EL WATERPOLOM, UN JUEGO DE VERANO :

EL WATERPOLOM, UN JUEGO DE VERANO :

01 de julio 1998 , 12:00 a. m.

En este deporte, el hombro y la mano son sus víctimas. El primero, cuando se lanza, y la segunda, cuando se recibe.

El balón es objeto de deseo de muchos deportistas, especialmente de los que son más egoístas y nunca lo pasan a los compañeros. Pero en ocasiones es un arma de doble filo, porque su presencia también implica la aparición de lesiones.

En el fútbol, por ejemplo, uno de los mecanismos que más lesiones produce es el gesto del pase falso, que sobrecarga el cuádriceps.

En el waterpolo no es una excepción. En este deporte, el hombro y la mano son sus víctimas. El primero, cuando se lanza, y la segunda, cuando se recibe.

Una lesión típica de este deporte es el esguince del ligamento colateral medial del primer dedo en la mano dominante. Se produce por la aprensión y recepción del esférico, gestos protagonizados especialmente por el primer y el quinto dedo. En este caso, un balón que no se agarra bien puede provocar que el primer dedo se abra demasiado y se produzca el esguince.

También resultan dolorosos los golpes directos del balón contra el dedo extendido, circunstancia que se produce cuando se recibe mal un pase, además de los manotazos que los jugadores dan al balón para hacerse con su posesión cuando se encuentra dividido.

Son golpes que pueden ser muy lesivos si se tiene en cuenta que los dan deportistas de más de 1,90 metros, de más de 90 kilos de peso y con una constitución física fuerte.

Los esguinces interfalángicos no son lesiones graves. El problema es que son el día a día de los jugadores de waterpolo, que tienen que afrontar un buen número de partidos lesionados con la única ayuda de alguna venda u otra protección. Es difícil que un jugador se pierda algún partido por esta lesión. Así, al final de la temporada nos encontramos con engrosamientos capsulares o capsulitis.

Lanzamientos El hombro de los jugadores de waterpolo sufre las lesiones típicas de los lanzadores de cualquier deporte. Se trata de una lesión tendinosa que se produce a nivel del manguito de los rotadores y cuya causa está en un movimiento de abducción y rotación externa. Esta lesión se cronifica en muchas ocasiones y es la causa del adiós de muchos deportistas de élite.

En los miembros inferiores, la lesión estrella del water polo es la del ligamento cruzado, que se produce en el momento en que el deportista cae de un salto. El mecanismo que lo provoca es el anclaje sobre el agua, lo que hace que la rodilla se quede clavada mientras el peso del cuerpo cae hacia otro lado.

Hay un buen número de factores que provocan esta lesión, entre los que destacan el peso del deportista o el propio cansancio de los jugadores. Si están agotados, no tienen la capacidad de reacción para evitar el mecanismo que provoca la lesión tras el salto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.