NAUFRAGÓ LA SOBRETASA

NAUFRAGÓ LA SOBRETASA

El Gobierno notificó ayer a las directivas del Terminal de Barranquilla la suspensión del cobro de una sobretasa que debía pagar cada buque que atracara en el puerto, con la cual se pretendía financiar el Dique Direccional. La sobretasa, de 45 centavos de dólar (257 pesos) por hora y metro de largo en cada embarcación, fue decretada en septiembre de 1990. Desde ese momento fue rechazada por parte de los gremios económicos barranquilleros, en especial por los navieros.

11 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Argumentan que no había razón para cobrar una sobretasa para financiar una obra sobre la cual no se tenía absoluta seguridad de su construcción. Así lo admitió la Junta Directiva de la Empresa Puertos de Colombia (Colpuertos), que dictó la resolución que suspende el gravamen, la cual señala que no se ha originado ninguna deuda y en consecuencia no hay servicio de la deuda que deba atenderse .

Esta resolución fue ratificada por el presidente César Gaviria, mediante el Decreto 2986, del 12 de diciembre de 1990, conocido hasta ayer por el gerente seccional, Franco de Vivo, quien anunció la suspensión del cobro.

El Dique Direccional, que consiste en una muralla artificial construida con rocas para obligar al río a encauzarse hacia la orilla occidental, donde están los muelles públicos y privados de Barranquilla. Su costo aproximado es de 22 millones de dólares (unos 12.540 millones de pesos). La licitación correspondiente se encuentra en período de evaluación para adjudicación entre dos consorcios holandeses: Boskalis y Volker, y Ham y Van Coor.

Lo más probable es que la sobretasa no se cobre porque el Congreso ordenó en la ley que liquida a Colpuertos que el canal navegable del río Magdalena en el puerto de Barranquilla y las obras complementarias seguirán siendo construidas, conservadas y mantenidas con recursos del Gobierno Nacional . Esta disposición, que entrará a regir a partir del momento en que el Presidente sancione la citada ley, fue introducida por el ponente Fuad Char Abdala.

La polémica sobretasa fue vista por los gremios y navieros como factor de desigualdad, ya que duplica y hasta triplica el costo de un buque en tránsito por Barranquilla. Sobre todo si se tiene en cuenta que la noticia de la liquidación de Colpuertos acabó con la mística de su personal.

Mientras rigió la sobretasa, según el presidente de la Asociación de Navieros, Luis Pérez Vives, Barranquilla se convirtió en el terminal más caro del país y los barcos preferían ir a otros puertos.

Por ese motivo, para citar un caso, 600 toneladas de papel para un periódico barranquillero fueron desembarcadas el 4 de enero en Santa Marta. Colpuertos facturó unos 200 millones de pesos por la sobretasa, pero no ha definido qué hacer con lo ya facturado, tras lo cual los navieros se niegan a cancelar lo correspondiente a sobretasa.

Sin embargo, la disposición anterior, que desautoriza gravámenes adicionales para financiar obras en el canal navegable, pone en peligro la adjudicación de la licitación para construir el Dique. Además, según el Comité Intergremial del Atlántico, existen presiones en el Gobierno para que no se adjudique porque faltarían garantías por parte de los interesados en licitar o porque muy pocos quieren celebrar contratos con Colpuertos por estar en vía de liquidación.

La nueva norma obliga al Gobierno ahora a buscar la financiación sin tener en cuenta la sobretasa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.