FLAMENCO CON PERFIL ALEMÁN

FLAMENCO CON PERFIL ALEMÁN

Ottmar Liebert no sabe de fronteras, es un ciudadano del mundo, se alimenta de geografía y de vida. Liebert hace que la guitarra hable, ella es su compañera de viaje, la interlocutura que le permite mirarse hacia adentro y encontrarse a sí mismo. La guitarra le ha permitido viajar alrededor del mundo, especialmente desde que una emisora de Seattle decidió trasmitir su composición Barcelona Nights. El impacto que causó esta canción, creada sobre una base de flamenco, fue grande. Las disqueras se pusieron a la caza de este joven guitarrista y la Epic logró hacer la mejor oferta.

23 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Liebert pasó a ser un artista vendedor y a partir de la última entrega de los Grammy, donde fue nominado en la categoría de nueva era, uno de los consentidos en Estados Unidos.

Pero la paradoja que persigue de Liebert es grande, como en la canción de Facundo Cabral, ni es de aquí, ni es de allá. Nació en Alemania, es hijo de madre alemana, pero su padre es de origen chino. En la actualidad reside en Estados Unidos, pero pasó gran parte de su vida en China y la India.

A pesar de tener todas estas influencias, su música tiene una base en los ritmos flamencos. Liebert se empeña en señalar que él no tiene nada de flamenco, que solamente le salen así. Tal vez la influencia sea inconsciente, lo cierto es que Liebert admira las culturas latinas y tal vez por eso se nutre con frecuencia de ellas.

En Alemania las cosas son muy mecánicas y planificadas, no hay un lugar para la sorpresa. No sucede lo mismo en lugares como Italia, España y Latinoamérica. Por eso me siento muy bien en estos países .

Durante su visita a Bogotá, una de las primeras cosas que solicitó a su compañía disquera fue poder apreciar un grupo de salsa en vivo. Estuvo en el Café Libro de Bogotá, donde pudo apreciar la banda de Eddie Martínez, según lo confiesa quedó impresionado por el manejo de la percusión.

Este rito musical se repite y se repetirá en casi todos los viajes de Liebert. No le gusta andar con afanes porque quiere saber donde está. El viernes pasado salió, como cualquier vecino, a recorrer la carrera séptima. Solamente iba armado de unas sandalias y su viejo bluyín, tal vez por eso pudo sortear con toda tranquilidad a los ñeros que acosan a los turistas en la zona internacional.

Cada minuto de su vida es materia de música. Esa es su esencia y en este género artístico reúne todo lo que quiere decir. Por eso evita las palabras en sus composiciones, cree que la música es suficiente para hacerse entender. Es un purista comprometido.

En un mundo, donde el video se ha convertido en parte esencial del negocio de la música, Liebert es una voz disidente. La imagen le roba atención a la música, no ve que para sentirla de verdad es necesario cerrar los ojos .

En la cabeza de este guitarrista corren muchos problemas, y a medida que viaja, su mente va comprendiendo nuevas dimensiones del mundo y es probable que su próximo disco tenga algo de lo alcanzó a digerir de su gira de promoción por Latinoamérica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.