EL DERRUMBE DEL SECTOR COOPERATIVO

EL DERRUMBE DEL SECTOR COOPERATIVO

Los afectados por la crisis cooperativa ya sobrepasan los 500.000 entre clientes y asociados.

07 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Los primeros sufren por sus ahorros y los segundos porque allí quedaron comprometidos sus aportes.

Los dineros embolatados en las entidades cooperativas intervenidas ya llega a los 125.000 millones de pesos y son más de 500.000 los asociados damnificados.

La ola de intervenciones y liquidaciones comenzó en 1997 a más de 30 cooperativas dedicadas a la actividad financiera.

Para algunos la causa de esta crisis se encuentra en que muchas entidades perdieron su norte y su filosofía solidaria al dedicarse a operaciones que no les eran propias y al experimentar un crecimiento desmedido durante toda la década de los 90.

Paro otros las intervenciones que han caracterizado esta crisis no son más que los coletazos del Decreto que expidió el gobierno en enero del 97, en el que impedía que las entidades públicas hicieran depósitos en cooperativas.

Aunque los dirigentes del sector no desconocen que el sector adolecía de malas administraciones, que se cometieron excesos y que hubo deficiencias en la vigilancia, el mencionado decreto (798 de 1997) fue la estocada final para el cooperativismo financiero.

Como consecuencia de este entidades del Estado retiraron en menos de seis meses unos 600.000 millones de pesos a las cooperativas.

A sonados casos de malas administraciones, como los de Avancemos, Coopacífico, Cooservir y Joreplat, se sumaron descalabros de mayor magnitud como el de la Caja Popular Cooperativa.

Este fue sin duda el más duro golpe para el sector que dejó pérdidas por más de 50.000 millones de pesos y comprometidos los ahorros de más de 200.000 familias.

En el caso de la Caja Popular se acumularon varias fallas administrativas, pero sobre todo que la entidad había concentrado sus créditos y captaciones en entidades del sector público y entes departamentales, de Boyacá, Cundinamarca, Arauca y Casanare.

Los efectos del Decreto provocaron retiros masivos de estas entidades públicas que dejaron a la Caja ilíquida y después de más de ocho meses de intervención administrativa del Dancoop aún la entidad no ha podido concretar su fórmula de salvación.

Más supervisión Ante el inusitado crecimiento que tuvo el cooperativismo, y sobre todo el financiero, desde finales de la década de los 80, las entidades y gremios del sector llevaban más de cuatro años pidiendo a gritos al gobierno fortalecer la vigilancia que a lo largo de la historia había ejercido de manera poco eficiente el Dancoop.

Sin embargo, si el sector crecía a una ritmo alarmante durante la década de los 90, con índices que sobrepasaban en muchos puntos los del sistema financiero nacional, no pasaba lo mismo con el presupuesto ni con la nómina de empleados del Dancoop.

La entidad conserva hasta ahora la misma planta y estructura que tenía hace 17 años, y según afirma su directora Miryam Cristina Juri, para nadie es un secreto que el Departamento no cuenta con los recursos técnicos ni humanos para vigilar a las más de 10.000 cooperativas que existen en el país.

Ante lo ola de intervenciones que entre 1997 y principios del 98 cobijó a más de 15 entidades el gobierno agilizó la expedición de un decreto para que la Superintendencia Bancaria asumiera la vigilancia de las principales cooperativas financieras.

Así 53 entidades pasaron desde el 17 de junio a ajustar sus balances al plan de cuentas de la Super y a comenzar a cumplir con las normas sobre calificación de cartera y cálculo de provisiones, que rigen para las demás instituciones financieras.

Sin embargo, parece ser que la mala racha para las entidades solidarias no termina con la tan esperada vigilancia de la Superbancaria, por el contrario, en el último mes se intensificó al salir de nuevo a la luz pública los errores administrativos, de gestión y las consecuencias de la concentración de créditos y captaciones en unas pocas entidades del sector público.

Tal fue el caso de lo sucedido a Cooperadores, una de las mayores cooperativas financieras del Valle de Cauca, que no resistió la crisis debido a que tenía gran cantidad de sus operaciones concentradas con entidades del departamento.

Para directivos del sector cooperativo la nueva ola de liquidaciones que en las últimas semanas se ha llevado a cooperativas como Cofiandina, Credisocial, Cooperadores y Credifenalco, se debe a los coletazos del mencionado decreto 798 de enero del 97 mediante el cual el gobierno prohibió a sus entidades los depósitos en cooperativas.

Garantías La gravedad de la crisis que viven las cooperativas financieras se centra en que prácticamente no hay quién le responda a los miles de ahorradores perjudicados y a los más de 500.000 colombianos que son socios de las cooperativas en problemas.

Se calcula que en Colombia hay más de 2,5 millones de personas que están relacionadas con las cooperativas. Por lo general es gente de escasos recursos cuyo promedio de ahorro no supera los 500.000 pesos por persona.

Aunque casi 60 cooperativas hayan pasado a la vigilancia de la Superbancaria, no tienen acceso al Fogafin y en caso de intervención o de liquidación, los ahorradores deben esperar a la venta de activos para que les devuelvan sus dineros.

El proceso de liquidación puede tardar entre uno y dos años para ser finiquitado.

Actualmente están en proceso de liquidación 28 entidades cooperativas, tres es más están en intervención administrativa y los dineros comprometidos por aportes de los asociados superan los 125.000 millones.

Detrás de estas entidades hay más de 500.000 asociados que en el mejor de los casos podrán recuperar sus ahorros pasados unos dos años pero que tendrán que esperar aún más tiempo para que les sean devueltos sus aportes.

La nueva ley cooperativa, sancionada esta semana, después de tres años de debates. por el presidente de la República, contempla la creación de un Fondo de Garantías para las entidades solidarias financieras.

El plazo para que esta entidad comience a funcionar es de seis meses en el desarrollo de la idea del Fondo y el Seguro de Depósito están ya trabajando Confecoop, la Superbancaria y el Ministerio de Hacienda, afirma Guillermo Tamayo, directivo de Confecoop.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.