REAL CARTAGENA LOGRÓ DOS PUNTOS EN CASA

REAL CARTAGENA LOGRÓ DOS PUNTOS EN CASA

A pesar del diluvio que cayó ayer sobre la ciudad, los jugadores del Real Cartagena y del equipo Girardot supieron acomodarse a las circunstancias de una jabonosa cancha de fútbol como la del estadio Pedro de Heredia y brindaron un entretenido encuentro futbolero que terminó a cero goles en los dos tiempos reglamentarios.

10 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

En los tiros desde el punto penal ganó el equipo de casa que anotó en cinco ocasiones contra cuatro del Girardot, que se puede dar por bien servido gracias a la buena presentación que hizo en la tarde de ayer.

Los tiros libres se efectuaron casi a oscuras, por la deficiente iluminación de estadio.

Hasta 15 minutos antes del encuentro, a las 3:45 p.m., el árbitro central del encuentro, Víctor Pineda, tenía serias dudas para autorizar el juego. Luego de ojear dos veces el campo, decidió ponerlo en marcha.

El primer tiempo fue apenas vistoso. Los futbolistas pusieron corazón al asunto y trataron de obviar las limitaciones que les representaba el campo anegado.

Los hinchas del Real, sin embargo, no entienden cómo el equipo suele obtener resultados positivos como visitante, pero en casa no define ante el arco.

Real mejoró, pero no anota. Demostró en la primera parte del juego templanza, corazón, aunque técnicamente el campo no estaba para demostrar muchas cosas.

El sistema defensivo lució impecable. El ex jugador de Millonarios y del Junior de Barranquilla, Edinson Domínguez, la atracción de la tarde en El Real, copó las expectativas que sobre él se tejieron. En el primer tiempo no lució en todas sus dimensiones, pero en el segundo mostró todas sus baterías. Tuvo varias salidas de ataque.

Real empujó más en el segundo tiempo. Los 45 minutos finales fueron angustiantes para la afición. Carburó mucho Real, pero de manera desordenada. El cambio de J.J Ibargen no le gustó al público que creyó que era el hombre que podía conseguir el gol del triunfo.

Entre tanto, Girardot hizo su negocio. Especuló, se tiró atrás, aguantando la desordenada batería de El Real en la que a los artilleros la lluvia les mojó la pólvora.

Daniel Silguero, técnico de El Real, sabía a la perfección lo que era Girardot, pero no supo, en el terreno, desbaratar la muralla con la que se protegió el onceno visitante. El Girardot, en las postrimerías del encuentro, ensayó contra el arco de Roberto Camargo, pero tampoco le fue bien. A estas alturas los jugadores realistas estaban mareados por el fracaso inminente. Girardot, de todas maneras, dejó buena impresión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.