilia), como sospechoso de tener relaciones con la mafia.

Y aunque Violante desmintió posteriormente las declaraciones, Berlusconi pidió su renuncia al cargo diciendo: Violante ha desencadenado una campaña contra mi y mis colaboradores, basándose en el uso ilegal de sectores del aparato del Estado y de la burocracia judicial. Debe ser suspendido del cargo .

Paralelamente, los carabineros y la policía tributaria confiscó ayer 165 bienes inmuebles, entre departamentos y mansiones, además de tierras, acciones y comercios, por un total de casi 100 millones de dólares, del clan mafioso que estaba a las órdenes del jefe de la Cosa Nostra siciliana, Salvatore Totó Riina.

Por lo pronto, y a pesar de todos estos escándalos pre electorales, los 48 millones de votantes italianos están decididos a romper, en las elecciones del próximo domingo, el molde político tradicional.

No sólo elegiremos un nuevo parlamento, sino también toda una nueva forma de ver el mundo , escribió esta semana el comentarista Corrado Augias.

Y es que luego de dos años de revolución política pacífica, los comicios sepultarán a partidos tradicionales como la Democracia Cristiana, que dominó los 52 gobiernos que se sucedieron desde 1945.

Esta sed de venganza de los votantes se hizo evidente en las elecciones municipales que tuvieron lugar a partir de 1992, las cuales, en pocas palabras, significaron la derrota de los partidos tradicionales. Por eso ahora, conscientes del cambio, el diario L Unita resume el sentimiento que embarga a los italianos: Estas son las elecciones que esperamos desde hace tanto tiempo .

Y es que sectores de los que fueran partidos poderosos como la Democracia Cristiana (DC) y los socialistas participan en las próximas elecciones generales, pero de manera muy tenue pues quedaron completamente eclipsados a raíz de su comprobada participación en el escándalo que sacudió la política italiana de las posguerra: Manos Limpias (el pago de comisiones ilegales a los principales partidos en el poder por parte del sector privado, a cambio de favores en la asignación de licitaciones, entre otros asuntos).

Acalorado debate Los líderes de las dos principales fuerzas políticas del momento en Italia, el secretario del Partido Democrático de la Izquierda (PDS, ex comunistas), Achille Occhetto, y el líder del movimiento conservador Forza Italia, el empresario Silvio Berlusconi, mantuvieron anoche un acalorado debate televisivo que alcanzó momentos de máxima tensión.

En la primera parte del debate, realizado a solo cuatro días de las elecciones generales, Occhetto, más experimentado en política, logró imponerse a su rival, que aparentaba una excesiva rigidez de la que tardó algunos minutos en liberarse.

Berlusconi -aliado electoral de los federalistas radicales de la Liga, en el norte, y de los ultraderechistas de Alianza Nacional, en el centro y sur- se apresuró a exponer su teoría del complót para denunciar los reiterados ataques que han sufrido su formación política y su grupo Fininvest en las últimas semanas.

Desde que entré en política han sucedido una serie de cosas anómalas , dijo. Para el magnate de la televisión, la detención de su hermano Paolo ordenada por los magistrados anticorrupción, las acusaciones de presunta relación con la mafia del narcotráfico contra uno de los principales ejecutivos de su grupo y el registro efectuado ayer por la policía antiterrorista en la sede central de Forza Italia forman parte de un mismo plan en mi contra dijo.

Pero Occhetto acusó a su rival de emplear la estrategia del victimismo de la vieja derecha y lamentó que Berlusconi haya recurrido al jefe del Estado, Oscar Luigi Scalfaro, dos veces en pocas semanas para hacer frente a sus problemas judiciales.

El líder de los ex comunistas atacó duramente al empresario-candidato por sembrar dudas entre los italianos sobre el sistema democrático al afirmar que si el polo progresista que encabeza el PDS vence las elecciones la democracia estará en peligro.

Esta nueva derecha asegura que si nosotros ganamos se terminarán las libertades, algo gravísimo. Yo digo claramente que si gana usted no hay peligro para el sistema democrático , dijo Ochetto.

Los dos candidatos coincidieron en acusar a los medios de comunicación del enrarecimiento del clima de la campaña electoral, pero sus dedos apuntaron a direcciones opuestas.

Las cuestiones económicas centraron la segunda mitad del combate y los candidatos reiteraron sus preocupaciones en la creación de puestos de trabajo y el control del déficit público -que en la actualidad alcanza el 11 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Berlusconi comenzó a cobrar seguridad cuando expuso que sus planes para relanzar la ocupación pasan por la confianza de los empresarios en el próximo Gobierno, algo que -afirmó- sólo él puede garantizar.

El líder de Forza Italia acusó al PDS de haber sido el partido de los gastos que ha llevado el país al desastre al aludir a que la formación de Occhetto cooperó con los Gobiernos en la aprobación de las leyes de gastos que han provocado el desbarajuste de las cuentas públicas .

Occhetto aseguró que los agujeros del déficit público son una herencia del viejo régimen de partidos del que ex el líder socialista Bettino Craxi, de quien insistió, es muy amigo de Berlusconi.

Sobre la formación del nuevo Gobierno tras las elecciones, ninguno de los dos descartó su postulación para primer ministro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.