CUANDO LA RUANA ES PRENDA ESCOLAR

CUANDO LA RUANA ES PRENDA ESCOLAR

En la Escuela Santa Rosita de Susacón diariamente 18 estudiantes desafían las inclemencias del tiempo

07 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Como la Escuela Santa Rosita, de Susacón, hay pocas en Boyacá.

Su única maestra, Rosa Julia Barrera, quien es la directora de la escuela, es como la mamá de los 18 alumnos matriculados en los cinco niveles de la primaria y cuyas edades oscilan entre los cinco y 22 años.

Diez de sus alumnos pertenecen a dos familias de la región. Cinco son hijos de Albino Orozco y los otros cinco de Nelly Orozco, que no son hermanos.

Es difícil encontrar que los 18 alumnos asistan todos los días a clase Diariamente faltan dos o tres porque deben quedarse en casa ayudando a sus padres en las faenas agrícolas. Cuando hay cosecha de papa el ausentismo de los escolares es mayor.

La mayoría de los estudiantes tienen que recorrer diariamente 20 kilómetros para asistir a clases (diez de venida y diez de regreso), por estar su casa en cercanías de Onzaga (Santander) y otros que deben hacer un recorrido de 30 kilómetros porque su casa está en límites de Sativasur. Y siempre a pie, no importa que haya frío, sol o esté lloviendo.

Ya no se embarran Hasta hace un año, en esos recorridos diarios tenían que atravesar varias ciénagas y por tal circunstancia llegaban a su escuela o a su casa lavados, enlodados. Por fortuna, el año pasado, sus padres lograron instalar unos palos de unos doce metros de largo, que les sirven de puente y así evitan meterse a los pantanos.

Todos los alumnos, que pertenecen a familias de escasos recursos, llegan a su escuela en ayunas, pues deben madrugar para estar a las 8:30 que es la hora de iniciar las clases, que las terminan a las 2:30, cuando es la hora de salida. En época de invierno la salida es más temprano.

A las nueve se les sirve una colada y a las 11:30 el almuerzo. Cada familia paga mil pesos mensuales como ayuda para el almuerzo de sus hijos. El padre que no puede pagar esa suma, colabora rajando la leña que se necesita en el mes para preparar los alimentos de los escolares.

No se quitan la ruana La escuela Santa Rosita está situada en un paraje de la vereda El Hato, en la vía que de Belén conduce a Susacón, donde el frío y el viento son permanentes. Por esta circunstancia, los alumnos -sin excepción alguna- a toda hora usan ruana y cachucha o sombrero, bien en clase o en el recreo. Esas prenda no se la quitan para nada. Se convirtieron en algo así como el uniforme de diario. La mayoría de los estudiantes usa botas de caucho.

Cuando hace sol, el ambiente del único salón de clase que tienen los 18 alumnos se pone pesado, por causa de las botas. Por fortuna el viento que golpea a todas horas en el sector sirve de ventilador. Aquí, curiosamente, cuando calienta el sol se siente más el frío , dijo la profesora Rosa Julia Barrera.

La Escuela Santa Rosita inició labores el 13 de marzo de 1993, como una solución educativa para las familias de la vereda. En lo que hoy es su sede funcionaba una Inspección de Policía. Los primeros alumnos empezaron a trabajar sin pupitres, en el piso.

Hoy, el inmueble tiene un sólo salón dotado de buen mobiliario. Hay otro cuarto que sirve de cocina y especie de almacén. Tiene un sanitario.

Cuenta con buena agua, pero no tiene servicio de energía eléctrica. Hace un año le regalaron a la escuela un computador que no han podido estrenar. Por no tener luz no hay forma de que los niños utilicen las ayudas didácticas. A la escuela le falta, también, algo de seguridad, dijo su directora, al insinuar que se debe hacer el encerramiento del inmueble.

La escuela de su vida La profesora Rosa Julia Barrera es una enamorada de su trabajo. Ella reside en Susacón y todos los días viaja hasta la vereda para cumplir sus responsabilidades en la escuela donde -afirma- he aprendido a valorar lo que tenemos y a ser agradecidos con Dios y con quienes a diario nos ayudan. Esta escuela me ha enseñado a vivir. Aquí el Dios se lo pague de los niños vale más que cualquier salario, que cualquier regalo. Esta escuela ha sido una escuela para mi .

La profesora destaca el interés de muchas personas por ayudar a su escuela, a sus alumnos. Es la escuela consentida de Susacón. Todo el mundo se preocupa por nosotros. Nos hacen llegar, de vez en cuando, pan, panela, porque son conscientes que los recursos de los padres de familia no alcanzan para asumir los gastos que tenemos diariamente , expresa.

La actitud con que esta educadora asume su trabajo fue conocida por Elma Palencia, directora del Liceo Preescolar del Sur, en Bogotá, Martha Gaitán, directora del Jardín Materno Infantil Tribilín , en Sogamoso, cuyas instituciones se convirtieron en especies de hadas madrinas de la Escuela Santa Rosita.

La directora del plantel bogotano llega cada año con muebles, maletas, útiles y regalos de Navidad para los alumnos. Algo similar realizan la directora y profesoras del jardín de Sogamoso, quienes además de ayudas para la enseñanza, realizan talleres con los niños. En el curso de este mes se espera llevar a los niños del Tribilín hasta Susacón para hacer un verdadero intercambio que -dijo Martha Gaitán- permita que nuestros niños conozcan otras situaciones de la vida real .

Vendedor de leche Francisco Orozco, de 16 años de edad, desde hace tres años es alumno de la Escuela Santa Rosita de Susacón. Cursa el grado cuarto.

Diariamente camina cuatro horas para ir a su escuela y regresar a su casa. Se levanta a las cinco de la mañana. Todos los días sale de su casa con una garrafa de plástico donde lleva dos litros de leche que vende en la puerta de su escuela y por los que le pagan 600 pesos.

Al llegar a su escuela no entra a clases directamente, porque debe esperar el paso de los camiones de los intermediarios que compran la leche. Cuando recibe su paga se va a su clase. En la tarde, con los 600 pesos que recibe de la leche compra panela para llevar a la casa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.