OSCURO TRUEQUE DE CANADIENSES

OSCURO TRUEQUE DE CANADIENSES

Su trabajo en la descontaminación del Suratá, un río en Santander, fue el pasaporte a la libertad para Edwin Wolf y Fernando Córdova. Sin embargo, Eduard Leonard no corrió la misma suerte. Su labor en la región minera de la zona deslumbró al frente 20 de las Farc, que cuyos jefes decidieron quedarse con él y exigir dos millones de dólares por su rescate. (VER MAPA: UBICACION DEL MUNICIPIO DE CALIFORNIA DONDE SE HACE LA EXPLORACION DE ORO)

15 de noviembre 1998 , 12:00 a. m.

Tienen que ver con las minas ?, fue la única pregunta que les formularon la tarde del pasado 24 de junio, minutos después de retenerlos. Y luego de recibir la documentación y las constancias que confirmaban su trabajo con el consorcio colombo-alemán BGR, Wolf y Córdova quedaron libres. Leonard, en cambio, no pudo negar que es uno de los empleados de Terramundo, empresa canadiense contratada por Greystar para la exploración y perforación de minas de oro en la región. Y por eso tuvo que quedarse 104 días en poder de las Farc.

Sin embargo, su agonía terminó cuando su jefe, Norbert Reinhart, dueño de Terramundo, decidió venir a Colombia desde Canadá para meterse en las montañas santanderenas y ofrecerse en canje.

Las Farc aceptaron la negociación, que además venía acompañada de 100 millones de pesos. El canje se dio el pasado 6 de octubre.

Pero la acción humanitaria de un jefe que viajó miles de kilómetros para ofrecer su vida a cambio de la de su empleado no tiene muy contentos a los gobiernos colombiano y canadiense, que consideran el hecho como una violación a las leyes colombianas.

Hoy, aunque Leronard está libre en su país, el propio ministro de relaciones exteriores de Canadá, Lloyd Axworthy, reconoció: le recomendamos a Reinhart que no lo hiciera .

Sin licencia para negociar Ya antes, a mediados de julio, en una reunión privada a la que asistieron el embajador canadiense en Colombia, William Ross, el Zar Antisecuestro, Rubén Darío Ramírez y el entonces comisionado de paz de Santander, Germán Orduz, Reinhart fue advertido de que él no podía adelantar ningún tipo de contactos con las Farc, por ser un procedimiento que va en contra de la legislación colombiana.

La perentoria advertencia se le hizo a Reinhart luego de que se comprobó que ya se había reunido por su cuenta y riesgo con Isnardo , el comandante del frente 20 de las Farc.

En efecto, cuando el comisionado de paz, Germán Orduz; el defensor del pueblo de Santander (e), Jorge Calero; y el personero del municipio de California, llegaron hasta el campamento guerrillero para gestionar la liberación de Leonard, ya Reinhart se les había adelantado. Lo encontraron en medio del monte hablando a solas con el jefe guerrillero.

Ese encuentro clandestino fue conocido por la oficina del Zar Antisecuestro, en Bogotá, y provocó malestar entre las autoridades.

Pero Reinhart siguió adelante. A pesar de las gestiones de buena voluntad que seguían tramitando la oficina del comisionado de paz, la Defensoría del Pueblo y la personería de California, el canadiense sorprendió a su país y a las autoridades colombianas cuando se conoció la noticia de que se había canjeado por su empleado.

Mina de dudas Eduard Leonard recobró la libertad el 6 de octubre y poco después ya tenía las maletas listas para salir del país rumbo a Canadá. Pero una llamada telefónica puso en alerta a la oficina del Zar sobre su viaje.

Fue entonces cuando, con la ayuda del Gaula y de la embajada de Canadá, la Fiscalía pudo encontrarlo. El objetivo era tomar su declaración, pues nadie se explica por qué se iba a marchar de Colombia sin cumplir con ese requisito.

Luego de contar los pormenores de su secuestro y su versión del canje, se fue del país. Desde ese momento las negociaciones cambiaron de protagonista.

Mientras tanto, la hija de una ex empleada de Terramundo, empresa de Reinhart, inició una recolección de firmas en el pueblo de California para procurar la liberación del canadiense.

Uno de los firmantes fue el párroco de la iglesia de San Antonio de Padua, Luis Uriel Herrera. El asegura que la carta que le pidieron firmar era un llamado a la guerrilla para que liberara al secuestrado en un gesto de buena voluntad y en ella se hablaba de los beneficios sociales que había traído el proyecto a la región.

El párroco y los habitantes de California se dieron cuenta después de que habían sido asaltados en su buena fe, pues aquella solicitud humanitaria se convirtió, sin que lo supieran, en una misiva en contra de Greystar de Colombia, la otra empresa canadiense que trabaja en la zona.

