SE CAYÓ LA LEY DEL PERIODISTA

SE CAYÓ LA LEY DEL PERIODISTA

Quien quiera ejercer el periodismo en Colombia no tendrá que haber pasado por una universidad, pues no requerirá título de idoneidad.

19 de marzo 1998 , 12:00 a.m.

Así lo decidió ayer la Corte Constitucional al dejar sin vigor la Ley 51 de 1975, mediante la cual fue adoptado el Estatuto del Periodista.

Los miembros del alto tribunal (nueve en total) acogieron unánimemente el proyecto de fallo presentado por el magistrado Carlos Gaviria Díaz y revelado ayer por EL TIEMPO.

Aunque el fallo de inconstitucionalidad afecta toda la ley, incluido su artículo 11, que consagraba que ningún periodista estaría obligado a revelar sus fuentes de información, la Corte hizo una salvedad en el sentido de que seguirá vigente el secreto profesional.

El magistrado Vladimiro Naranjo, presidente de la Corte, explicó que esa prerrogativa está amparada por la Constitución y se encuentra íntimamente ligada a la ética del periodista.

Sin embargo, este punto sigue siendo motivo de controversia, incluso en los círculos del poder legislativo. Mario Rincón, miembro de la comisión de asuntos constitucionales de la Cámara y profesor universitario de derecho público, opinó que con el fallo el periodismo pierde la condición de profesión y se convierte en un arte u oficio.

Los oficios también están amparados por el sigilo? , se preguntó.

Al fallar en ese sentido la Corte se apartó por completo del concepto emitido por el Procurador General de la Nación, Jaime Bernal Cuéllar.

El Procurador recordaba, de un lado, que el artículo 73 de la Constitución señala que la actividad periodística gozará de protección para garantizar su libertad e independencia profesional .

De otro, anotaba lo siguiente: (...) Toda sociedad organizada requiere un mínimo de limitaciones que permitan a las personas adelantar sus actividades dentro de un margen de libertad controlada. En cuanto al ejercicio de la actividad periodística, se impone la acreditación para garantizar a los comunicadores los beneficios concedidos por la Ley y por los Tratados Internacionales, tales como el amparo al secreto periodístico, previsto en el artículo 11 de la Ley 51 de 1975(...) .

En su sentencia la Corte reivindica la libertad de expresión y el derecho a la información y advierte que la posibilidad de informar no puede convertirse en privilegio de unas cuantas personas.

A juicio del presidente de la corporación, la exigencia de la tarjeta profesional se estaba convirtiendo en mordaza y prácticamente en una forma de censura.

La Corte respaldó también sin reservas el argumento del ponente en el sentido de que el Congreso no está habilitado para imponer limitaciones al derecho a la información.

Según Gaviria, el periodismo no implica el mismo riesgo social que implican profesiones como la medicina o la ingeniería.

El fallo completo será revelado la próxima semana.

DUDAS De los alcances prácticos del fallo se desprenden, entre otras, las siguientes dudas: - Qué valor tendrán los títulos profesionales que expiden las facultades de Comunicación Social-Periodismo? - La pérdida de la condición profesional del periodista afectará su posibilidad de ejercer, en condiciones especial, el derecho de petición para acceder a documentos públicos? - Se afectarán en el futuro disposiciones que reconocen en el periodismo una profesión de alto riesgo y que permiten a quien la ejerce pensionarse un poco antes que los demás? - Cómo se acreditará ante las autoridades la condición de periodista? Desilusión entre los estudiantes Sin ocultar su sorpresa recibieron la noticia. No podían creerlo. Oiga, entonces para qué seguimos estudiando? se decían unos a otros. Algunos hacían chistes a sus compañeros más preocupados, les decían que ahora en lugar de estudiar cinco años podían dedicarse a oficios varios y después trabajar como periodistas.

Eran estudiantes de varias facultades consultados por EL TIEMPO, que dejaron a un lado las fotocopias y las cámaras de televisión para ponerse a pensar en su futuro.

Estoy desilusionado por completo frente a la decisión de la Corte dijo Juan Carlos Abril, un estudiante de tercer semestre de la Universidad Central, que después de unos minutos de recibir la noticia dijo que analizaría con cabeza fría la posibilidad de cambiar de carrera. Podría estudiar filosofía o antropología o una carrera con bases humanistas para luego ejercer el periodismo que es lo que a mí me gusta , dijo.

Es que al caerse la Ley del periodista no tiene sentido seguir estudiando para ejercer una profesión en las mismas condiciones que cualquier otra persona que no ha estudiado puede tener , agregó.

En este punto también coincidieron varios de sus compañeros, entre ellos, Claudia Rodríguez, para quien la decisión de la Corte Constitucional tendrá repercusión también en la calidad de la información. Si actualmente hay frivolidad y poca investigación en el periodismo, la decisión de la Corte aumentará el periodismo light porque gente sin preparación entrará a trabajar sin pasar por una facultad de periodismo .

Como injusto calificó el fallo la estudiante de tercer semestre de la Universidad Javeriana Ana María Carvajal, que se hace esta pregunta: Entonces para qué estudiamos cinco años si vamos a quedar al mismo nivel que las reinas de belleza? .

