Secciones
Síguenos en:
LA PAZ SOBRE LA MESA

LA PAZ SOBRE LA MESA

La Comisión de Conciliación Nacional ha entregado a la opinión pública el Documento La Paz sobre la mesa , que resume los planteamientos de los actores del conflicto armado en Colombia y las propuestas para una posible y urgente agenda de negociación.

La Asamblea permanente de la sociedad civil y la Iglesia presionan para que se de un dialogo o debate sobre los temas que nos enfrentan para salir del Estado de Guerra y lograr una solución pacífica.

Se propone la construcción de una política Nacional de Paz que congregue a todos los sectores de la nación.

Sabemos que es un proceso, que debe ser pluralista y que se debe buscar una solución negociada.

En este mensaje recopilamos la invitación a comprometernos y participar en la Asamblea de la Sociedad Civil por la Paz Integral, que expresa el anhelo de todos los colombianos; vamos a organizar pequeñas, pero muchas comunidades de Paz, a seguir el mandato, el Gran Vía Crucis Nacional, con 2 millones de voces por la Paz.

Queremos una patria libre, donde se viva con dignidad, se respete la vida y se logre la reconciliación de todos los colombianos.

La terrible realidad de los últimos días, generan pesimismo; la frialdad con que actuaron los asesores en Puerto Alvira (Meta), la batalla de Murindó y la masacre de Barracabermeja nos presenta un panorama de descomposición y pérdida de valores, ante la impotencia de la sociedad.

Se siguen violando todos los principios y normas del Derecho Internacional Humanitario, se amenazan ó pretenden acallar las voces de algunos Obispos que claman por el respeto al derecho que todos tenemos de vivir en Paz.

Me permito transcribir el comunicado que firmamos los Directores Regionales de Pastoral Social, sobre éstos hechos: Comunicado a la opinión pública Los integrantes del Comité Asesor de Delegados Regionales de Pastoral Social de Colombia, reunidos en Santafé de Bogotá, hemos analizado los últimos acontecimientos de violencia que con crueldad creciente azotan y avergenzan a Colombia.

Nos duele mucho el sufrimiento de nuestro pueblo y el descrédito que por esa causa afrenta a nuestra patria en la comunidad internacional.

Valoramos la actitud humana y cristiana de quienes, con coraje y franqueza admirables, sin ira y sin rencores, se resisten a legitimar esos actos de barbarie, tan inhumana como inútil, y sacuden la conciencia nacional para que los colombianos no nos acostumbremos a la violencia con esa indiferencia que niega la solidaridad.

Respaldamos a todos aquellos que, urgidos por el amor de Jesucristo, se han puesto al servicio de los atropellados por la violencia y han levantado su voz, con serenidad y firmeza, para reclamar el respeto al derecho que tiene la gente a vivir en paz. En particular, manifestamos nuestra fraternal solidaridad con las diócesis de Barrancabermeja y Socorro y San Gil y con los Vicariatos Apostólicos de San José del Guaviare y de Sibundoy, tan duramente probados en la tribulación.

Exhortamos a los responsables de estos dolorosos hechos a que enmienden su conducta y se conviertan a Jesucristo. El camino que siguen es trágicamente errado, los deshonra y envilece y destruye a la sociedad.

Nos dirigimos a las mujeres que están relacionadas con los autores intelectuales y ejecutores materiales de las masacres. Ustedes, como madres, esposas o hermanas, por ser mujeres, son más sensibles al valor de la vida humana. Con el Concilio Vaticano II les pedimos: Detengan la mano del hombre que en un momento de locura intente destruir la civilización humana (Mensaje a las mujeres).

Exigimos al Estado y a los responsables de la seguridad ciudadana que cumplan eficientemente y hagan cumplir de todos los ciudadanos el deber constitucional de proteger la vida, honra, bienes y creencias de los colombianos, ya que la legitimidad del Estado y de sus instituciones depende de su servicio al bien común.

Tenemos derecho a esperar que los Organismos judiciales del Estado investiguen y esclarezcan los hechos que enlutan y afrentan a la Nación e impiden su desarrollo, y que sancionen ejemplarmente a sus responsables.

Invitamos a todos los colombianos a seguir a Jesucristo, Príncipe de la paz, con las palabras de la Virgen María: Hagan todo lo que El les diga (Jn 2,5) Nota: Las personas interesadas en el Documento La Paz sobre la Mesa puede solicitarlo por escrito a la sede de Pastoral Social, Cra 44 #53-87, Tel: 3410975, 3406339.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.