Secciones
Síguenos en:
EMBOLATADOS $120 MIL MILLONES

EMBOLATADOS $120 MIL MILLONES

Los 1.024 alcaldes colombianos se reúnen hoy en Santa Marta para analizar los problemas de pobreza que están afrontando y el olvido en que los tienen sumidos el Gobierno nacional y sus propios dirigentes políticos que regresaron al Congreso. Es el quinto foro de alcaldes. Y tal vez el que ha despertado mayor interés, porque los mandatarios locales están insatisfechos con el rumbo que ha tomado la descentralización.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Según los mandatarios locales, el proceso está desequilibrado y amenaza con convertirse en un proyecto plasmado de enunciados retóricos.

Es desequilibrado, porque son innegables los avances en la parte política (nombramiento popular de gobernadores y alcaldes) y en el aspecto administrativo (traslado de competencias), pero cojo en cuanto a la autonomía fiscal que se pretende.

Los alcaldes van con ánimo polémico. Primero, exigirán al Gobierno central que apropie 120.000 millones de pesos que no se incluyeron en el Presupuesto Nacional de 1993, porque el Ministerio de Hacienda excluyó del cálculo una serie de rentas que hacen parte de los ingresos corrientes.

Ese hecho hizo que sólo se apropiaran para los municipios 619.382 millones de pesos, frente a unos recursos previstos de 743.193 millones.

De acuerdo con los cálculos de la Dirección Nacional de Presupuesto, los ingresos corrientes de la Nación ascenderán en el presente año a 5 billones 308.000 millones de pesos. De ese total y así lo establece la Constitución de 1991 debe transferirse a los municipios el 14 por ciento. Les giran menos Los documentos que prepararon los mandatarios locales para discutir entre hoy y mañana en Santa Marta, indican que lo apropiado equivale apenas al 11,6 por ciento del total.

El Gobierno no sólo está cometiendo una injusticia con los municipios, sino que optó por violar la Constitución, que ordena que en 1993 las transferencias deben ser como mínimo iguales a las de 1992, en pesos constantes , dijo Jaime Castro, alcalde de Bogotá.

El Gobierno considera que los 120.000 millones de pesos se van a apropiar, pero que primero es necesario que el Congreso de la República apruebe el proyecto de ley sobre recursos y competencias, que reglamenta los artículos 356 y 357 de la Constitución.

En la iniciativa se acoge el mandato constitucional, que indica que para 1993 por lo menos el 14 por ciento de los ingresos corrientes de la Nación (impuestos, tasas, contribuciones y otros recursos) deben trasladarse a los municipios.

Sin embargo, existen dudas de que la iniciativa haga trámite en las actuales sesiones del Congreso, pues aún no se ha presentado ponencia para primer debate y el tiempo no parece suficiente.

El Ministerio de Hacienda sostiene que está cumpliendo con sus obligaciones y que la idea es continuar aumentando progresivamente las transferencias. Por el llamado situado fiscal , que son los aportes de la Nación para la salud y educación de los departamentos y los municipios, se girarán este año 533.063 millones de pesos.

Esa tasa es en promedio del 24 por ciento en el primer caso y del 25 por ciento en el segundo. Es un gran esfuerzo , dijo una fuente del Ministerio de Hacienda.

Según el alcalde Castro, quien como congresista y constituyente ha participado en el proceso de descentralización, el reparto de los ingresos públicos es muy inequitativo. La Nación no debería manejar más del 50 por ciento de sus ingresos corrientes; los departamentos el 20 por ciento, y los municipios el 30 por ciento restante.

Actualmente, los departamentos reciben el 14 por ciento y los municipios el 12 por ciento de los ingresos tributarios y no tributarios de la Nación.

En el foro que se inicia hoy, los alcaldes de las principales ciudades del país promoverán la suscripción de un acuerdo para presionar ante las distintas instancias. Senadores y representantes, que son los de las decisiones legislativas, serán convidados a convertirse en voceros de la descentralización fiscal.

El encuentro también servirá para escuchar las inquietudes de los mandatarios locales sobre el controvertido proyecto que establece el régimen fiscal de las entidades territoriales.

La iniciativa presentada por el Gobierno autoriza a las asambles departamentales y concejos municipales para crear tasas, sobretasas y contribuciones.

Sin embargo, el Congreso anticipó que no creará más impuestos por ser políticamente inconveniente y porque ya la carga tributaria en el país copó los niveles aceptables.

Los alcaldes consideran que bajo ese lineamiento, la autonomía fiscal es un asunto teórico y que lo mejor es que el Congreso no pierda el tiempo estudiando la iniciativa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.