Secciones
Síguenos en:
CONCIERTO PARA VIOLÍN:

CONCIERTO PARA VIOLÍN:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Con la Orquesta Sinfónica de Colombia en el Colón (viernes 12 de este mes), con la Filarmónica de Bogotá en el Auditorio de la Universidad Nacional (sábado 13), bajo las direcciones respectivas de los maestros Federico García Vigil y Francisto Rettig nos fue dado oír la misma obra, el Concierto para Violín de Beethoven, dentro de un lapso inferior a veinticuatro horas. Fueron solistas, también respectivamente, el colombiano Carlos Villa, ya escuchado antes varias veces, y el venezolano Jesús Hernández, con primera y muy afortunada aparición entre nosotros. No siendo del caso establecer difíciles y enojosas comparaciones, podemos decir, al modo pastuso, que ambos estuvieron mejores.

En el sinfónico del Colón se oyeron, además, dos obras. Una brevísima (escasamente tres minutos) de nuestro compatriota, tan raramente programado, José Santos Cifuentes (1870-1932). La obrilla se denomina extrañamente Sinfonía Albores Musicales: mejor podría llamarse Minifantasía. En la parte final, nuevamente los Cuadros de una Exposición de Mussorgsky, naturalmente en la acostumbrada orquestación de Ravel, dato que difícilmente se encuentra en el programa.

En el filarmónico de la Universidad, la audición concluyó con la impetuosa Cuarta Sinfonía de Chaikowsky. Ambos directores latinoamericanos, el uruguayo y el chileno, fueron altamente expresivos en sus respectivas obras rusas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.