BATALLA EN PAVARANDÓ

BATALLA EN PAVARANDÓ

Durante más de 48 horas los soldados de la Brigada 17 del Ejército que desde hace un año y cuatro meses custodian a los desplazados de la guerra del Urabá chocoano combatieron contra más de 500 hombres de las Farc, que desde la noche del lunes llegaron con intención de tomarse el campamento de los desarraigados en Pavarandó. El martes se informó que dos militares habían muerto. Ayer, sin embargo, luego de superar las dificultades de comunicación, se conoció un parte de guerra dramático. Nueve militares murieron, 12 están heridos y 12, entre ellos 3 suboficiales, que podrían haber caído en manos de la guerrilla, están desaparecidos.

06 de agosto 1998 , 12:00 a.m.

Ayer, las tropas continuaban la persecución de los subversivos en esta zona selvática, separada del campamento de los desplazados por un puente colgante.

El comandante de la Brigada 17, general Martín Orlando Carreño Sandoval, indicó que los combates se iniciaron el lunes a las 8 p.m., cuando una columna de la que hacían parte insurgentes de los frentes 5 y 58 de las Farc pretendió tomarse el campamento de refugiados de Pavarandó, en Mutatá, en el sur de Urabá.

Durante toda la noche se combatió y los enfrentamientos continuaron con intensidad durante el martes, cuando las tropas recibieron refuerzos enviados desde Carepa, distante unas tres horas.

En esta zona se han producido algunos de los más feroces combates entre paras y guerrilleros dentro de la disputa que sostienen por el Urabá. El ataque de las Farc se produce en la zona donde hace apenas un mes los paramilitares proclamaban el destierro de la guerrilla.

Víctimas la guerra De los militares muertos, trascendió el nombre del suboficial Enrique Escobar López, y de los soldados Ernesto Jiménez Ascencio, Simón Acevedo Maya, John Jairo Ríos Mazo, Alcides Marín Ulda, Ariel Noriega Cervantes y Patricio Miguel Ospino Galán, la mayoría oriundos de la región y de la Costa Atlántica.

En el cruce de disparos, que se produjo en inmediaciones del campamento de Pavarandó, donde están más de mil desplazados del Urabá chocoano, murió un civil pero no ha sido identificado.

El general Carreño calificó la acción guerrillera de demencial, por incluir en el conflicto a la población civil. Uno no entiende estas posiciones cuando se pone en peligro la vida de la gente y en este caso de un grupo de desplazados , dijo, y advirtió que el Ejército denunciará este acto ante los organismos nacionales e internacionales de derechos humanos.

Las tropas frustraron las intenciones de la guerrilla, que pretendió volar un puente sobre el río Sucio, que comunica a Antioquia con Chocó, al tiempo que normalizó el tránsito fluvial entre Riosucio y Turbo.

Ayer, la situación en Pavarandó estaba bajo control del Ejército y continuaban las operaciones para dar con el paradero de los 12 soldados desaparecidos.

De otra parte, ayer en Medellín fue sepultado el soldado bachiller Juan Carlos Llano, centinela de la Cuarta Brigada que pereció al explotar un carro bomba con 150 kilos de dinamita, el lunes en la noche, cuando se inició la arremetida de los insurgentes.

Ayer el frente Jacobo Arenas de las Farc se atribuyó este acto terrorista, en el que también resultaron heridas 15 personas y fueron destruidas la sede de la Brigada y numerosas viviendas aledañas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.