LAS FOTOS DE ERWIN KRAUS

LAS FOTOS DE ERWIN KRAUS

El colombiano Erwin Kraus fue y volvió muchas veces a los altos picos nevados de nuestro país, y volvió, con un testimonio propio de cada una de sus hazañas en las alturas: sus fotografías.

20 de octubre 1998 , 12:00 a.m.

Kraus logró censar una Colombia para muchos desconocida. Sus fotografías, expuestas hoy en las salas de la Casa Republicana de la Biblioteca Luis Angel Arango, nos permiten un doble recorrido. Por una parte, la ilustración de esos lejanos parajes, su registro; y por otra, el testimonio de cómo fueron hasta hace pocas décadas, antes de que empezaran a perder el hielo, como es el caso de la que entonces se llamara Laguna de los Témpanos, en la Sierra Nevada del Cocuy, fotografiada por Krauss en 1938, y conocida hoy como la Laguna de la Sierra, porque desde hace tres décadas los témpanos dejaron de flotar sobre sus aguas.

El padre de Erwin Kraus llegó a nuestro país en 1895. Hijo de orfebres, terminó aquí de Cónsul Honorario del imperio austro húngaro ante el gobierno colombiano. Fue negociante, finquero y de vuelta en Europa, ya casado y con sus hijos, nacidos en Colombia, combatió en las filas de la primera guerra mundial en las trincheras de Verdún. En 1919 regresaron todos a Bogotá.

Erwin, el fotógrafo, contaba entonces con ocho años y estudió aquí en un colegio del que su padre fuera cofundador, el Andino. También tomó clases de pintura con Ricardo Borrero en la Escuela Nacional de Artes y con la cámara que le regaló un tío hizo sus primeras fotos. Viajó de nuevo a Europa en 1926 y volvió a Colombia en 1935 habiendo aprendido las artes de la joyería, el dibujo, la fotografías y con una pasión: escalar montañas.

En la revista Pan publicó relatos de sus expediciones, fotos y reproducciones de sus cuadros e hizo parte del grupo de intelectuales en las tertulias de Enrique Uribe White. Entre 1938 y 1944 realizó una quincena de expediciones por las montañas más altas de Colombia de las que quedan sus mejores registros fotográficos. En 1939 fue el primero en escalar el pico Colón de la Sierra Nevada de Santa Marta y en marzo de 1944 el primero en pisar la más alta de las cumbres del nevado del Huila. En 1940, realizó su primera exposición en la galería de Juan Friede y participó con sus obras en Salones de Artistas Nacionales de la época, obteniendo el tercer diploma de honor en la categoría de paisaje en el de 1946.

A finales de los sesenta dejó el alpinismo por una enfermedad en sus ojos. Se dedicó a la pintura con la vocación de quien recuerda el paisaje pero no cuenta con la suerte de transmitirlo por medio del pincel. Sus fotos, en cambio, las que se encuentran hoy en las salas de exposición, son el testimonio sensible de un apasionado escalador.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.