INTOXICACIÓN

Una de las facetas tristes y delicadas de la temporada navideña y de vacaciones que está por concluir es la comprobación del auge del consumo de drogas, alcohol y cigarrillos por parte de la juventud colombiana. Sin distingos de sexo, región o condición socioeconómica- pero con marcada penetración en los estratos altos, muchos de nuestros jóvenes están sucumbiendo en las garras del vicio.

07 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Parte el alma ver a tantos jóvenes- prácticamente aún en la niñez- enloquecidos con el alcohol , los alucinógenos y el tabaco. Están destruyendo sus cuerpos, sus mentes y su almas. Están corriendo riesgos de perecer de manera trágica en un país de por sí ya demasiado riesgoso por múltiples razones. Están envenenado sus vidas a edad temprana, acostumbrándose a falsos placeres fáciles en lugar de buscar los muchos y muy bellos que el destino brinda a quienes saben realizar búsquedas valiosas.

La culpa la tenemos todos. Los padres de familia que dan mal ejemplo. Los que desatienden a sus hijos al no darles el afecto, la comprensión, el tiempo y el apoyo que todo adolescente requiere. Son culpables también los maestros que no los guían y aquellos que pecan por extremistas - o demasiado laxos o exageradamente estrictos. Somos responsables los medios de comunicación que no ofrecemos información, educación y entretenimiento que constituyan opciones atractivas. Y es censurable además, la indiferencia o ineficacia de las instituciones estatales que mucho podrían hacer a través de leyes que se hagan cumplir, de inversiones ( por ejemplo en recreación y deporte), de campañas cívicas y de mano dura contra todo lo ilícito.

Por otro lado, los empresarios tanto públicos como privados que están en el negocio del licor y del cigarrillo deberían ser sometidas a mayores restricciones. Es cierto que sus ventas son legales pero no menos cierto es que sus productos son nocivos ( salvo en el consumo muy moderado de bebidas alcohólicas, caso que ocurre poco). Hoy en día la avalancha publicitaria es excesiva.

Bueno sería que los candidatos a la Presidencia hicieran propuestas concretas para combatir este terrible flagelo que está creciendo a unas velocidades alarmantes. Este problema es más grave que muchos otros de orden político y económico sobre los cuales ya hay suficientes soluciones planteadas. En cambio, cómo evitar la intoxicación masiva de nuestros jóvenes es una pregunta importante y urgente, sin respuesta satisfactoria alguna.

Gatos negros o gatos amarillos, da igual siempre y cuando cacen ratones Mao Tse Tung

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.