APPLE 98, LA RESURRECCIÓN

APPLE 98, LA RESURRECCIÓN

Pensar que algún día Apple Computer pondrá en peligro el reinado de los sistemas basados en procesadores Pentium y programas de Microsoft es una utopía que arranca más de una sonrisa a los amantes de la manzana californiana.

10 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Sin embargo, el impulso que ha tomado la compañía durante los últimos trimestres hace pensar en ella como en uno de los fenómenos de resurrección más importantes de la industria informática, y no como en la especie en vías de extinción que parecía un año atrás.

De las cualidades de Apple como fabricante de procesadores y desarrollador de sistemas operativos no se ha dudado nunca: las pruebas de rendimiento ubican a sus G3 por encima de los Pentium más veloces, y a su sistema Mac OS como una de las plataformas más estables, por encima del mismo Windows.

Hoy día, sin embargo, la participación de la empresa en el mercado mundial no llega al 5 por ciento, como consecuencia de políticas que hicieron de Apple una marca con exclusividad extrema: al no licenciar sus tecnologías a terceros, la empresa cerró sus puertas a una expansión explosiva, de la que sí supieron aprovecharse sus competidores.

Hoy día, los fabricantes más importantes de la industria tienen un procesador Pentium y un sistema Windows en los escritorios del 80 por ciento de los usuarios del mundo, gracias a que el mercado de los clones fue visto por ellos como una oportunidad y no como un obstáculo.

Así, Apple fue perdiendo cada vez más participación, y solo logró permanecer viva gracias al apoyo de algunos segmentos especializados del mercado (como el de las artes gráficas, por ejemplo) en los que los sistemas Wintel no ofrecían un desempeño tan satisfactorio.

Y se mantuvo, también, gracias a la fidelidad de miles de usuarios que, como los sufridos hinchas del Independiente Santa Fe, permanecieron firmes a sus convicciones, a pesar de los malos resultados financieros.

El regreso de Jobs Coincidencia o fruto de un trabajo bien desarrollado, la resurrección de Apple comenzó a gestarse con el reingreso a sus filas de Steve Jobs, cofundador de la compañía, quien asumió el cargo como director ejecutivo interino en reemplazo de Gilbert Amelio.

Este último fue responsabilizado por la crisis en que cayó la empresa, y se le obligó a renunciar apenas 17 meses después de asumir sus funciones al frente de la compañía.

Y es que las cosas no podían ser peores: durante los años fiscales 1996 y 1997, Apple Computer llegó a perder casi 2.000 millones de dólares.

Jobs asumió el cargo de manera informal en junio del año pasado, y en septiembre fue confirmado como director interino de la compañía, por un periodo que debería concluir al tiempo con 1997.

El plazo no se venció nunca, y la búsqueda de un director ejecutivo permanente no ha finalizado, pero parece que el esquema del jefe interino le ha dado buenos resultados a Apple, que durante los últimos tres periodos fiscales ha logrado obtener ganancias, algo de lo que sus ejecutivos ya se habían olvidado.

La mayor sorpresa se presentó en el trimestre que finalizó el pasado 26 de junio, cuando las ganancias de la firma duplicaron las expectativas de los analistas del mercado.

Apple obtuvo 101 millones de dólares, impulsada por las ventas de sus equipos Power Mac G3 y por sus políticas de reducción de costos, que la llevaron a despedir cientos de empleados y a cerrar su unidad de fabricación de Newton, los computadores de mano de la empresa.

Durante los dos trimestres anteriores, Apple sumó ganancias por 102 millones de dólares, algo que no se había vuelto a ver desde 1995, cuando la compañía recibió 105 millones de dólares durante su tercer trimestre fiscal.

El as bajo la manga Un cuatro por ciento de participación en el mercado mundial de computadores personales no es una cifra que asuste a la competencia.

Quizás, sería más significativo hablar de los 750 mil computadores con procesadores G3 que Apple ha puesto en el mercado desde su lanzamiento, a finales del año pasado.

Lo mejor, sin embargo, está por venir: el próximo sábado, Apple lanzará oficialmente su nuevo computador iMac, para el mercado de hogar, que tendrá un valor comercial de 1.299 dólares, en el mercado de Estados Unidos.

Los analistas del mercado creen que para finales de septiembre, la compañía ya habrá embarcado más de 400 mil unidades de este nuevo sistema, que parece sacado de una película de ficción en dibujos animados.

La relación entre costo y desempeño del nuevo iMac será un factor fundamental a la hora de convencer a los clientes, pues se tata de un equipo con características que lo hacen muy atractivo (ver nota alterna).

Quizás, esta relación sea tan llamativa como la proporción inversa que existe entre esa condición de interino que acompaña el cargo de Jobs y los éxitos que ha obtenido al frente de la empresa.

Así las cosas, puede que Apple no esté destinada a ser el David que acabe con el dominio de Windows y Microsoft, pero no cabe la menor duda de que está en vías de volver a ser una gran piedra en los zapatos de Bill Gates y Craig Barret.

Qué es el puerto USB? Cuántas conexiones diferentes tiene en su computador? Para el escáner, la impresora, el joystick, la unidad externa de CD-ROM, el plotter...

Cuántos programas instaló para correr esos dispositivos y cuánto espacio ocupan en el disco duro? Pues bien, varias empresas se dieron cuenta de los inconvenientes que pueden tener estas conexiones y decidieron crear el Universal Serial Bus (USB), o puerto serial universal, para aquellos que saben español.

El USB es un pequeño dispositivo que permite la conexión de cualquier elemento periférico del computador.

Quizás la principal ventaja de este puerto serial es que aplica la filosofía del Plug and play , lo que quiere decir que la configuración de los puertos para un accesorio específico se hace automáticamente, mejor dicho, sólo basta con conectarlos.

Otra característica sobresaliente de este dispositivo es que permite la conexión simultánea de hasta 127 elementos diferentes, entre periféricos como impresoras, escáner o monitores y de apoyo adicional módem, unidades externas o cámaras digitales.

En un principio, la velocidad estimada para la transmisión de datos en uno de estos puertos universales es de entre 1,5 Mbps y 12 Mbps, suficiente para los dispositivos caseros de uso cotidiano.

Para su instalación, los USB no requieren de programas especiales, pues al estar soportados por los mismos sistemas operativos, sean de PC (Windows y OS/2, entre otros) o de Macintosh, estos los reconocen de inmediato.

Algunos analistas han previsto que aquellos equipos que adopten los USB no tendrán un precio mayor, ni tampoco usarán muchos de los recursos del sistema para su funcionamiento.

Cabe anotar que, estos puertos seriales son el resultado de la unión de compañías como Compaq, Digital, IBM, Intel, Microsoft y NEC. Para mayor información puede ver en Internet el sitio oficial de esta propuesta, en www.usb.org.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.