FARC CRECEN EN TORNO A BOGOTÁ

FARC CRECEN EN TORNO A BOGOTÁ

Una investigación sobre la presencia de la subversión en los municipios de Cundinamarca y en torno a Bogotá asegura que esta sigue creciendo. En la actualidad hay guerrilla en la mayoría de los municipios del occidente cundinamarqués y su influencia abarca todos los de la frontera occidental del Distrito Capital, incluso toda una localidad, la de Sumapaz (ver mapas: Frente 22 según el Ejército. Frentes 22 y 42 según la Policía)).

05 de enero 1998 , 12:00 a. m.

El trabajo, presentado por Carina Peña, estudiante del magíster de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, para optar por el título de politóloga, fue publicado en el número 32 de la revista Análisis político con el nombre: La guerrilla resiste muchas miradas: el crecimiento de las Farc en los municipios cercanos a Bogotá: el caso del Frente 22 en Cundinamarca .

Peña hace un recuento de las condiciones que han facilitado ese crecimiento en las últimas décadas, desde cuando las Farc, en la Octava Conferencia Nacional (entre abril 11 y 18 de 1993) determinaron desplazar su acción del campo hacia los principales centros urbanos del país y los municipios vecinos de la Sabana, hacia los que se estaba desplazando la burguesía del país .

Era claro que con la burguesía se movía el dinero hacia estos municipios donde estaban sus fincas de recreo y de la misma forma se movían las contradicciones del país, aglutinadas en un inicio solo en la capital , le dijo a la investigadora un jefe subversivo del frente 22 de las Farc, que no es identificado en el estudio.

Según el vocero, las primeras aproximaciones a la zona de la Sabana de Bogotá se hicieron entre 1990 y 1991.

La investigación de Peña postula que no es cierto que la guerrilla gana terreno donde hay escasa presencia estatal y establece las razones por las cuales es posible que logren afectar población en zonas donde las condiciones económicas no son tan precarias.

Dice la investigadora que entre las variables que explican el crecimiento de la subversión en las ciudades cercanas a Bogotá, se cuentan la reorientación de las Farc de ocuparse de las reivindicaciones campesinas para pasar a dirigir su trabajo a las grandes ciudades, en razón del proceso de urbanización del país.

Al crecimiento de las ciudades se suma el desplazamiento de población hacia Bogotá y otros departamentos del país y de la provincia de Cundinamarca, lo que ha convertido a la capital y a sus municipios aledaños en pequeños laboratorios de las contradicciones sociales del país y de su desarrollo , observa Peña.

Otra razón del aumento de la presencia guerrillera, según la autora, se relaciona con la incapacidad del Estado para responder a las demandas generadas por el acelerado crecimiento de Bogotá y de los municipios cercanos .

En términos de seguridad y justicia, la Sabana de Bogotá cuenta con presencia de un mayor número de pie de fuerza porcentual que en otras zonas del país, y además el sector judicial llega casi a todos los municipios de la región. Sin embargo, ni la Fuerza Pública ni la Rama Judicial departamental han sido suficientes para canalizar el número de demandas que la comunidad genera , apunta la politóloga.

En tercer lugar, señala, está el narcotráfico, que llegó al departamento comprando tierras y propiedades y desplazando a antiguos pequeños propietarios de la Sabana que acabaron muchas veces engrosando los cinturones de miseria hacia donde crece Bogotá .

Justicia precaria Indica que a lo anterior se suman los problemas de seguridad ciudadana y la precariedad de la justicia local, que en la mayoría de los casos hacen que el Estado y las Fuerzas Armadas tengan una imagen de debilidad en cuanto a su posición frente a la insurgencia .

Explica Peña que la tesis acerca de la toma del poder local y de la búsqueda de control político de las poblaciones y del presupuesto nacional por parte de la guerrilla, que ha expuesto el analista Alfredo Rangel, no es generalizable a todos los municipios, al menos en el caso de Cundinamarca .

