NO HAY JUEGO LIMPIO

NO HAY JUEGO LIMPIO

Asumieron los nuevos alcaldes y los concejos municipales instalaron sus sesiones y en las primeras de cambio salieron a flote manifestaciones verbales que advierten que las relaciones entre los mandatarios y los ediles en algunas ciudades no serán muy cordiales.

06 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Lástima grande, porque la experiencia ha dicho -de manera reiterada- que en esa falta de entendimiento los perdedores no son únicamente los protagonistas de esas disputas sino las ciudades donde no hay espacio para el diálogo.

Algunos Alcaldes han anunciado su interés por trabajar a espaldas del Concejo y algunos miembros de estas corporaciones, sin decir lo mismo, anticipan que las administraciones tendrán problemas.

Preocupan estos síntomas poco cordiales a escasas horas de iniciarse el mandato que les confirió el pueblo a Alcaldes y Concejales. Los electores dieron su respaldo a quienes consideraron la persona más capaz o el programa más indicado para resolver las necesidades de sus respectivas comunidades. Y en esencia, la gran tarea que hoy tienen los concejos es proporcionar las herramientas e instrumentos necesarios para que los mandatarios municipales puedan cumplir su programa de gobierno que fue respaldado en las urnas. Esta gran verdad no puede llevar a los Alcaldes a pasar por encima de los concejales, pues éstos -además de ser coadministradores del municipio- tienen una vocería y una representación de la comunidad que no puede ser desatendida.

Y en esta transición de administraciones municipales que se van y que llegan se ha visto también el feo espectáculo por parte de funcionarios a quienes les ha faltado elegancia para dejar los cargos sin facilitar el empalme. Unos y otros se ven como enemigos, cuando la entrega de los despachos debía ser cordial, un hecho normal y simple, pues es el ejercicio de la democracia que permite a unos y a otros administrar, sin que ninguno se le conceda propiedad alguna de los cargos que ocupan.

A decir verdad por lo que estamos viendo y viviendo, muchos de nuestros administradores juegan con la democracia como se les antoja y nadie corrige estas conductas malsanas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.