EN ÉPOCAS DIFÍCILES LAS INICIATIVAS SON LAS QUE VALEN

EN ÉPOCAS DIFÍCILES LAS INICIATIVAS SON LAS QUE VALEN

Hace 39 días comenzó el segundo semestre de un 98 que en sus primeros seis meses vivió lo impredecible y eso, sin duda, tocó al sector de la construcción. Hoy, después de siete meses y siete días se podría decir (para seguir con el numerito) que la mayoría de los constructores tienen las siete vidas del gatoi

08 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Y no es una exageración afirmarlo, porque la lucha para no dejar caer sus obras como castillos de naipes se ha dado hombro a hombro, frente a una coyuntura económica que llegó con las variables del alza en las tasas de interés, la iliquidez de algunas entidades financieras y la restricción en los préstamos, para citar solo algunas.

Por eso, al margen de la crisis -real e inocultable- las propuestas son las que valen y por eso Finca Raíz tiene un espacio para ellas. Bajos esos parámetros, la Lonja de la Propiedad Raíz de Bogotá, Fedelonjas y Camacol tienen sus apreciaciones.

De la Lonja...

Sobre la financiación... Frente al tema de las tasas de interés, ciertamente hay una dificultad, ya que comprar finca raíz con tasas de interés atadas a la especulación monetaria y con márgenes de intermediación supremamente altos, como ocurre hoy en día, nos da unas tasas efectivas anuales por encima del 40 por ciento, algo realmente complicado.

Sin embargo, si la parte que financia el comprador es inferior al 70 por ciento, sigue siendo rentable, aun con tasas del 40 o el 42 por ciento anual.

Rentable con tasas tan altas?, por qué? Porque si bien la deuda está creciendo durante un pequeño lapso por encima de lo que se valoriza la vivienda, en un mediano y largo plazo se recupera. Obviamente, eso no quiere decir que la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá esté satisfecha con las tasas de interés.

Al respecto, la entidad ha hecho varias observaciones y en ese orden se ha reclamado que: -El upac debe amarrarse al costo de vida y no a la DTF.

-Que los márgenes de la intermediación de las entidades financieras deben disminuir.

-Que debe existir una política integral de vivienda donde haya una claridad de tasas de interés y de todo un esquema de financiación de largo plazo.

-Igualmente se ha solicitado que las tasas de largo plazo estén atadas al índice de inflación y no a la DTF, que son proyecciones momentáneas de la masa monetaria; lo importante es que haya reglas de juego claras con tasas asequibles y bajas.

Es así como la Lonja también le ha pedido al gobierno que exista una política tendiente a que se premie a quien ofrezca créditos a largo plazo con bajas tasas de interés. Obviamente, eso requiere unas compensaciones.

Existe claridad de que se debe hacer un ajuste fiscal y eso implica la disminución de rubros de gastos del ejecutivo y de forma coherente.

Más propuestas. Deben existir válvulas de escape frente a la reducción de la inversión y del gasto del Estado en dos temas fundamentales: los alimentos y la construcción.

De hecho, al reactivar la actividad edificadora también se reactivaría el empleo, que sin duda se constituye en la válvula de escape fundamental para hacer los ajustes fiscales y de inversión.

Clemencia Parra, presidenta de Fedelonjas, explora diferentes opciones que van desde la creación de un gran fondo para manejar de forma óptima algunos recursos, hasta la capacitación de la gente vinculada al sector, entre otros. Sin duda, otra apreciación que entra a la carpeta de propuestas.

En este momento los trabajadores aportamos a los fondos de pensiones y cesantías y eso, obviamente, tiene una rentabilidad. De hecho, los fondos están captando recursos, pero son de largo plazo, pues la idea es generarlos para futuras pensiones.

Por lo tanto, así como al Fondo Nacional del Ahorro (FNA) se le autorizó la viabilidad de orientar sus recursos para la financiación de vivienda y de captar dineros de los afiliados y de gente del sector privado, con interés de afiliarse, también debe abrirse está posibilidad a los fondos privados de pensiones y cesantías, obviamente con una reglamentación muy clara.

Adicionalmente, hay que tener en cuenta que en Colombia las empresas también efectúan aportes parafiscales orientados a las cajas de compensación, al Sena y al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. En esos casos específicos, las cajas de compensación cumplen una labor importante para la financiación de vivienda.

Por eso, si nosotros logramos que exista un mayor control a la evasión que se da en muchas empresas, en cuanto a aportes parafiscales, y lo orientamos para constituir un gran fondo, se tendrán recursos que se podrán colocar a un largo plazo.

En el caso de los recursos del Sena, y corroborando una de las iniciativas de Camacol (de acuerdo con la Ley de Ciencia y Tecnología), la mira debe apuntar hacia la capacitación. Es decir, que lo que aporten las empresas se traduzca en verdadera capacitación para las personas del sector, ya sea en el área tecnológica o de las labores fundamentales de la construcción.

De hecho, uno de los cuestionamientos coincidían en que Colombia no ha tenido los avances de otros países en aspectos, que se suman al tema de los sistemas de financiación. Por eso, si el Sena colabora con los recursos que tiene, se generará un manejo más eficiente.

Eso implicaría reducción de trámites, tiempos de construcción, de entrega... con factores comunes como la eficiencia y la calidad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.