EFECTO 2000 PRIORIDAD EN IBEROAMÉRICA

EFECTO 2000 PRIORIDAD EN IBEROAMÉRICA

Los ministros de Administración Pública de la Comunidad iberoamericana colocaron hoy, martes, en Lisboa como prioritarias las acciones dirigidas a la adaptación de los sistemas informáticos para combatir el llamado efecto 2000 .

03 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Los ministros y delegados de 18 países firmaron hoy en el Parlamento portugués, después de dos días de debates, la Declaración de Lisboa que presentarán a los Jefes de Estado y de Gobierno que participarán en Oporto los días 17 y 18 de octubre próximo en la VIII Cumbre Iberoamericana.

La I Conferencia Iberoamericana de ministros de Administración Pública y Reforma del Estado aprobó dar carácter prioritario , como consecuencia del uso generalizado de la informática y de las tecnologías de la información, a las actuaciones para adaptar los sistemas informáticos al denominado efecto 2000 .

Los Estados y las empresas tendrán que invertir elevadas sumas en la adaptación de los sistemas informáticos al problema de que los ordenadores no tienen previsto el cambio al año 2000.

La Declaración considera que la internacionalización de los problemas y el proceso de globalización de la economía impiden que se conciban los problemas públicos como una materia interna de cada país, lo que torna indispensable una cultura de integración y de coordinación entre los Estados.

Los ministros subrayan que el Estado debe colocar al ciudadano como destinatario esencial de su actuación, con el objetivo de mejorar su calidad de vida mediante la equidad social, la igualdad de oportunidades, la justa distribución de la riqueza, la erradicación de la pobreza y de la exclusión social y la promoción de la educación y la salud.

La reforma presupone que el Estado se oriente a la creación de las condiciones necesarias para un desempeño eficiente del sector privado que, junto con el desarrollo de las redes sociales, garanticen un crecimiento económico sostenible, así como la mayor distribución posible del poder en la sociedad.

En dicha reforma, es igualmente fundamental la lucha contra la corrupción en todas sus dimensiones y la recuperación de los valores éticos en el ejercicio de la función pública.

La profesionalización y motivación de los funcionarios públicos, su permanente formación, las inversiones significativas en la tecnología de la información, la participación de los ciudadanos en el control y fiscalización de la gestión pública, son factores básicos para la mejora del funcionamiento del Estado.

Firmaron la Declaración de Lisboa los ministros o delegados de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, España, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.