El engaño se conoció cuando el padre Uriel fue a pedirle ayuda a Greystar para unas obras de beneficencia. Asombrados, los directivos de la empresa no entendían por qué si sus jefes habían recibido una carta de la comunidad hablando mal de su proyecto, se atrevían a pedirles dinero.

Luego de despejar el misterio, el padre, la comunidad y la propia empresa se dieron cuenta de que aquella carta solicitando la liberación del canadiense que iba dirigida a la guerrilla, había cambiado de destinatario y de contenido, pero no de firmas.

A cambio, Antony Spat, el vice presidente de Greystar en Canadá, recibió quejas sobre el comportamiento de sus hombres en la zona minera, la preferencia de la gente de California por Terramundo y el distanciamiento de sus operarios con la población.

El tema fue, incluso, el sermón de una misa de domingo en el pueblo en la que los feligreses y firmantes propusieron demandar a los responsables de la alteración y el engaño.

Un chantaje? Luego, según declaró una persona cercana a la Greystar, que pidió mantener su nombre en reserva por razones de seguridad, vinieron un sinnúmero de amenazas telefónicas en las que se les advertía que de no pagar el rescate de Reinhart, se convertirían en objetivo militar de la guerrilla.

Además, aseguró que la Greystar fue quien facilitó los 100 millones de pesos para la liberación de Leonard, un dinero que habría pedido el propio Reinhart como anticipo del contrato de perforación que cumple en la zona.

La misma persona aseguró que la Greystar estaba siendo víctima de un chantaje por parte de un empleado de Terramundo quien les había advertido la semana pasada que si no pagaban el rescate, haría pública una carta informando su negativa a dar el dinero, después del acto humanitario de Reinhart.

El gerente de Terramundo declaró enfáticamente no saber nada sobre ese episodio (ver recuadro).

Además del malestar entre Terramundo y Greystar, estos episodios han puesto sobre el tapete la permanencia de estas empresas en Colombia.

En una comunicación oficial enviada el pasado 30 de octubre al Zar, el embajador de Canadá en Colombia, William Ross, pide que el gobierno colombiano se apersone de los trámites de liberación de Reinhart y agrega: quisiéramos discutir la presencia de Greystar y sus contratistas en el área .

Pero nadie quiere hablar sobre el tema, ni siquiera la religiosa Celeste, hermana Reinhart, a quien EL TIEMPO localizó en Canadá.

Lo único cierto es que, sin importar qué vía se utilice, para liberar al canadiense, cuando recobre su libertad tendrá que responder ante las autoridades y ante su país por pasar por alto la instrucción de negociar su propio canje y pagar un rescate a la guerrilla.

Habla Terramundo Don Burchll, contralor de Terramundo en Colombia.

Es cierto que Norbert Reinhart recibió instrucciones de la Embajada del Canadá y del Gobierno colombiano sobre no negociar con las Farc? No tengo ninguna idea, porque muchas partes de esas conversaciones o negociaciones se hicieron cuando yo no estaba presente.

Tiene alguna idea del canje entre Norbert Reinhart y un empleado de su compañía que estaba en manos de las Farc? El sí hizo el intercambio con otro empleado que llevaba más de tres meses en poder de las Farc. Sintió la obligación de cambiarse con el otro empleado, porque llevaba mucho tiempo y porque él sintió la obligación personal de hacerlo.

Es cierto que Reinhart pago a la guerrilla con un adelanto de 100 millones de pesos de la Greystar? Yo no he escuchado nada sobre el hecho de que Reinhart haya dado algún dinero.

O sea que lo único que usted sabe es sobre el intercambio.

Sí, eso es correcto Es verdad que la hija de una ex empleada de su compañía, recogió firmas para solicitarles a las Farc la liberación de Reinhart? Sí es probable que ella sea la hija de una de nuestras empleadas. Ella recogió las firmas y yo escuché algo al respecto y creo que lo hicieron.

Esas firmas se utilizaron en algo contra de Greinstar? Yo no sé nada al respecto.

Habla el Zar Es cierto que usted y el embajador de Canadá en Colombia dieron la instrucción a Reinhart de no intervenir en la liberación de su empleado? Es cierto, aunque era una labor humanitaria, la labor directa no la podía realizar él.

Con esa intervención, violó las leyes colombianas? Si él intervino fue sin la autorización y el conocimiento de las autoridades colombianas.

Y por ende violó la ley? Si se está haciendo una intermediación que no es oportuna, aunque sea humanitaria...Pero eso tendría que decidirse cuando se libere.

Es cierto que una llamada los alertó sobre la salida de Leonard del país, sin haber rendido declaración ante la Fiscalía? Eso es cierto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.