Secciones
Síguenos en:
A LOS NIÑOS, DE TODO CORAZÓN

A LOS NIÑOS, DE TODO CORAZÓN

A partir de ayer, el Hospital Universitario del Valle inició un programa para operar niños que padecen cardipatías congénitas. Según el cardiólogo pediatra Francisco Rojas, se busca intervenir cuatro menores cada día durante una semana. Posteriormente se continuará con uno diario. La idea es cubrir, por lo menos, a 150 que esperan turno.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Para el programa se han destinado 93 millones de pesos, pero su costo total es de 200 millones.

Es una jornada en la que se requiere, de todo corazón, la ayuda del sector privado y el Estado para atender el corazón de los niños , dice Rojas.

El tratamiento de las cardiopatías congénitas es costoso. Se requiere de equipos especiales, oxigenadores, medicamentos caros y específicos para el manejo postoperatorio.

Una operación promedio dura entre cuatro y seis horas, incluida la preparación y adecuación de sala. Intervienen dos anestesiólogos, tres cirujanos, un intensivista y el cardiólogo pediatra, para un promedio de diez personas.

De acuerdo con el médico, las cardiopatías cianosantes son las más frecuentes. El mal se revela con cambios de coloración en la piel, que se torna azul, con signos de falla cardíaca y aumento de tamaño del corazón, trastornos en la ganancia de peso o problemas respiratorios frecuentes.

Estas afecciones, si no se atienden a tiempo, pueden ser irreversibles, se les acaba el tiempo de operar y luego ya es difícil; llegan a desencadenar en hipertensión pulmonar y ya no hay nada que hacer. Eso es lo que queremos evitar, es la vida de menores lo que se busca salvar , precisó Rojas.

Según él, los menores han tenido que esperar porque la mayoría de recursos los absorben los casos de urgencia, especialmente lesiones de bala y con arma cortopunzante .

En el complejo médico se atienden más de mil urgencias semanales. Así, las 16 salas de urgencia y de cuidados intensivos no son suficientes, y los pacientes de consulta externa deben aguardar turno.

En una clínica particular, una operación al corazón puede costar entre tres y cinco millones de pesos. Los padres de la mayoría de los menores que esperan turno son de bajos recursos, por lo que se requiere de la solidaridad de la ciudadanía. Algunos niños son de pocos días de nacidos; otros llegan a los 14 años, pero se busca evitar que su mal no avance.

Hugo Zapata, cardiólogo pediatra, dice que de cada mil niños nacidos, ocho presentan problemas de corazón. Aun cuando el índice no es alto, para países como Colombia, con limitados recursos, se llega a saturar las salas de cirugía.

Para la jornada, el hospital garantizará una sala de operaciones y camas en cuidados intensivos de la Sala Ana Frank. La ayuda se destinará a suministros, especialmente oxigenadores y medicamentos para el cuidado posterior.

Rosas dice que algunas cardiopatías no dan espera y puede sobrevenir la muerte. Para otros, la situación puede ser más triste en cuanto a calidad de vida. Los niños empiezan a tener problemas respiratorios crónicos, fallas cardíacas: son los que se ven con balas de oxígeno, que no pueden pararse y menos caminar o ir la baño, y van muriendo lentamente. La jornada de operación a los menores requiere, de corazón, la ayuda de la comunidad .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.