EXPLOTA BOMBA EN ENGATIVÁ

EXPLOTA BOMBA EN ENGATIVÁ

El despertar para cerca de 5.000 personas del barrio EL Mirador II de la localidad de Engativá no fue el mejor ayer. Una carga de 50 kilos de explosivos que iban en una camioneta estalló a las 4:30 de la madrugada en la esquina de la calle 57 con carrera 118, en inmediaciones del aeropuerto El Dorado.

07 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Los residentes de las casas cercanas a la carrera 118, en donde quedó parte de la carrocería retorcida de una camioneta modelo 1970 color rojo y crema, coincidieron en afirmar que apenas oyeron la explosión creyeron que se trataba de un avión.

Fue un solo totazo. En ese momento estábamos como medio despiertos. Se dobló la pared... hizo una comba. Al carrito (Renault 4) se le abrió el tanque de la gasolina, pero menos mal que no estalló , aseguró ayer un miembro de la familia Soriano, que habita en una de las cinco casas que recibieron de frente el impacto.

Al lado, en la esquina en donde quedó una masa de hierro quemado de lo que fue la camioneta, había una casa prefabricada que hacía tres meses estaba desocupada: allí, paredes y techo se vinieron al piso.

Pasadas tres horas después del estallido, cuatro miembros de una misma familia relataron con nerviosismo lo que habían sentido: El susto fue tremendo. Pensamos que se había estrellado un avión o que era una bomba de la guerrilla , dijeron los Acuña que además están preocupados por no saber quién les va a pagar los destrozos.

Según fuentes policiales, la carga de explosivos estaba compuesta por materiales similares a los que se usaron en el frustrado intento contra la Escuela de Artillería y que iban en un campero que fue hallado abandonado el pasado miércoles en el kilómetro 4 de la vía a Usme.

Los daños Dos de los consultores de la Unidad de Atención y Emergencias del Distrito (Upes) dijeron que había una casa totalmente destruida, cinco afectadas en su estructura y veinte con sus ventanales rotos.

Oswaldo Ricaurte, consultor de la Upes, aseguró que habían realizado una inspección y censo en las casas averiadas para establecer con los afectados si era necesario reubicarlos.

Algunos propietarios de las viviendas con daños severos dijeron que tenían en promedio pérdidas materiales hasta por 4 millones de pesos.

El Comando de la Policía Metropolitana reiteró que ese organismo se encuentra en acuartelamiento de primer grado ante el recrudecimiento de acciones terroristas en todo el país, para preservar el orden en la ciudad y garantizar la transmisión de mando de hoy.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.