MAFIA DE PRECURSORES GANA LA GUERRA

MAFIA DE PRECURSORES GANA LA GUERRA

Mientras las autoridades centran su atención en detener cargamentos de drogas y destruir cultivos de coca y amapola, una silenciosa mafia, sin la cual sería imposible la producción de cocaína y heroína, sigue haciendo operaciones millonarias sin mayores problemas.

27 de abril 1998 , 12:00 a. m.

Se trata del Cartel de los precursores , que comercia con un grupo de 28 sustancias químicas indispensables para procesar las hojas de coca y el látex de la amapola, las cuales ingresan al país mediante importaciones legales y de contrabando.

Se desconocen quiénes son los principales capos de esta organización, pero las cifras de sus negocios son tan desalentadoras como las del aumento de la droga ilícita (674 toneladas anuales) que se produce en Colombia gracias a los insumos químicos que ellos trafican.

De acuerdo con el mayor William Urrego Monroy, de la Dirección Antinarcóticos de la Policía, esta organización puede estar moviendo la misma cantidad de dinero que se mueve con el tráfico de drogas .

Anualmente, el narcotráfico necesita por lo menos 198.750 toneladas de precursores químicos para procesar las hojas y el látex de las 79.500 hectáreas de cultivos ilícitos que calcula la Policía Antinarcóticos (para procesar una hectárea se requieren 2,5 toneladas de precursores químicos). Esto sin contar otros estimativos que hablan de más de 100 mil hectáreas de cultivos de coca y amapola.

Además de los insumos químicos, anualmente el narcotráfico requieren 39.000 toneladas de cemento, 148.000 de gasolina, 1.200 de herbicidas, 25.100 de fertilizantes y 600 de plaguicidas.

Frente a estas cifras, el decomiso de insumos resulta insignificante, si se tiene en cuenta que, de acuerdo con el Programa de Erradicación de Cultivos Ilícitos del Ministerio del Medio Ambiente, entre 1994 y 1996 fueron incautadas 9.800 toneladas de insumos, y entre el 97 y lo que va corrido de este año, 8.700.

El ministro del Medio Ambiente, Eduardo Verano de la Rosa dijo que solo se incauta el 5 por ciento del total de los insumos químicos que el narcotráfico requiere .

Según la Policía Antinarcóticos, durante el 97 y lo que va corrido del 98 se han incautado e inmovilizado 2.323 toneladas de insumos sólidos y 2,5 millones de galones.

El negocio resulta atractivo, teniendo en cuenta que cierta cantidad de un insumo, que en Bogotá puede costar 3 mil pesos, en las selvas del Guaviare puede alcanzar un precio de 60 a 80 mil pesos. Igual sucede en los departamentos de Caquetá, Putumayo, Vaupés, Vichada y Meta.

Este tráfico resulta también desastroso para el medio ambiente, porque los residuos líquidos y los contaminantes volátiles, estos últimos producto de las quemas durante el procesamiento de las sustancias alucinógenas, van a parar al aire, el agua y el suelo. (Ver recuadro).

Desvío del mercado legal Una forma de traficar con estos insumos químicos es mediante las importaciones legales, procedentes principalmente de Estados Unidos, con el 79,55 por ciento; Europa, 16,77 por ciento, y Venezuela, 2 por ciento. El año pasado ingresaron 102.477 toneladas al país.

Muchas industrias legales requieren de estas sustancias, las cuales están sometidas a control por la Ley 30 de 1986. Esta situación es aprovechada por el cartel , que mediante empresas fachadas importa los precursores y los desvía a esta modalidad del narcotráfico.

Los cabecillas de esta organización, según Antinarcóticos, son gerentes que manejan hasta ocho empresas y distribuyen los insumos en las selvas. Incluso, ellos coordinan con la guerrilla para pasarla por determinadas zonas.

Según el mayor Urrego Monroy, la guerrilla cobra alrededor de 10 mil pesos por cada galón o kilo de insumos que deje pasar.

El Ministerio del Medio Ambiente considera que el balance de la lucha contra esta organización es pobre. Según la Policía Antinarcóticos, se han capturado tres cabecillas y 29 de sus hombres, y cerrado 22 empresas en los dos últimos años.

La mayoría de estos decomisos se realizan en los laboratorios o cocinas de las zonas selváticas donde no se les puede dar uso distinto que la producción de narcóticos.

Voceros del Programa de Erradicación de Cultivos Ilícitos del Minambiente señalaron que es evidente que hay desvío de las importaciones legales y explicaron que son muchas las tácticas que se utilizan para ingresar los precursores y disfrazarlos, las cuales son comparables con las que se usan para camuflar la coca.

En los puertos de llegada cambian el rótulo de las canecas. Por ejemplo, pueden decir que es alcohol (sustancia que no está prohibida) y no metanol (precursor de uso controlado por la Ley).

Camuflan estos insumos en importaciones de otros artículos, envasándolos en otro tipo de recipientes: pueden decir que es tinta para impresión o disolvente para pintura.

