Y CÓMO HACER EL CAMBIO

Y CÓMO HACER EL CAMBIO

09 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

El ajuste será general Sin duda este será uno de los temas más controvertidos de la administración Pastrana. El país tiene un déficit fiscal superior a los seis billones de pesos, pero además compromisos ineludibles que hacen muy complicado atacar el gasto.

Por ello el apretón será general. Los trabajadores estatales deberán poner de su parte. Y es de esperarse, de acuerdo con los anuncios previos a la posesión, que el aumento salarial será inferior a la inflación. En el propio Presupuesto del 99 se habla de un 14 por ciento.

Los departamentos y municipios también deben poner de su parte. El Gobierno tiene la intención de modificar la ley de transferencias de tal manera que la participación de los entes territoriales corresponda a una eficiencia en sus gastos y a una mejor administración de sus propios recaudos.

Y el otro agente es el sector privado. En la reforma tributaria que se presentará al Congreso es seguro que se ampliará la base tributaria. Es decir que productos y servicios que no son sujetos actualmente del IVA quedarán cubiertos.

La evasión. Colombia pierde entre el 35 y 40 por ciento de los impuestos potencialmente recaudables. Las personas común y corrientes y las empresas no los pagan. Son alrededor de 5 billones de pesos. Las medidas de control a la evasión se van a intensificar de tal manera que cuando existan casos comprobados el ilícito se pague con cárcel. Una fórmula polémica que en anteriores legislaturas se ha intentado con resultados negativos.

Invertir en el campo. Objetivo loable pero para ello se necesita plata y no la hay. Es necesario recuperar la Caja Agraria, fortalecer los programas de tecnología y hacer eficiente la comercialización.

La política, una reforma de alta cirugía Hay que emprender una reforma política a fondo .

Fue uno de los temas bandera de la campaña de Andrés Pastrana y el que permitió, en gran medida, consolidar el proyecto político de la Gran Alianza por el Cambio. La reforma política, a juicio de los analistas, requiere, además de responder a la pregunta del cómo hacerla, saber qué es lo que se debe reformar.

Para el cómo hay varias alternativas: un acto legislativo que se tramite en el Congreso; un referendo o una Asamblea Constituyente. Los congresistas quieren lo primero, pues significa una oportunidad para demostrarle al país que ellos son capaces de autorreformarse y reformar las costumbres políticas. Si el Congreso no está dispuesto a hacer los cambios de fondo, hay que usar otros métodos, pero no decir de entrada que el Congreso es incapaz , dice Antonio Navarro.

El nuevo gobierno se ha inclinado por el referendo, como quiera que fue un compromiso adquirido con los sectores independientes que lo apoyaron. Y mientras tanto, la guerrilla de las Farc y el Eln han expresado su preferencia por una Asamblea Constituyente.

Esto significa que la tarea de la reforma será difícil y compleja desde sus inicios, pues no será fácil crear un consenso entre tres sectores tan opuestos, a menos que las reglas de juego estén claras desde el principio.

Qué es susceptible de reformar políticamente? Hay una gama de temas que han salido a flote cada vez que se habla de la reforma política. Entre ellos están: el régimen de partidos para hacerlos más democráticos y acabar con la dispersión de grupos poco representativos; el régimen electoral, para hacer listas únicas por partido; la financiación estatal de las campañas; el incremento de los requisitos para formar partidos; cambiar la composición del Consejo Nacional Electoral, que a juicio de Navarro hoy es una repartija de mayorías y minorías .

Finalmente, se propone que la reforma incluya medidas más radicales para combatir la corrupción a través de un Alto Tribunal de Defensa del Patrimonio Público.

Fondo para la paz, en manos del Congreso Vamos a crear el gran Fondo de la Paz que será administrado en urna de cristal y cuyos programas harán parte integral del Plan de Desarrollo .

Las fuentes de este fondo, cuya creación tendrá que realizarse mediante ley, serán tres: recursos propios del Presupuesto Nacional, aportes de la comunidad internacional y los Bonos de Paz.

La primera fuente, los aportes del Presupuesto, no será inmediata. Según el anuncio presidencial, una de las consecuencias del plan de austeridad será la liberación de recursos para inversiones estratégicas para la paz . Por lo tanto, habrá que esperar el plan de ajuste que será anunciado en los próximos días por el ministro Juan Camilo Restrepo.

El ajuste pasa, en parte, por el Congreso, en donde ya se encuentra para su trámite el presupuesto de gastos para 1999, que asciende a 44 billones de pesos.

Sobre la segunda fuente, los aportes de la comunidad internacional, Pastrana ya cuenta con los primeros 100 millones de dólares, anunciados por el Banco Interamericano de Desarrollo. La Unión Europea y las Naciones Unidas también han anunciado su disposición de apoyar financieramente inversiones para la paz en Colombia.

El fondo para la atención de los desplazados, creado por ley en el gobierno Samper, es un primer antecedente de cómo funciona un fondo de esta naturaleza con aportes internacionales.

La tercera fuente, los Bonos por la Paz, cuyo anuncio fue muy bien recibido por los gremios de la producción, también tiene que pasar por el Congreso.

Del discurso se desprende que estos bonos serán obligatorios para colombianos con elevados patrimonios. Para su trámite se requiere, en todo caso, de la presentación de una ley en el Congreso.

A diferencia de los famosos bonos de guerra de la administración Gaviria, que fueron declarados inconstitucionales, los recursos que se obtengan se destinarán también a financiar programas relacionados con la paz incluidos en el Plan de Desarrollo.

Menos tercermundismo Nuestra política exterior estará encaminada a fortalecer nuestro poder de negociación en torno a los temas primordiales de la agenda global. Nuestra política exterior estará guiada por la protección de los derechos esenciales de Colombia .

Una de las claves para entender el discurso de Pastrana, según el ex ministro Héctor Charry, está en, además en lo que dijo, en lo que omitió.

Llegar a un consenso coherente y sistemático, como se planteó en el discurso, requiere la participación de los partidos y la opinión pública en general, además de una reforma a la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores.

Sostiene Charry que Pastrana enfatizó en el multilateralismo sobre el unilateralismo y en la protección de los derechos esenciales de Colombia alrededor de la santidad de los tratados y la buena fe para la solución de los conflictos.

Colocar a Venezuela como el eje de la integración económica y la consolidación de la Comunidad Andina, racionaliza la integración con el Mercosur y el Alca. Frente a Estados Unidos, la clave de la diversificación de las relaciones es su énfasis en el entendimiento, porque se acerca a la tendencia de inserción, sin tercermundismo , con bajo perfil en los No Alineados, y un mayor acercamiento a los países occidentales.

Charry igualmente destacó la insistencia en lograr un orden internacional más equitativo y en reforzar la seguridad colectiva, por la importancia que eso tiene en un país con un conflicto interior, decidido a respetar los derechos humanos y el derecho internacional humanitario y a buscar un desarrollo más equitativo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.