LA SONORA TEME DESAPARECER

LA SONORA TEME DESAPARECER

La naturaleza como queriendo tomar retaliaciones con la humanidad, ahora amenaza con arrastrar con 60 familias del corregimiento de La Sonora y sus veredas Playa Alta y Monteloro, a 90 minutos, al occidente de Trujillo.

04 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Entre 1989 y 1991 la violencia estatal se ensañó con sus habitantes. Ahora, es el río Cáceres el que tiene en riesgo a las familias de la zona. Ese afluente amenaza con destruir la región.

El pasado 10 de junio, minutos después de las 4:00 de la tarde, en la medida que aumentaba el caudal del río Cáceres, lo mismo ocurría con el temor de don José Luis García por desaparecer del mapa junto con su familia.

El vio impotente cómo las aguas mansas se convertían en turbulentas que destruyeron pequeños cultivos de pan coger, la pesebrera, cochera, acueducto, alcantarillado y un muro de protección, situación que también vivieron las familias de Manuel Marín y María Leonela Cardona.

Esta avalancha extendió el río hasta destruir la vía de La Sonora-Playa Alta-Monteloro, por donde ahora cruza el caudaloso río, en medio de grandes piedras y árboles destruidos, en sectores adyacentes a las haciendas El Recreo y Barlovento. En este ultimo sector, las circunstancias obligaron a crear un nuevo camino, por en medio de los corrales.

Intenciones sin plata Estamos que no sabemos qué hacer, pero hay una sola realidad, si este río no se canaliza, creo que desaparecerá esta región , insiste Alvaro Beltrán, presidente de la junta comunal de La Sonora.

Al igual que Beatriz Cañaveral de Rodríguez, inspectora departamental de Policía, Beltrán considera que se debe pensar en la reubicación de 27 viviendas que se encuentran en La Sonora, a orillas del río Cáceres y a cerca de 60 familias que habitan en Playa Alta y Monteloro.

José Albeiro Avendaño, Silvio Palechorro y los campesinos de la zona, tienen que transportar a hombro durante más de tres kilómetros los cultivos de mora, lulo y tomate de árbol, debido a que por la mayoría de los tramos no pasan ni los caballos.

Tienen una vía alterna que es Playa Alta-La Débora-Maracaibo-Venecia, pero los diez kilómetros de extensión, aumentan los costos de los productos debido a que deben contratar transporte que por este trayecto es escaso debido al deteriorado estado de la carretera.

Nadie más que el alcalde Jairo Alberto Saldarriaga tiene interés por resolver el problema, pero no hay recursos , indica Omar Manrique, jefe de la oficina de Planeación de Trujillo. Resalta el funcionario que se deben realizar obras macro de protección de las riberas del río, iniciar programas de reubicación de familias, además del trazado y rectificación de la carretera.

La única esperanza que tiene la administración municipal, ante la falta de recursos, es que el gobernador Gustavo Alvarez Gardeazábal apoye la creación de un subsistema regional para la prevención de desastres, que permita el ingreso de dineros para la ejecución de los proyectos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.