Secciones
Síguenos en:
CLAVE 1951 CENSURA SEXO

CLAVE 1951 CENSURA SEXO

1951 pasará a la historia como el año de la pudicia Ganarse tan merecido título no fue nada gratuito. Las autoridades eclesiásticas decidieron este año ponerle cinturón de castidad a la imaginación de su feligresía y manejar desde su singular óptica el justo límite, entre lo artístico y lo pecaminoso

Así, para alejar del infierno a los pecadores, se definió exactamente cuándo una redondez merece cielo, cuándo purgatorio y en qué ocasión, condena eterna Los juicios en esta moderna inquisición no sólo estuvieron a cargo de la dignidad eclesiástica; damas de rancios apellidos decidieron motu proprio asumir la defensa de la moral y de las sanas costumbres, y lanza en ristre, atacar, en santa cruzada, los símbolos de la perversión La estatua de La Rebeca, que aguanta el tenaz frío sabanero en las vecindades de San Diego, fue provista de portasenos y púdicos calzones, para deleite de los chinos gamines que diariamente retozaban viringos en su fuente La siguiente víctima fue el mártir liberal Uribe Uribe. La estatua desnuda, alegórica a su sacrificio, que se levantó en el Parque Nacional, fue objeto de anatema, y las niñas del colegio de hermanitas que funcionaba al frente fueron aleccionadas para no mirar hacia los cerros los orientales, claro está para no toparse con la virilidad del prócer En el mes de mayo, cuando se acabaron las estatuas, cayeron sobre los comerciantes. Un batallón de púdicas señoritas emprendió fiera batalla contra los maniquíes semidesnudos que adornaban las vitrinas y la imaginación de los transeúntes Señor comerciante, en atención al respeto que se merece la sociedad, sírvase retirar de su vitrina los maniquíes semidesnudos o vestidos con ropas interiores, cuya presentación no está autorizada ni por la honestidad ni por los principios de la urbanidad y buen tono... . Pero la empelotofobia , lejos estaba de ser exclusiva flor silvestre de nuestra altiplanicie. En Nueva York, el cardenal Spellman condenó la película El Milagro, del director italiano Roberto Rosellini, declarando: ...el espectáculo es vil y dañino... En respaldo del cardenal, 250 soldados católicos, veteranos de la Segunda Guerra, se apostaron con sus uniformes y condecoraciones frente al cine en el que Ana Magnani mostraba lo que Dios le concedió, exhibiendo cartelones con la leyenda: Esta película es un insulto a cada mujer decente y a su madre No sobra advertir que por cada soldado había once espectadores haciendo serenísima cola Cuando el 12 de diciembre se abrió en Bogotá la exposición del pintor de línea clásica Rodríguez Acevedo, la jerarquía eclesiástica quedó tan impresionada con tres de los lienzos, que el mismísimo arzobispo de Bogotá, Crisanto Luque, intervino para exigir al Ministro de Educación el retiro de los cuadros ... la exhibición de algunos cuadros inconvenientes desde el punto de vista moral en la exposición de Rodríguez Acevedo que se exhibe en el Museo Nacional me obligaron a comisionar a dos sacerdotes, padres Ospina y Acosta, para que visitaran la mencionada exposición... En concepto de los comisionados hay algunos cuadros que no deben ser exhibidos a las miradas del público porque brindan un incentivo de relajamiento moral. Con toda atención le ruego tenga a bien ordenar el retiro de los cuadros objeto de la presente... Adjunta a la solicitud del arzobispo, iba el informe del padre Ospina: El vulgo no posee capacidad artística para apreciar la belleza total del cuerpo humano Los cuadros no fueron retirados. En cambio, se cerró la exposición Cuando la matrona, directora del Museo Nacional fue interrogada por los periodistas, manifestó: ... a consecuencia de un corto circuito que se presentó en las instalaciones eléctricas, todas las dependencias del museo quedaron a oscuras y, en tales circunstancias, se impuso el cierre del salón en donde se encuentra la exposición La prestigiosa revista Time, de Nueva York, publicó en su última edición de octubre de 1951, la reproducción de uno de los desnudos, con una nota de admiración por el artista colombiano Sobra decir que Roberto Rosellini ganó este año el galardón concedido por la crítica de Nueva York y Londres a la mejor película extranjera, por la cinta El Milagro Sobra decir, que no era el Museo Nacional el que estaba a oscuras: era la sociedad más pacata de este siglo la que se encontraba en tinieblas Sobra decir que Rodríguez Acevedo, gracias a su estilo y a Time, vendió cuadros de desnudos a dos manos. Sobra advertir que los gamines se encargaron de empelotar, finalmente, a La Rebeca Amén

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.