EL LADO OCULTO DE LA VERDAD

EL LADO OCULTO DE LA VERDAD

Schopenhauer escribió que el error no nace del entendimiento sino de la voluntad. Pues los dirigentes de aquí se empeñan en negar o ignorar algún hecho evidente al buscar la solución de cada problema. Por eso no logran resolvernos ningún problema. Por eso, con cada solución enredan más las cabuyas. Y por eso sus grandes controversias tienen ese toque alucinado y surrealista que todos sienten en privado pero ninguno reconoce en público. Para no aludir sino a las discusiones más movidas del momento:

15 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

El despeje militar. Para todos los efectos prácticos, los 42.139 kilómetros están despejados hace muchísimo tiempo. Y también: oficializar el despeje es una concesión de entrada a las Farc, puesto que las conversaciones muy bien podrían realizarse en el exterior. Los voceros de la línea dura optan por no asumir el primer hecho, los de la línea blanda prefieren ignorar el segundo hecho, y así el debate se pierde entre las ramas: cómo proteger a los alcaldes, qué hará la Cruz Roja, o cómo serán los laboratorios de paz , en vez de aclararnos precisamente para qué se hará el despeje.

La reforma política. Los colombianos elegimos a los congresistas, pero no confiamos en ellos. De aquí resulta el enredo de una reforma que ha de pasar por el Congreso sin pasar por el Congreso. De aquí lo del referendo (que exige ley del Congreso) o el acuerdo político (que se logra en el Congreso). Y de aquí que una de dos: o la reforma se ahoga o saldrá otro chorro de babas.

La extradición retroactiva. Es una papa caliente entre la DEA y los capos, que los funcionarios pretenden enfriar a base de rabuladas. Que al Proyecto le faltaron debates, que tres congresistas cambiaron su voto, que las penas no son retroactivas, que la extradición es un procedimiento y no una pena, que somos un Estado soberano, que se violaría el Pacto de San José (y los tratados obligan, ahora sí)... Todo lo cual acaba en que los estados extranjeros no le crean a Colombia y los colombianos no les crean a los funcionarios.

El caso Leyva. Uno no puede comerse el ponqué y guardarlo al mismo tiempo. El fiscal está para cumplir la ley, no para que le digan que es amigo de la paz, las Farc están para negociar (o no negociar) la presencia de Leyva en el país. El Presidente está para aceptar (o no aceptar) la propuesta de las Farc, e iniciar el trámite respectivo. Y el ciudadano Alvaro Leyva puede ser culpable, o puede ser otra víctima de la solución legal que inventaron hace años: invertir la carga de la prueba, en vista de que nuestra justicia no es capaz de probar nada.

El metro de Bogotá. La experiencia repetida, sostenida e invariada de este país enseña que las obras cuestan al menos el doble de lo previsto y esta vez se sabe que ni siquiera hay modo de financiar lo previsto: el distrito tendría que triplicar sus ingresos tributarios y la Nación tendría que suspender sus inversiones para juntar los 2.150 millones de dólares de marras. Nada de lo cual será un obstáculo para comenzar la compra de terrenos el año que viene.

La oposición. Los senadores, representantes, diputados, concejales, ex ministros y activistas del Partido Liberal no saben hacer política si no es a base de puestos. Pero su Jefe pretende que cierren las filas en torno a unos principios que no comparten o no profesan, y en torno a unas ideas que jamás concretaron.

La especulación con el dólar. Mientras le respondan a sus cuentahabientes, los bancos pueden invertir como quieran: el premio consiste en lo que ganen y el castigo en lo que pierdan. De suerte que Minhacienda casó una pelea en el aire.

Y conste que el problema no es de las personas. Es de una sociedad que no aprendió a distinguir entre la verdad a secas y la suma de verdades interesadas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.