AGUA A PASO DE MULA

AGUA A PASO DE MULA

Mucho tiempo tuvieron que esperar los habitantes de Villavicencio para que se cumpliera el sueño de tener agua potable mediante un buen servicio de acueducto. Las sequías en esa región llanera han impuesto continuos racionamientos y, asimismo, los aprovisionamientos en grandes albercas se hacen necesarios por si acaso se avecina una impredecible época de incesante sol. Ahora, la construcción del acueducto por gravedad es una realidad en la que participan setenta hombres y debido a dificultades topográficas cien fuertes mulas que, aunque parezca un atraso, aportan colaboración fundamental en el desarrollo de las obras. Quizá sin la ayuda de estos nobles animales la tarea hubiese demorado muchos años más. Subiendo y bajando materiales por caminos de herradura, los jornaleros trabajarán para beneficio de la comunidad de la capital del Meta y para que el flujo del agua tenga mayor presión. En la historia del proceso evolutivo y de actualización en cuanto a los servicios básicos, la mula

24 de marzo 1994 , 12:00 a.m.

Ojalá se dé pronto la noticia de que Villavicencio cuenta ya con agua corriente. Han esperado demasiado y no se les puede defraudar. Que finalmente sea haga realidad aquello de aguas que lloviendo vienen ...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.