26 PROBLEMAS

26 PROBLEMAS

En nuestra edición de ayer circulamos una separata especial - Colombia : un país por construir elaborada por el Instituto SER de investigación y la Facultad de Economía de la Universidad Nacional. Es realmente un documento novedoso, que con mucho rigor aborda la problemática nacional tanto en sus diagnósticos como en sus sugerencias implícitas y explícitas.

15 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Los 26 problemas encontrados en los diversos subsistemas nacionales - el natural, la economía, lo social, lo político, lo cultural y lo educativo son a nuestro juicio una radiografía completa y veraz de nuestro estado de cosas. A primera vista podría parecer excesivo el número de males, pero lo cierto es que las dolencias que nos aquejan son incluso más numerosas. Sin embargo, coincidimos con los autores - investigadores y estudiantes- en que las dificultades reseñadas recogen bien los principales retos que tiene Colombia para convertirse en un país próspero y en paz para todos sus habitantes.

Hay varios problemas señalados por los jóvenes autores que merecen destacarse. Por ejemplo, el capítulo dedicado a la juventud sin oportunidades. Se evidencia en el escrito que la violencia, la intolerancia, la desconfianza social, la falta de acceso a educación de calidad y el desempleo, golpean con particular severidad a la población cuya edad oscila entre los 16 y los 26 años. Qué futuro le puede esperara a una nación en la que sus jóvenes - empezando la vida- tienen ante si un panorama tan desolador? Llama también la atención la presencia constante de la falta de oportunidades, de la desigualdad de las oportunidades y de la dificultad de acceso a ellas en varios de los artículos. No son reclamos sin fundamento; como bien lo presentan los autores, hay muchas pruebas en nuestra sociedad de que estamos lejos de tener un sistema político que sea realmente democrático y un modelo económico que le de opciones de progreso a todos y no solo a unos pocos.

Otra denuncia que aparece -con razón - frecuentemente en diversos capítulos, es la de la falta de solidaridad, la ausencia de un sentido colectivo, la primacía del bienestar particular sobre el general.

En fin, las perspectivas son desalentadoras. Pero reconforta saber que hay jóvenes inteligentes, bien preparados, llenos de humanismo - como los que prepararon el documento bajo la acertada guía de Pedro J. Amaya Pulido y Marta Emilia Rueda - en cuyas manos esperamos queden decisiones cruciales del futuro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.