Pero otra estudiante de esa misma universidad, Ana Lucía Castillo, de cuarto semestre, fue más allá y dijo: Ese es un logro de los periodistas empíricos que creen que la sola experiencia puede llenar los vacíos de formación teórica .

Por su parte, Andrés Marín, estudiante de tercer semestre de periodismo de la Fundación Escuela Superior Profesional (Inpahu) dijo no estar de acuerdo con esa decisión y se mostró esperanzado en que con base en los conocimientos adquiridos durante su formación universitaria, podrá demostrar sus capacidades. Esa es la única manera de demostrar que frente a los profesionales de otras disciplinas tenemos ventajas que pueden marcar diferencias a la hora de enfocar una información , afirmó.

REACCIONES JOSE GABRIEL SANTACRUZ Demandante de la tarjeta de periodista Fue un fallo histórico. La verdad es que la tarjeta profesional de periodista y todo el estatuto que regulaba el sistema de información en este país era violatorio del derecho de la libertad de expresión. Se había constituido en una mordaza y en una censura a la libertad de prensa.

El sigilo profesional está perfectamente amparado en la Constitución, se sigue respetando por completo, en ningún momento ha desaparecido además porque es la misma Corte, la misma carta política la que lo establece en su artículo 74. El sigilo es inviolable.

JUAN LOZANO Asesor editorial de EL TIEMPO Lo más importante del fallo es que se salvó la libertad de expresión. Más allá de la tarjeta lo que estaba en juego era uno de los pilares básicos de la democracia y la libertad. El derecho a opinar y a informar para relacionarse con el mundo es tan fundamental para el ser humano como la respiración, el movimiento o la vida misma. Por eso, la ley que protegía ese derecho, de manera excluyente y selectiva solo a quienes tenían tarjeta, era inconstitucional.

Por otra parte la Corte le evitó a Colombia un peludo oso internacional al tumbar una ley que iba contra el derecho internacional y los tratados de derechos humanos.

Finalmente, se desterró una peligrosa y velada forma de censura que residía en la facultad que tenía el Gobierno, a través del Ministerio de Educación, de expedir las tarjetas de periodistas de las que pretendían que dependieran el derecho a la libre opinión y expresión.

En un país libre nadie debe pedir permiso al Estado para que le respeten su derecho a la libertad de expresión.

OLGA FERNANDEZ DE SOTO Presidenta de Andiarios.

Estamos muy satisfechos con la decisión de la Corte porque durante todo este proceso hemos manifestado la inconveniencia de la tarjeta. Sin embargo, esperaremos a conocer el texto completo de la sentencia para pronunciarnos sobre la consideración del periodismo como un oficio porque Andiarios defiende su profesionalización. Lo más importante es que quienes estudien actualmente la carrera en una universidad deben saber que van a tener que prepararse muy bien porque van a entrar a competir en el mercado laboral con personas de otras profesiones.

GLORIA TAMAYO Presidente del CPB La libertad de prensa en Colombia ha muerto. Estamos consternados de ver este fallo que acaba con todo. Eliminó el sigilo profesional, limita al periodista en el libre acceso a las fuentes, acaba con los derechos adquiridos de seguridad social y estabilidad laboral al suprimir la tarjeta profesional, ha decretado la muerte física de las facultades. En fin, los periodistas somos fantasmas, quedamos en el limbo. Esto es una estafa con los periodistas que han estudiado con el dinero de padres que han tenido que pagar el estudio de sus hijos para convertirlos en profesionales y para que ahora digan que es un oficio.

Somos los únicos que en el país no tenemos derecho a nada. Por eso, convocamos para el próximo 4 de abril a todas agremiaciones de prensa y de comunicaciones y a las facultades de periodismo para determinar acciones en defensa de la libertad de prensa.

OSCAR DOMINGUEZ Director de Colprensa Lamento el fallo de la Corte. Me parece que la profesionalización y su carnal, la tarjeta, venían con una dinámica aceptada mayoritariamente en los medios de prensa. Considero que los lectores tienen un derecho adicional cual es el de que quienes nos dedicamos a este oficio pasemos por el barniz de la universidad que nos facilite o mejore las herramientas éticas y profesionales para ejercer un oficio cada día más exigente.

RICARDO TROTTI Gerente general de la SIP La tarjeta de periodista en cuanto a que es obligatoria, es ya una violación a la libertad de prensa. La libertad de expresión es toda tarea de infundir información, la cual le compete a cualquier ciudadano. Lo más grave es que era expedida por el mismo Estado. No creo que la sentencia afecte la situación de los periodistas. La historia ha demostrado que en los países en los que no existen regulaciones la prensa goza de los mismos derechos que en los demás.

ALVARO ROJAS Presidente de la Asociación de Facultades de Comunicación Social El fallo es un gran retroceso en la profesionalización del periodismo. Desde hace algún tiempo venían quitándole piso a la profesión y este es el zarpazo final. Esta es la única profesión que han dejado sin ningún respaldo, la dejaron huérfana. Aunque el fallo no acaba con las facultades de comunicación, porque el periodismo es solo una de las especialidades, abre la puerta para que cualquiera ejerza y no se responsabilice de la información.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.