EL DRAMA DEL PRESENTE

EL DRAMA DEL PRESENTE

El Valle del Cauca vive un momento dramático: La columna dominical de Rodrigo Lloreda Caicedo sobre la crisis regional es una pálida expresión cuando uno se encuentra en cada llamada telefónica o en cada encuentro personal la expresión de este difícil devenir de nuestro departamento, del municipio, de la Universidad del Valle, de las instituciones culturales como el Tec, Incolballet y la Sinfónica. Cómo no hablar de la crisis si las instituciones se quiebran, están a punto de desaparecer, y con ellas los dramas personales detrás de cada historia? La sociedad vallecaucana no es solidaria; por el contrario, es caníbal, hay profundos odios y revanchismo. Esto no es de ahora, es de siempre. Jorge Isaacs dispuso ser enterrado en Medellín porque los vallecaucanos lo habían perseguido.

08 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Por supuesto, esta crisis no llegó sola. Qué sucedió en los últimos treinta años? Cuántas empresas se crearon en estos años? Qué ha sucedido con la clase dirigente? Dónde están nuestros líderes? Acaso la crisis se le puede abonar toda al fenómeno del narcotráfico? Por qué Medellín afrontó mejor esta situación? En el pasado gobierno con cinco ministros del Valle del Cauca no fue posible igualar el aporte del Estado a la Universidad del Valle. Será posible hacerlo en este gobierno cuando Antioquia ha proclamado que es el departamento que le aportó la victoria al Dr. Pastrana, lo cual es absolutamente cierto? La bancada antioqueña, más allá de sus diferencias políticas, apoya las peticiones regionales de manera unánime. La única alternativa para los jóvenes de esta región es buscar el horizonte en otra parte. Además, el vallecaucano es muy provinciano y es necesario encontrar experiencias de confrontación. Pero el drama sigue vigente para los que no tienen veinte años y necesitan sobrevivir y no quieren ver sus sueños destruidos o pisoteados.

Justamente Mario Rivero, el gran poeta, me ha hecho llegar su último libro titulado Flor de Pena, editado por Arango Editores, en cuyo epitafio dice así: Aquí yace Mario Rivero,/ acribillado por Soledad/ de quien siempre podría/ haber sospechado/ por la espalda./ Tras perder todas/ las batallas/ Aunque las batallas/ se lucharon/ al final/ tampoco ganó/ la guerra/.

La crisis son personas humanas que sufren: ahí están los pobres, los desempleados, las instituciones culturales que se forjaron con entereza y valentía, la Universidad del Valle, los niños de la calle que meten sacol, en fin, es el drama que te encuentras en cada llamada telefónica o en cada esquina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.