Secciones
Síguenos en:
MEA CULPA POR PATASCOY

MEA CULPA POR PATASCOY

A la reciente poda en la cúpula de la Inteligencia Militar por las denuncias del entonces embajador Myles Frechette sobre la aparente creación de escuadrones de la muerte en la Brigada XX, se sumó ayer el relevo de dos generales y un coronel del Ejército por la toma de la guerrilla a la estación castrense del cerro Patascoy (Nariño), ocurrida el pasado 21 de diciembre.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de enero 1998 , 12:00 a. m.

El comandante del Ejército, general Hugo Mario Galán, cumplió ayer su anuncio del pasado 30 de diciembre cuando afirmó que rodarían cabezas si se comprobaba que hubo errores militares en la toma de Patascoy, que les costó la vida a 11 soldados y permitió el secuestro de otros 18. Sus madres los reclaman.

Los llamados a calificar servicios fueron los generales Eduardo Camelo Caldas, comandante de la Tercera División; y Julio Eduardo Charry, comandante de la Tercera Brigada, ambas con sede en Cali.

También rodó la cabeza del comandante del batallón Batalla de Boyacá, con sede en Pasto, coronel Alvaro Ruiz, quien acababa de ser nombrado en la jefatura del Estado Mayor de la Tercera Brigada.

En reemplazo del general Camelo Caldas, el ministro de Defensa, Gilberto Echeverri, nombró como comandante de la Tercera División al general Néstor Ramírez, actual subdirector del Colegio Interamericano de Defensa en Washington.

A Ramírez, que recibió el pasado 11 de diciembre su segundo sol, el país lo recuerda por su actuación como comandante de la XII Brigada durante el paro de cocaleros en el sur del país.

Este oficial, considerado por sus compañeros como un hombre de línea dura, estuvo a punto de ir a la cárcel por negarse a cumplir una tutela que le ordenaba retirar las barricadas levantadas en Caquetá para contener a más de 60 mil cultivadores de coca que intentaban llegar a Florencia en agosto de 1996.

En ese entonces, Ramírez argumentó que derribar las barricadas o dejar los puestos de control en el Caquetá quebraría, en la práctica, la estructura de mando de las Fuerzas Militares y obligaría a romper una operación que involucraba a 5 mil hombres.

Retiro por indignidad Por su parte, el general Jaime Ernesto Canal Albán asumirá la comandancia de la Tercera Brigada, con sede en Cali, en reemplazo del general Julio Eduardo Charry.

Canal acaba de posesionarse como director de inteligencia del Ejército. El oficial fue nombrado tras el escándalo del pasado 20 de noviembre cuando el Gobierno retiró de la línea de mando a los cuatro coroneles más antiguos de los servicios de inteligencia militar, entre ellos el comandante de la cuestionada Brigada XX.

La decisión, tomada por la Junta Asesora del Ministerio de Defensa, se produjo doce días después de que el saliente embajador de Estados Unidos en Colombia, Myles Frechette, acusó a esa brigada de estar promoviendo escuadrones de la muerte.

Soy un chivo expiatorio por causa de las acusaciones irresponsables hechas por Washington , dijo en ese entonces el comandante saliente de la unidad, coronel José Guillermo Rubio Vargas.

Pero el general Charry no es el primer comandante de la Tercera Brigada en ser descabezado . Su antecesor, el general Jorge Miranda del Carpio, fue separado del cargo por la masacre de 31 soldados en Puerres (Nariño) a manos de las Farc.

Las investigaciones señalaron que el oficial no prestó los auxilios requeridos ni tomó las medidas preventivas para el desplazamiento de los militares y por eso fue retirado de la línea de mando.

Miranda se convirtió en el quinto oficial desvinculado de las Fuerzas Militares como consecuencia de ese ataque. Un Consejo Disciplinario del Ejército también había ordenado el retiro por indignidad del coronel Alberto Moreno Sánchez, comandante del Grupo Mecanizado Cabal de Ipiales; del mayor Juan Rafael Lalinde Gómez, subcomandante; del capitán Ricardo Vásquez Ríos, comandante de la columna atacada, y del subteniente Darío Ernesto Coral Lucero, a cuyo cargo se encontraba la base de Los Alisales, donde ocurrió el asalto de las Farc.

A su vez, el coronel Alvaro Ruiz, ex comandante del batallón Batalla de Boyacá, no podrá seguir ejerciendo su cargo en la jefatura del Estado Mayor de la Tercera Brigada.

La Procuraduría prepara otra investigación disciplinaria por la toma de la estación militar del cerro de Patascoy. En su momento, la Procuraduría inició acciones disciplinarias contra militares a raíz de la toma de la base de las Delicias, en Putumayo.

Ahora, el relevo de los tres oficiales se produjo luego de que el pasado 30 de diciembre una comisión de tres inspectores del Ejército, designados por el Comando de las Fuerzas Militares, viajó a Pasto para investigar los pormenores del ataque.

La comisión de inspectores tiene la misión de indagar si hubo fallas a nivel de inteligencia y táctica militar que hubieran incidido en la toma a la base que apenas llevaba seis meses en la región. Aún no se conocen los resultados.

NESTOR RAMIREZ, nuevo comandante de la Tercera División EDUARDO CAMELO CALDAS, relevado de la Tercera División JULIO EDUARDO CHARRY, relevado de la Tercera Brigada ESO NO REMEDIA NUESTRO DOLOR Pasto y Cali Con la sanción a los generales y al ex comandante del batallón no van a remediar nada. La muerte de mi hijo ya es un hecho. Con eso no remedian el dolor que nosotros sentimos , dijo ayer Carlos Hidalgo, padre de uno de los soldados muertos en el ataque.

Claudia Varela, hermana del soldado Néstor Acevedo Varela, uno de los sobrevivientes de la toma, dijo que la medida en contra de los generales no modifica mucho la situación de su familiar, afectado actualmente por traumas sicológicos.

Entre tanto, los dos generales afectados con la medida eran esperados anoche en el batallón Boyacá de Pasto, debido a que desde hace varios días se encuentran en zonas selváticas de Nariño y Putumayo al frente de las labores de búsqueda de los militares secuestrados.

Ayer se conoció que una semana antes del ataque el coronel Julio Burgos, actual comandante del Batallón Boyacá, envió un mensaje al comandante de la Policía de Nariño, coronel Fortunato Guañarita Legarda, para informarle sobre el eventual ataque de la base de Patascoy y los puestos de Policía cercanos.

Permítome informar ese comando informaciones indican concentración bandoleros bloque sur Farc X número aproximado 200 cuadrillas 2-14-32 (frentes) ubicados 7.5 kilómetros sur occidente municipio Santiago (Putumayo) y 20 kilómetros norte cerro Patascoy y coordenadas 01-06-53 L.N. X 76-59-27 LW X mencionados pretenden efectuar transcurso próximos días ocupamientos base militar Patascoy o base militar Puerres X X así mismo puestos policía ubicados municipios Buesaco (Nariño) y Santiago (Putumayo) X extremar medidas seguridad alertar personal bajo su mando , señala el mensaje.

El texto tiene fecha de 14 de diciembre y concuerda con la versión de Carlos Hidalgo, que aseguró que el Ejército sabía de antemano sobre el eventual ataque. Hidalgo es padre del teniente Mauricio Hidalgo, que murió en el ataque.

También ayer fuentes del Ejército dijeron que dentro de la investigación disciplinaria se han indagado a más de nueve militares, entre los que figuran los tres encargados de la inteligencia, las comunicaciones y las operaciones en el Batallón Boyacá, el día del ataque.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.