ESCANDINAVIA, EL REFRIGERADOR EUROPEO

ESCANDINAVIA, EL REFRIGERADOR EUROPEO

Sí. La Escandinavia es en efecto yerta en invierno y algo más que tibia en verano, pero irremediablemente fría. Es el refrigerador europeo , como le dicen los del sur, o el sur del Polo Norte, como le dicen los del mismo Norte.

06 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Por suerte, no solo en el universo helado (ese de gorritos con insignias de equipos de hockey, bufandas multicolores y largas bocanadas de vaho gris) se encuentra el sex appeal de esta región. También está en otras claves que van de la mano de su irreversible condición climática, y son ciertamente atrapadoras.

Blanco: esa es la primera imagen que asalta la mente cuando se pisa Finlandia. Blanco es su espíritu, blanca es su nieve como todas las nieves, blanco es su trago como los verdaderos vodkas y blanca es su gente como ninguna otra es blanca.

Blanco es Finlandia, el país con la floresta más grande de Europa, doscientos mil lagos y una cultura ecológica de envidiar. Un país blanco donde los árboles vestidos de blanco siete meses al año lo son todo; desde su más rico tesoro económico (exportan madera y papel a todo el mundo), hasta el emblema de su impresionante espíritu naturalista.

No existe un mapa tan salpicado de agua como el de Finlandia ni una cultura tan aferrada a ella. Por ello este país (y la Escandinavia en general) es un banquete divino para los amantes del turismo ecológico donde, además, existe una infraestructura de excepción. Pesca autorizada, canotaje en rápidos, práctica de vela y montañismo, entre otros, son el fuerte de la Finlandia naturista.

Y la vida en ciudades diferentes. Helsinki, Tampere y Turku, las principales, son pequeñas urbes de una tranquilidad que da miedo. Se exceptúan sus reputados festivales de jazz, música de cámara y ópera que anualmente cambian el panorama.

Mientras tanto, los bares, lugares obligados de cada barrio, viven atestados de borrachos tempraneros, que al son del singularísimo tango finlandés (adaptación más desgarradora y triste que el rioplatense) les arranca los tragos de más.

Pero no solo la depresión , uno de los principales problemas de Estado en este país, es la enfermedad nacional . También lo son la fiebre por el hockey (deporte nacional) y la pasión por el sauna, que se resume en una sola cifra: más de un millón de saunas para un país de cinco millones de habitantes.

Y para que un sauna se cumpla a cabalidad, ya sea en invierno o en verano, debe hacerse junto a un lago donde, cada veinte minutos, se sumergen los saunistas . En invierno (a 19 grados bajo cero de temperatura promedio) se hace un hueco en el lago congelado, se coloca una escalera y al fondo. Fácil.

Un sauna por esquina, agua en todas las escalas cúbicas, salmones de concurso, su majestad el compositor Jean Sibelius (ídolo nacional), Santa Claus (ídolo mundial) y una blancura a prueba de detergentes, son los íconos que se roban la fama cuando de Finlandia se habla.

Estocolmo lo amerita Catorce islas conectadas por unos puentes sacados de una historieta vikinga conforman una de las ciudades más bellas y movidas de Europa: Estocolmo.

Es conocida en el mundo entero por ser la sede de los premios Nobel y por ser capital de un mundo erótico aún por comprobar (las suecas no pueden salir del país sin recibir piropos de clasificación X). Estocolmo es un centro de diversas actividades que comienzan con el placer de observar su fachada, al frente del mar Báltico.

Edificios viejos y cansados, como hechos de arena, rodean la bahía de Strommen, punto clave de la ciudad, mientras a un lado se agazapa la isla de Gamla Stan (o el antiguo pueblo), donde se encuentran reliquias arquitectónicas de piedra, que se mezclan con un comercio de altísimo turmequé .

De hecho, como dicen las señoras ir de compras en Estocolmo es un placer . Eso sí, costoso. Sin embargo, el verdadero espíritu de Estocolmo es aquel que aparece en la noche cuando los cientos de pequeños y deliciosos cafés, así como los otros cientos de sofisticados y especializados restaurantes reciben a media ciudad.

La tragedia entonces para un pobre colombiano (pobre en el económico y doloroso sentido de la palabra) son los costos. Un hotel no baja de 40 dólares la noche (de una estrella, claro, porque de cuatro para arriba ni hablar); una cerveza no se consigue por menos de 5 dólares ni en un supermercado; y un café, si se lo toma en McDonalds, sale por 3 dólares.

Claro está que la ciudad lo amerita, porque su vibrante actividad cultural, que va desde los museos y galerías (entre ellos el maravilloso Museo de Arte Nacional, el Museo de Arte Moderno o el Museo Vasa, que posee un gigantesco barco original del siglo XVI), pasando por la ópera (de las más importantes de Europa) hasta llegar la vida nocturna (de las mejores rumbas de Europa), hacen de esta una ciudad privilegiada.

Lo amerita por la gran sensación de encontrar agua cristalina en cada cruce, y en cada cruce una grata construcción. Lo amerita por el placer de ver algo diferente del triángulo París, Londres y Madrid. Lo amerita por los suecos, gente más buena que el pan.

Si usted va...

Para llegar: el punto preferencias de llegada a Finlandia es Helsinki y a Suecia es Estocolmo, ciudades están conectadas, vía aérea y terrestre, con la mayoría de las capitales de Europa. También se puede llegar a ambas desde Alemania, Noruega, Suecia, Dinamarca y Estonia por vía marítima, ya que ambas son puertos (también se llega a Turku en Finlandia y a Gotemburgo en Suecia).

Precios: un tiquete aéreo desde Londres oscila entre 500 y 700 dólares de ida y regreso. El precio de los tiquetes en barco depende de las distancias. De Hamburgo a Helsinki cuesta entre los 150 ida y regreso; y desde Estocolmo a Turku, alrededor de 100 dólares.

Hotelería: hay todas las categorías de camping, pensiones, hostales y hoteles de todas las estrellas, aun cuando su costo es alto en comparación con toda Europa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.