EL DESPEJE Y ALGO MÁS

EL DESPEJE Y ALGO MÁS

Uno de los temas más comentados en el Meta es el despeje de varios municipios acordado entre el gobierno nacional y la guerrilla, como instrumento para iniciar los diálogos de paz.

22 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

En verdad, lo que preocupa a la gente es que por esa vía tampoco se produzca la tan anhelada paz entre hermanos colombianos, pensando que, en rigor, la violencia no es una causa de malestar sino una consecuencia, producto de un hecho económico, y de unas estructuras sociales y de una legislación injusta, que permiten la concentración de la riqueza en pocas manos.

Si la paz dependiera de las buenas intenciones ya estaría asegurada, pues es evidente que la gran mayoría de los colombianos tienen las mejores intenciones de paz. Pero, parodiando una conocida frase, podría decirse que de buenas intenciones está lleno el anhelo de paz.

El problema no es solo la violencia que deja una estela de viudas y de huérfanos, sino el desfallecimiento que le causa a los colombianos tener que cargar con el peso de dos Estados, hecho éste que ha llevado a algunos a hablar de los para-Estados. Estado es un aparato para garantizar la seguridad y el orden, pero costoso y se alimenta de impuestos. Hoy los colombianos pagan impuestos a dos Estados, el constitucional y el de la guerrilla, y obedece las normas del uno y del otro según las circunstancias.

En algunas veces tal conducta se asume por temor y por necesidad, pero en la mayoría de los casos no le importaría a cuál Estado obedecer sino cuál le ofrece las mejores garantías para elevar su nivel de vida, realmente y no en las meras florituras de leyes que no se cumplen.

Mockus, en reciente documento dice que lo importante no es tener leyes bonitas sino leyes reales. Es indudable que la del 91 es una Constitución bonita, muy bonita. Pero es real? Si los diálogos entre gobierno y guerrilla implican una reforma a la Constitución política, debería ser para que la norma de normas, además de bonita sea real. Y debería servir para poner fin a la práctica para estatal que tiene quebrados a los colombianos. A los pueblos no les molesta quién los gobierne sino que los gobiernen bien. No lo asusta quién gobierna sino para quién se gobierna.

La gente de trabajo siente que desde hace cuatro lustros a esta parte la vida es cada día más complicada y costosa, es decir, se ha venido operando un empobrecimiento sistemático de la economía hogareña como consecuencia de medidas gubernamentales que en teoría ofrecen un futuro pero que en la realidad todo son angustias.

Así, los diálogos pueden ser fructíferos en la medida que den respuestas ciertas a la realidad social del país, dentro de una ética política de respeto a la dignidad humana, de solidaridad y prevalencia del interés general, como lo prescribe el artículo primero de la Constitución del 91.

De los diálogos debe salir, con puntos y señales, el modelo político que la clase dirigente (gobierno y guerrilla) se compromete a llevar adelante para bien de los gobernados, para lo cual es necesario legislar a fin de que las normas no solo sean bonitas sino ceñidas a la realidad. Y que se le garantice a los gobernados que no van a tener que seguir cargando el fardo de dos Estados sino el de uno solo.

Si eso no es posible, la clase dirigente (gobierno y guerrilla) debía pensar en la alternativa de, en vez de despejar cinco municipios, despejar la media Colombia. Así, en vez de guerrear se podría competir, cargando con el lastre de un solo Estado y no de dos.

*Abogado de la Universidad Libre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.