SE HUBIERA PODIDO EVITAR

SE HUBIERA PODIDO EVITAR

La colectividad ha seguido con gran preocupación las actuaciones del Sindicato de Emcali y de la Administración municipal. Y no es para menos, debido a la crítica situación de orden público que vive el país.

21 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Surgen muchos interrogantes sobre los que vale la pena detenerse a pensar un poco y seguramente la conclusión será que esta situación se hubiera podido evitar con un diálogo oportuno entre las partes en el que se ventilara franca y objetivamente la crisis institucional y financiera de la Empresa, para de manera conjunta estudiar alternativas y decidir la mejor o mejores para sacarla adelante. Así los ganadores seríamos los caleños que somos en últimas los dueños de Emcali y los que desde hace varios años vemos cómo se dilapida nuestro capital, pagando las consecuencias de las decisiones erráticas o ceñidas a intereses particulares de las sucesivas administraciones.

También hubiera ayudado un oportuno pronunciamiento de los organismos de control, que a pesar de tener en su poder las denuncias ciudadanas y de Sintraemcali desde el año pasado, muy claramente fundamentadas con soporte jurídico y pruebas documentales, sobre diferentes hechos, hasta ahora no han presentado a la comunidad ningún resultado de esas investigaciones y únicamente la Fiscalía, con las medidas dictadas en contra de los ex gerentes de Emcali y de la Ptar, prácticamente nos confirman que, efectivamente, si hay actuaciones que se deben esclarecer y que está trabajando en ello.

Igualmente, si el Concejo municipal hubiera sido mucho más exigente cuando se le presentó el proyecto de transformación de Emcali y por supuesto mucho más estudioso del tema para determinar su viabilidad, teniendo en cuenta de manera integral la situación de la Empresa, hoy no tendríamos ese híbrido que no ha podido arrancar y que en ningún momento es una exigencia de la Ley 142 como se nos quiere hacer creer.

Lo que sí no ayuda a encontrar salidas a este ni a ningún problema es la intransigencia, la negativa al diálogo, los pulsos para demostrar quién tiene el poder y la nada oportuna contribución de algunos organismos de la sociedad que con sus declaraciones radicalizan a las partes.

La paralización de Emcali y de la Administración municipal está afectando nuestro patrimonio y aquellos que lo administran no deben olvidar que deben hacerlo con el cuidado de un buen padre de familia . Es decir, que deben utilizar todos sus conocimientos e ingenio para conservarlo y acrecentarlo, especialmente en el caso de Emcali, aunque también es válido para la crisis del municipio en general, pues no se trata de una difícil situación económica particular que puede ser solucionada vendiendo la nevera, el carro o empeñando el televisor, sino de bienes públicos hechos con dineros de los ciudadanos.

* Veedora ciudadana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.