EL INSOMNIO NO ES UNA ENFERMEDAD

EL INSOMNIO NO ES UNA ENFERMEDAD

En términos corrientes, el sueño es el medio con el cual recuperamos las energías consumidas durante el pasado día. No obstante, aunque usted no lo crea, aún hoy, a las puertas del siglo XXI, fenómenos como la libido o el sueño no han podido ser del todo definidos. Y aunque se ignora por qué se desencadena, los científicos ya saben en buena parte cómo funcionan.

07 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Antes se afirmaba que durante el sueño se presentaba una suspensión de todas las funciones cerebrales y biológicas. Sin embargo a principios de los 50 se descubrió, que cuando dormimos, nuestro cuerpo se encuentra poco activo, pero nuestro cerebro no. En otra palabras, el sueño es un estado vital de actividad cerebral. Y aunque usted no lo note, mientras duerme pasa por dos fases bien activas y definidas.

1. La No Mor Se le conoce también como sueño lento o tranquilo . Esta fase ocupa más o menos del 75% al 80% del tiempo que usted duerme. En esta etapa el cuerpo está relajado, su respiración es lenta y regular, la presión sanguínea tiende a descender y los movimientos musculares son escasos.

2. La Mor. Movimientos oculares rápidos Se caracteriza porque en ella hay actividad cerebral. Es decir, que el cerebro se comporta casi como si estuviera despierto; inclusive, algunos autores aseguran que esa actividad es mayor que cuando la persona está despierta. Ciertos estudios han demostrado, además, que el cerebro recibe aún más irrigación sanguínea en esta fase que durante la actividad diurna.

En esta etapa los ritmos del corazón y del sistema respiratorio se tornan irregulares; el sueño no es muy profundo y, a pesar del ajetreo del cerebro, el cuerpo yace prácticamente paralizado; los ojos se mueven con cierta rapidez bajo los párpados, por eso se denomina Mor. Y es en esta fase cuando se presenta la mayoría de los sueños. Es cuando la mente trabaja las emociones, incluyendo aquellas represadas durante el día.

Cómo se construye el sueño? Durante un sueño normal, estas dos fases se suceden cuatro a seis veces en la noche. Las dos fases No Mor y Mor van y vienen formando secuencias rítmicas, las cuales constituyen los llamados ciclos de sueños . Es decir, a una fase No Mor, le sucede una Mor, en proporciones que son predecibles, pero cambiantes durante el curso de la noche.

Se ha determinado que, por lo general, una persona sueña un 10% del tiempo total que pasa dormida. Pero es usual que se olviden estos sueños o se tienda a recordar sólo los últimos, pues para hacerlo es necesario despertarse inmediatamente después o durante ese sueño.

Qué es el insomnio? En el sentido estricto de la palabra, es la pérdida total de sueño. Sin embargo, en la práctica, es la incapacidad habitual para dormir lo necesario, tranquila y de manera descansada durante toda la noche o la insatisfacción de no haber dormido bien la noche anterior. En otras palabras, puede ser definido simplemente como muy poco dormir.

Según los estudios del sueño, el insomnio no es una enfermedad. Es más bien un síntoma, un indicador de que algo anda mal en su vida o en su organismo. Por lo general, hay un indicador de que el trastorno apunta a otro u otros problemas que son la causa directa o indirecta de su posibilidad de conciliar el sueño o de mantenerse dormido.

Por esta razón, antes de acudir a un remedio casero o somníferos, debe determinar la causa y qué tipo de insomnio está sufriendo. Solamente una vez identificado lo que está produciendo el trastorno, usted o un médico especialista -si reviste gravedad- podrá emprender los correctivos, con los cuales es muy probable que obtenga la mejoría deseada.

Para que duerma plácidamente y no sufra de insomnio, consulte un especialista. Este le dirá las causas de su trastorno; estas pueden obedecer entre otras a predisposiciones biológicas, factores físicos, emocionales o malos hábitos de sueño.

Tipos de insomnio Dependen de tres factores importantes: la causa que los produce, el tiempo que suelen durar y las dificultades que se presentan cuando la persona intenta combatirlos.

Veamos lo que dicen los especialistas con respecto a las diferentes clases de insomnio es muy probable que su caso se encuentre dentro de alguna de las siguientes clasificaciones: Insomnio en etapa inicial: El tiempo normal para conciliar el sueño es de 9 a 15 minutos. Si usted se demora más de este tiempo dando vueltas en la cama, está siendo víctima de un insomnio en etapa inicial. Esto se debe a una mala higiene del sueño . Esto se refiere al estado de la ropa de la cama, habitación revuelta o mal ventilada y el frío o calor excesivo en su dormitorio pueden ser la causa de su insomnio. También influye los horarios irregulares, las bebidas con cafeína y el alcohol entre otros.

Insomnio de la madrugada: cuando se despierta muy temprano en la madrugada y no puede volver a conciliar el sueño. Por lo general este trastorno lo sufren los ancianos. Sin embargo, también puede ser síntoma de un episodio de depresión.

Insomnio transitorio: esto ocurre generalmente cuando al día siguiente usted va a ser intervenido quirúgicamente, cuando tiene un examen, cuando va a viajar o cuando llega cansado a casa. Pero no se preocupe este es un insomnio pasajero.

Insomnio de periodos cortos: suele durar unas tres o cuatro semanas. Es el que lo lleva a permanecer despierto por una preocupación, enfermedad o muerte de un ser querido, la pérdida de un empleo, un divorcio o la llegada de un bebé o una crisis seria en la vida.

Si el insomnio se prolonga por más de tres o cuatro semanas, o su problema sigue sin resolver, es mejor que acuda a un especialista, de lo contrario podrá entrar en una etapa más complicada. Recuerde que el insomnio es más fácil de curar cuando se encuentra en una etapa temprana.

Truquitos caseros El mejor método para ayudarse a conciliar el sueño en casos no severos, es utilizar viejos pero eficaces trucos. Estos son algunos de ellos: 1. Darse un relajante baño de agua tibia o caliente tres horas antes de acostarse.

2. Tomarse un vaso de leche caliente.

3. Leer un libro, ver una película aburrida y acostarse cuando realmente tenga sueño.

4. Si nota que no puede conciliar el sueño, trate en el día de no hacer la siesta.

5. Acuéstese boca arriba con los brazos estirados a lo largo del cuerpo, cierre los ojos o fíjelos en un lugar determinado, piense positivamente, afloje la tensión de sus músculos, respire normalmente y sienta como inhala y exhala el aire.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.