ESTABA ANUNCIADA LA RENUNCIA DE SUÁREZ

ESTABA ANUNCIADA LA RENUNCIA DE SUÁREZ

La novela de Gabriel García Márquez, la Crónica de una muerte anunciada, se vivió en Tuluá. Solamente se cambia el termino muerte por salida, haciendo alusión a la renuncia irrevocable presentada por José Alberto Suárez, el sábado en la tarde, a su cargo como técnico de Cortuluá.

11 de mayo 1998 , 12:00 a.m.

La salida del vallecaucano tiene varias causas que vienen de mucho atrás. Primero, factores económicos, pues tan solo cuatro meses después se le manifestó que el incremento no sería el solicitado por él. E incluso se le dijo que si le gustaba bien o si no también .

Luego, la relación técnico-presidente y comité ejecutivo estaban deterioradas. Suárez tiene un defecto o virtud quizás: llamar al pan pan y al vino vino por lo cual se le tildó de bocón inclusive por algún sector de la prensa tulueña que también tiene su granito de arena de este inconveniente que da al traste con la continuidad en el trabajo de un técnico del Valle que no podía ser ajeno a la frase aquella vallecaucano come vallecaucano .

La situación llegó al extremo un día antes del partido del viernes anterior en Armenia cuando aún, después del triunfo ante América, de haber conquistado 9 de 9 puntos en casa, y de sumar 11 de 15 probables, se le advirtió al cuerpo técnico que de no ganar el juego frente al Quindío su salida podría ser probable.

Suárez se reunió el sábado en la tarde con los jugadores, explicó las causas y el porqué de la situación y aprovechó para despedirse y desearle suerte al grupo.

De inmediato, el presidente, Oscar Ignacio Martán, le entregó, transitoriamente el equipo al técnico de primera C , Fernando Valderrama, quien ayer a primera hora realizó su primer trabajo.

La renuncia de Suárez no es por su trabajo, no por el aspecto táctico e inclusive no por los resultados. Más bien es por no ser monedita de oro frente a los ojos de los directivos tulueños y de muchas personas que gustan que les mientan o traten de ocultar la realidad utilizando como medio por más buena fe que tengan al presidente de la institución, quien termina creyéndoselo todo.

Triste final para la era Alberto Suárez, quien llevó al equipo por primera vez, en su corta historia, a ser protagonista, a finales de 1997, en semifinales, aunque claro está que algunos atrevidos dicen que fue un trabajo dejado por el profesor Reynaldo Rueda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.