Secciones
Síguenos en:
EL NUEVO CHIP DE INTEL SERÁ SÓLO UN REMEDIO TEMPORAL

EL NUEVO CHIP DE INTEL SERÁ SÓLO UN REMEDIO TEMPORAL

Intel Corp. podrá darse ahora un lujo que no se ha podido dar por mucho tiempo: vender un microprocesador por más de US$1.000. Sin embargo, el nuevo producto sólo representa un pequeño alivio frente a los problemas que aquejan a esta empresa, la mayor fabricante de chips del mundo.

Hace poco, Intel, cuyos productos constituyen el cerebro de la mayoría de las computadoras personales, parecía estar a punto de generar más ganancias que ninguna otra empresa. Sin embargo, su avance fue obstaculizado por las guerras de precios, la desaceleración del ritmo de crecimiento y el fortalecimiento de la competencia. Por si esto fuera poco, la Comisión de Comercio de Estados Unidos demandó a la compañía y está investigando sus prácticas empresariales.

El chip Pentium II Xeon, que se presentó ayer en la sede de Intel en esta ciudad, podría resultar beneficioso al expandir las ventas más allá de la industria de las computadoras personales, que tiene bajos márgenes de utilidad. Xeon es particularmente adecuado para los aparatos de servidor que utilizan varios microprocesadores para proveer la misma potencia que las grandes computadoras centrales.

Estamos subiendo a un nivel más poderoso , dice Patrick Gelsinger, un vicepresidente de Intel y director general de su grupo de estrategia empresarial.

Se esperaba que decenas de fabricantes de computadoras anunciran sus planes para usar el chip, entre ellas empresas que decidieron utilizarlo hace poco, como Silicon Graphics Inc., de Mountain View, California. Con precios de entre US$1.000 y US$2.800, hasta 30 veces el precio de los modelos baratos del Pentium II, los chips podrían ayudar a contrarrestar la persistente tendencia a la baja del precio de venta promedio de Intel, según los analistas.

Sin embargo, no hay que exagerar. A la larga, el volumen de venta de los chips Xeon se medirá en los cientos de miles, en comparación con los cientos de millones de chips fabricados para el mercado de computadoras personales.

Mientras tanto, hay más señales preocupantes para el negocio principal de Intel. La empresa ha sufrido los efectos de una acumulación inesperada de las existencias de chips por parte de las grandes fabricantes de computadoras personales, una desaceleración en Asia y el fortalecimiento de la competencia en el mercado de computadoras baratas acentuado por la creciente demanda de computadoras personales que cuestan menos de US$1.000.

Durante el último mes los rumores han abundado en Wall Street de que Intel reduciría aún más el pronóstico de resultados para el segundo trimestre, que debe ser hecho público el 14 de julio. La empresa no ha dicho nada, pero hace poco varios analistas redujeron sus cálculos de ganancias para el trimestre. Mark Edelstone, un analista de Morgan Stanley en San Francisco, redujo su pronóstico de US$0,69 a US$0,65 por acción diluida.

Un motivo de la reducción de las expectativas es el problema de los inventarios de computadoras: a pesar del pronóstico de que se iban a reducir tras el primer trimestre, aún se encuentran en niveles inusitadamente altos, dijo Robert Anastasi, analista de Robinson Humphrey Co. en Atlanta.

Incluso si los inventarios de chips restablecen su equilibrio, Intel aún encara la creciente dificultad de convencer a los clientes de actualizar sus sistemas con los chips más nuevos y potentes.

Vickie York, una asistente de abogado de 42 años en Meridian, Ohio, compró una computadora de Packard Bell NEC Inc. por US$1.850 en febrero. Dice que el sistema Pentium II, de 233 megahercios, es perfectamente adecuado para enviar correspondencia electrónica y navegar por Internet.

No hemos encontrado ninguna tarea o software que nuestra máquina no pueda manejar , dijo York, cuya computadora puede comprarse ahora a casi la mitad del precio que ella pagó hace cinco meses.

Intel está respondiendo a este punto de vista con grandes recortes de precios y avances en el desempeño de sus productos.

Durante el segundo trimestre aumentará las velocidades de sus procesadores a 450 megahercios, en comparación con el nivel actual de 400, y podría reducir los precios cada siete semanas.

A pesar del pesimismo de los analistas, los ejecutivos de Intel parecen confiar aún en un renacimiento de la disposición de los clientes de actualizar sus sistemas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.