En los municipios con estructura rural desarrollada con predominio de población urbana, tales como los de la Sabana de Bogotá, esta tesis es menos viable, debido no a una debilidad de la guerrilla, o a la ausencia de un interés por tomarse el poder local, sino porque las condiciones objetivas para lograr esto no están dadas. La guerrilla en el área urbana y suburbana tiene muchos problemas para establecerse, por lo que pensar en un control político o una disposición de los presupuestos por parte de la insurgencia en estos municipios aún es lejana , dice el estudio.

Esta aseveración se basa en esta declaración del guerrillero citado: En general, las ciudades principales de la Sabana sirven como sitios de tránsito, y para hacer trabajos de gobierno y de revolución. En términos estratégicos es una zona interesante (...) en esta zona la guerrilla no está interesada en tomar posesión absoluta de los territorios. Es parte de nuestro accionar como guerra de guerrillas. No queremos hacer repúblicas independientes, ya que la vida de los guerrilleros está en la trashumancia. Lo sostenible en la relación con los territorios es el poder popular, el ayudar a que la propia población se encargue de elaborar sus plataformas de lucha .

Lo que está avanzando bien es la financiación de la revolución en la zona, y el trabajo en la parte rural de la Sabana , añadió el jefe subversivo.

Anticipación oficial Anota Peña que este panorama es suficiente para deducir que la simple confrontación militar no basta para evitar el crecimiento de la insurgencia. Por esta vía no se logrará evitar que las circunstancias que han permitido la expansión de los actuales frentes se siga presentando .

La investigadora afirma que la clave para el Gobierno frente a esta situación es la capacidad de anticipar por parte del Estado, con el fin de reducir los costoso sociales, políticos y económicos que podría llevar el incremento del conflicto guerrilla-Estado en los municipios que están en la frontera de la capital .

Como parte de esa fórmula de anticipación oficial, Peña propone lo siguiente: Un desarrollo regional coordinado entre Bogotá y los municipios vecinos para detener las consecuencias de un crecimiento sin medida de la ciudad, la implementación de programas de apropiación de la ciudad y de los municipios para los desplazados y migrantes que están llegando a la zona de frontera, y una decidida política de concientización a la comunidad acerca de los costos del conflicto armado son soluciones alternativas a la simple reducción militar de la guerrilla en la zona .

Más participación en Sumapaz Para las autoridades distritales, la presencia guerrillera en los alrededores de Bogotá, el secuestro por varios meses del alcalde de la localidad de Sumapaz, el saboteo a las elecciones del 26 de octubre pasado (la JAL de la localidad se eligió hace ocho días), no constituyen motivo de urgente alarma.

Lo consideran un asunto complicado, pero no hay acciones especiales gubernamentales concretas para afrontarlo.

Inclusive hay optimismo. En el caso de Sumapaz, el secretario de Gobierno saliente, Fernando Guzmán, estima que solo el hacerles comprender a los actores de la localidad que les convenía elegir Junta Administradora Local fue un logro.

Más que una discusión sobre sistemas electorales, los distintos actores entendieron que ese era un problema local: si no hacían elecciones, perdían todos y si lo hacían ganaban todos , dijo.

Héctor Riveros Serrato, secretario de Gobierno entrante, tiene una visión similar sobre el estado de las relaciones con la comunidad: Confiamos en que a partir de la elección de nueva Junta Administradora Local haya clima distinto en la localidad .

Dijo que esa es una zona histórica de las Farc, que tradicionalmente les ha servido de camino entre Bogotá y los Llanos y que amerita un tratamiento especial por parte del Ejército y del Gobierno Nacional. Estamos buscando iniciar un proceso de participación ciudadana que genere distensión .

Dijo que en la distribución que se hace de los fondos de desarrollo local hay unos recursos para Sumapaz. Esperamos que puedan ser especie de catalizador del proceso de participación ciudadana y de presencia estatal, que acerque al Gobierno con la gente .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.