Secciones
Síguenos en:
HAY QUE DESPENALIZAR LA DROGA

HAY QUE DESPENALIZAR LA DROGA

Es descendiente de un Llorente que jugó un papel importante en la época de la independencia. Pero no fue el del florero. Fue un coronel español que vino con Pablo Morillo en la Reconquista. Luego de una derrota frente Bolívar, se volvió guerrillero realista. Y bajó la guardia cuando se enamoró de una payanesa. Proveniente del Valle del Cauca, donde se instalaron sus ancestros, el aspirante presidencial Rodrigo Llorente es un conservador de 62 años, con buen humor y que no se deja clasificar en ninguna de las corrientes en que hoy está dividido este partido.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Cuando le preguntan si está en el grupo de los pastranistas o en el de los antipastranistas, responde risueño: Estoy en ambos, dependiendo de cuál Pastrana se trate . Ya más en serio, aclara que es un gran amigo de Misael, en cuyo gobierno fue ministro, y que considera que Andrés tiene una gran astucia y capacidad política, pero que su candidatura es prematura.

Para este experto en temas económicos, el ganador de la campaña es quien dé confianza a los colombianos, quien demuestre que el país es gobernable. En el interior de su partido, cree que quien tenga las mayorías en el occidente colombiano (donde está el fuerte conservador del país) y el liderazgo en Bogotá tendrá el manejo político sobre el conservatismo.

Críticas y propuestas Ya entrando en materia de propuestas de lo que sería su gobierno, comienza por la economía, su especialidad. Para él, la política de apertura económica del actual gobierno empieza a hacer agua . Cuestiona esta política no con relación a la meta de insertarse en el proceso de internacionalización de la economía mundial, sino por el manejo que se le ha dado y que, a su juicio, ha sido precipitado.

Esta semana que pasó afirma Llorente, se anunciaron las grandes utilidades de las empresas industriales. Pero no se dijo que la mitad del valor de estas utilidades fueron ajustes por la inflación. Además, ni siquiera se han mostrado los resultados de las empresas agrícolas que, por supuesto, son pobres .

El ex ministro también critica al gobierno por mostrar, como lo denunció Analdex, las cifras en materia de exportación de una manera artificiosa . Para él, una apertura con una capacidad exportadora débil está condenada al fracaso.

El país debe entrar a una apertura gradual a la inversa , afirma, y explica que esto implica corregir los errores producto de una política acelerada.

En esto coincide con la línea de Ernesto Samper, cuando estaba de ministro de Desarrollo.

En términos concretos, lo que haría Llorente sería devolverles cierta protección a los empresarios agrícolas, para darle respaldo a un sector que ha venido sufriendo una competencia desleal, porque los países desarrollados subsidian fuertemente la producción agropecuaria .

En el campo industrial, considera que los sectores de confecciones, textiles y cueros están muy afectados y requerirían apoyo especial. Para redondear lo que sería su gobierno en materia económica, Llorente afirma: Mantendría la idea de la internacionalización de la economía, al estilo de Tailandia, Corea o Malasia, estimulando las exportaciones y dándole cierta protección a la producción nacional .

En relación con un gran problema colombiano, el de la violencia, Llorente considera que la subversión nos ha hecho mucho daño porque al haber estado actuando tantos años, ha contribuido a alimentar la cultura de la violencia en Colombia .

El precandidato considera que la solución al problema de la guerrilla la tenemos los colombianos a la vista en El Salvador. El ejemplo salvadoreño está lleno de enseñanzas: primero quebrantar a la guerrilla y luego sí dialogar con ella con participación internacional , dice Llorente, según su interpretación del proceso salvadoreño.

Al preguntarle si comparte entonces la actual política del Gobierno, asiente.

Sin embargo, aclara que en relación con la petición de diálogo que planteó un grupo de 500 guerrilleros, la cual se conoció hace unos días, no es el momento de darles representación política alguna.

Despenalizar la droga En el área en que Rodrigo Llorente tiene las propuestas quizás más originales es en la del narcoterrorismo.

Para él, este es un problema internacional y como tal debe tratarse. Sugiere que Colombia busque organizar una institución internacional, que puede ser adscrita a la Organización de las Nacionas Unidas (ONU) o trabajar en llave con ella, junto con los principales países productores y consumidores de la droga.

Este organismo multinacional, explica Llorente, debe diseñar la estrategia para la lucha y el control de la droga en el mundo. Debe disponer de los recursos de fuerza (unas tropas similares a los Cascos Azules de la ONU) y del dinero necesario para llevar a cabo esta política.

Paralelamente, sería necesario reglamentar el consumo dosificado de la droga , dice. Es decir, ir despenalizando el consumo para lograr que los precios bajen en los mercados internacionales .

Y recuerda que ya son varios los pensadores famosos mundialmente que están proponiendo salidas similares para acabar con el negocio de la droga, entre ellos el conocido economista de la escuela de Chicago (EE.UU.) Milton Friedman.

A la presunta de si la legalización de la droga es lo que propone, contesta: Propongo exactamente la despenalización, mediante la dosificación del uso de la droga con control de fuerzas internacionales .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.