También se acude a mezclar los insumos controlados con otros, que produzcan un compuesto que no sea controlado. Luego, a la hora de usarlo, lo destilan.

Un mismo documento de importación de un producto legal puede ser utilizado varias veces por la mafia, con lo que multiplican las oportunidades de traer las sustancias prohibidas.

Otro método es declarar pérdidas cuando se evaporan y, por consiguiente, pierden peso. Ese peso se asume como pérdida y se repone en otro envío.

Ya al interior del país, los insumos químicos son camuflados en camiones con alimentos o en vehículos con compartimientos internos. El desplazamiento hacia las selvas se realiza mediante tractomulas y luego mediante lanchas.

El contrabando Otro de las formas es el contrabando, el cual según las autoridades resulta más difícil de controlar.

Pese a que en Colombia solo hay cinco puertos autorizados para ingresar estos insumos químicos, estos llegan clandestinamente por cualquier punto de las dos costas colombianas y de las fronteras terrestres, principalmente de México, Venezuela, Perú, Ecuador y Brasil.(Ver mapa) Esta actividad se facilita debido a lo extenso de las fronteras marítimas y terrestres, y el enorme flujo de precursores.

Frente a este panorama, el Ministerio del Medio Ambiente solicita una guerra contra los precursores , como una alternativa al programa de erradicación de cultivos ilícitos, que centra su acción en la guerra química: la fumigación.

SOLO SE ATACA LA HOJA DE COCA La guerra contra los precursores no se ha dado. Los resultados lo demuestran , dijo el ministro del Medio Ambiente, Eduardo Verano de la Rosa, quien cuestionó que se haga tan poco en este aspecto y se insista, en cambio, en fumigar.

Apenas se ataca la hoja de coca, No a los precursores y al consumo. Sin estos químicos no habría cocaína, la hoja no tendría valor , agregó Verano.

El Ministro cuestionó a las autoridades internacionales que ejercen permanentemente presión para fumigar, pero no para controlar la venta de precursores: Las multinacionales deberían estar en la picota pública. Los gobiernos de los países de donde provienen los precursores deberían controlar más su comercialización . Estados Unidos es el país que más importa precursores a Colombia, con un 79,55 por ciento.

Sobre la erradicación de cultivos ilícitos, Verano no dudó en decir que la guerra química está perdida, porque a más fumigación, hay más siembra y destrucción de los bosques de la Amazonia .

Aunque dice entender los compromisos de fumigación del Gobierno, el Ministro piensa que se requieren alternativas: una guerra contra los precursores y proponer un plan internacional para un manejo sostenible del Amazonas.

ESTRAGOS VERDES Cuando un narcotraficante establece un terreno para sus cultivos empieza a padecer el medio ambiente. A la tala y el exceso de uso de fertilizantes para que los cultivos crezcan a la fuerza , se suman los estragos irreversibles que causan los precursores químicos para procesar la droga, los cuales ocasionan graves daños al suelo, el aire, el agua, la fauna y la salud humana.

Aunque no existen estudios de impacto ambiental, el vertimiento de residuos y envases de insumos químicos a las fuentes de agua envenena y mata cualquier forma de vida y facilita la formación de materia orgánica. Algunas de estas sustancias, como los ácidos, son letales.

A este impacto se suman las emisiones al aire de gran cantidad de partículas volátiles ocasionadas por la utilización de quemadores de alto poder durante el secado en los diferentes procedimientos.

Por otro lado, la Ley obliga a quemar inmediatamente las sustancias y laboratorios incautados, lo cual, de nuevo, ocasiona daños ambientales. De acuerdo con las autoridades, resulta riesgoso trasladar estos insumos, principalmente, por las difíciles condiciones de orden público de las zonas donde se incautan y la gran cantidad de canecas.

Esta quema hace que la tierra pierda sus nutrientes y produce emisiones de azufre, cloro, dióxido de carbono, entre muchos otros contaminantes.

Los precursores Los precursores químicos utilizados para el procesamiento de cocaína y que están sometidos a control son: acetona, acetato de butilo, acetato de etilo, ácidos clorhídrico y sulfúrico, alcohol butílico, amoniaco, cloroformo, disolventes alifáticos, diacetona alcohol, éter etílico, hexano, metanol, metil etil cetona, thiner, tolueno, metil isobutil cetona, alcohol isopropílico, acetato de isopropilo, gasolina, querosene y ACPM, los cuales son líquidos, y carbonato de sodio, permanganato de potasio, cemento gris, urea, los cuales son sólidos Para la heroína se utilizan los siguientes líquidos: acetona, acetato de butilo, ácido clorhídrico, cloroformo (morfina heroína), éter etílico, y el carbonato de sodio, el cual es sólido.

El cemento gris, la gasolina, la urea, el querosene y el ACPM están bajo control en los en Caquetá, Putumayo, Vaupés, Vichada, Meta y Guaviare.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.