EN LA CONTRALORÍA NO SOMOS MEDIOCRES

EN LA CONTRALORÍA NO SOMOS MEDIOCRES

Que el contralor Darío Vargas nos demuestre cuál de los diez directivos sindicales han sido evaluados negativamente en sus labores para justificar el calificativo de mediocres que nos ha otorgado .

17 de julio 1998 , 12:00 a. m.

De esta manera respondió el líder sindical de la Contraloría, William Mejía, a los calificativos de mediocres, egocéntricos e improductivos utilizados por Vargas, tras lanzar fuertes cuestionamientos contra el personal sindicalizado de la Contraloría.

Esos calificativos del Contralor obedecen a una actitud represiva y grosera que siempre lo ha caracterizado, dijo Mejía, quien de paso agregó que la dirigencia sindical del ente fiscalizador no ha buscado nunca coadministrar, pues nosotros tenemos claras las funciones del sindicato y del Contralor .

Con relación a los 27 días que se le otorga a la directiva sindical, Mejía precisó que ese tiempo cubre a los diez directivos y no a cinco exclusivamente. Además esos días los otorga la ley en procura de defender el libre derecho de asociación; eso no es un invento nuestro , dijo.

Mejía, actual vicepresidente de la Asociación de Servidores Públicos de las contralorías de Colombia (Asdeccol), agregó que el problema radica en los cambios arbitrarios del personal que ha realizado el Contralor.

En ese sentido, Mejía dijo que esos cambios están limitados a no vulnerar derechos mínimos de los trabajadores ni violar normas de la carrera administrativa. En su opinión, eso no ha sido así, por lo cual el sindicato ha denunciado las arbitrariedades de Vargas.

Citó el caso de un funcionario especializado en investigaciones fiscales que por orden de Vargas fue enviado a una auditoría en donde no puede ejercer sus funciones. Así mismo agregó Mejía el Contralor envió a una abogada a un cargo que requería un arquitecto o un ingeniero .

Las medidas del Contralor según Asdeccol van más allá. A 30 funcionarios que adelantaban posgrados con la Esap les cancelaron el auxilio de estudio el cual ascendía a 13 millones de pesos. Ese dinero fue invertido en contratación de prestación de servicios , dijo el vocero sindical.

De acuerdo con el vicepresidente de Asdeccol, la crisis en el interior de la Contraloría responde a la política de reestructuración que implementó desde este año Darío Vargas y la cual buscaría cumplir con unos compromisos políticos.

Pero la polémica no para allí. El dirigente sindical dijo que mientras a nivel nacional existe la Ley 344 sobre racionalización del gasto público y el gobernador Gustavo Alvarez expidió el decreto 979 de junio pasado en donde se adoptan medidas de austeridad, Vargas hace gala de derroche.

Recordó que el pasado 24 de junio, el Contralor ofreció un coctel en un hotel cinco estrellas de la ciudad dentro del programa de la nueva imagen de la entidad. Solo los gastos del evento en el hotel representaron más de cuatro millones de pesos; eso cin contar la papelería, así como la impresión de la edición de lujo de la revista , dijo Mejía.

Lo paradójico del asunto es que al día siguiente madrugó a Infivalle a solicitar un préstamo para pagar la nómina , dijo el vicepresidente de Asdeccol.

Asdeccol denunció amenazas de muerte contra sus vidas las cuales se realizan a través de llamadas telefónicas. En ningún momento estamos diciendo que esta situación sea causada por el Contralor, pero casualmente empezamos a recibir las amenazas cuando se inició la polémica con el doctor Vargas , dijo William Mejía.

La agremiación sindical aglutina 550 funcionarios de las contralorías General de la Nación, de Palmira y del Valle. En la actualidad, el 80 por ciento del personal de la entidad en el departamento está afiliado a Asdeccol.

Irregularidades en los municipios El contralor Darío Vargas denunció que en las pasadas administraciones de los municipios del Valle también se incurrió en excesos relacionados con gastos y sobrefacturaciones.

Según el funcionario, hay casos que están en conocimiento de la Fiscalía y de la Procuraduría. Entre otros, se encuentran Buga, Buenaventura, Dagua, Restrepo, Roldanillo. Dijo que también existen graves denuncias en Sevilla, La Cumbre y Ginebra.

Recordó que en La Cumbre la comunidad denunció la compra de un lote que luego fue canjeado por otro de menor valor. En Restrepo agregó Vargas aparecen en el papel contrato para pavimento de vías que ya estaban pavimentadas. Entre las irregularidades aparecen partidas con destinación indebida.

Así mismo, el Contralor dijo que hasta la fecha han sido sancionados 30 funcionarios y ex funcionarios de los diferentes municipios del Valle, entre los que se destacan ex alcaldes.

Por otro lado, Vargas calificó de peligroso y leonino el contrato de concesión que el departamento firmó con la firma Cisa, la cual construye la doble calzada a Candelaria.

Es que la figura de la concesión en este país aún permanece muy gaseosa. Además en estos contratos, el Estado siempre sale perdiendo, en tanto que todas las eventualidades que afecten negativamente el contrato es asumido por la entidades oficiales , dijo el Contralor.

Habría que preguntarse quién ha averiguado sobre la realidad de los dineros declarados por la maraña de firmas concesionarias que han aparecido en el país; hasta qué punto el capital que figura es real o solo es de papel , dijo Darío Vargas, quien agregó que el contrato de la vía a Candelaria cuesta 35 mil millones de pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.