Secciones
Síguenos en:
MONSANTO COMPRA NEGOCIO MUNDIAL DE SEMILLAS DE CARGILL

MONSANTO COMPRA NEGOCIO MUNDIAL DE SEMILLAS DE CARGILL

Monsanto Co. llegó a un acuerdo para pagar US$1.400 millones en efectivo por el negocio internacional de semillas de Cargill Inc.,

en una decisión que traslada la carrera de la biotecnología de cosechas a los mercados internacionales.

El acuerdo, con el cual Monsanto prosigue su costosa racha de compras de negocios de semillas, da a la compañía de biotecnología de St. Louis el medio para introducir rápidamente en docenas de países las cosechas manipuladas genéticamente que se realizan en todo el cinturón agrícola de EE.UU. Cerca de la mitad de los cultivos de algodón de EE.UU. y el 40% de las hectáreas de soya son manipuladas genéticamente para producir insecticidas, por ejemplo, o crear una tolerancia a los herbicidas fuertes.

El pacto fortalece particularmente la posición de Monsanto en países latinoamericanos como Brasil y Argentina frente a Pioneer Hi- Bred International Inc., que forma parte del bando rival de biotecnología que actualmente trata de integrar DuPont Co.

Altos ejecutivos de Monsanto calcularon ayer el potencial del mercado internacional para sus cosechas manipuladas genéticamente en 110 millones de hectáreas en comparación con 64 millones de hectáreas en Norteamérica. Monsanto necesita controlar los distribuidores de semillas para que sus inventos lleguen a manos de los agricultores, que han estado dispuestos a pagar grandes recargos con tal de obtener cualidades que ayuden a sus cosechas a sobrevivir en el campo.

Ayer, Monsanto anunció por medio de una portavoz que las divisiones latinoamericanas negociadas con Cargill trabajan en investigación, desarrollo, ventas y distribución de semillas en los siguientes países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, México, Paraguay, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela. Los principales productos son semillas de maíz y girasol.

Un portavoz informó recientemente que Monsanto compró las compañías de semillas Agroceres y Monsoy, ambas de Brasil, donde actualmente negocia la compra de De Kalb Chemicals.

Cargill no es una potencia en los mercados de semillas de EE.UU., pero el procesador de granos con sede en Mineápolis (que no cotiza en bolsa) maneja semillas en todas partes fuera de EE.UU., desde China hasta Tanzania. Tiene cultivos en 24 países y vende semillas en 51.

Debido a que Cargill guarda silencio sobre el volumen de sus negocio en cada país, es difícil determinar en qué medida el acuerdo acrecienta el negocio mundial de semillas de Monsanto. El bando de Pioneer-DuPont sigue siendo una potencia mayor que Monsanto en el negocio de semillas en Europa. Y la farmacéutica suiza Novartis AG es una importante semillera multinacional.

Ahora que la mayoría de las grandes compañías de EE.UU. se han alineado de alguna forma con uno de los bandos de la biotecnología de cultivos, los ejecutivos del sector esperan que las compañías de biotecnología de los países industrializados de Occidente se concentren en comprar negocios de semillas en Asia y América del Sur.

Con el acuerdo de ayer, sube a US$8.100 millones la cantidad de dinero que el presidente ejecutivo de Monsanto, Robert S. Shapiro, ha invertido en adquisiciones de compañías de semillas y de capacidad biotecnológica desde principios de 1996. Como varios de sus acuerdos previos, Monsanto está pagando mucho más de lo que ejecutivos del sector calculan era el valor real de las operaciones internacionales de semilla de Cargill antes que la biotecnología de cosechas comenzara a deslumbrar a los banqueros de inversión.

Monsanto gasta más de cuatro veces lo que el negocio internacional de Cargill genera en ingresos anuales: alrededor de US$300 millones, según Mark Wiltamuth, analista de Furman Selz, en Nueva York.

Aunque la mayor parte de los analistas de Wall Street elogiaron el acuerdo de ayer, las acciones de Monsanto cayeron en la Bolsa de Nueva York, cerrando en US$56,375, una baja de $US0,8125. El precio de la acción, sin embargo, no es tan buena medida del sentir de los inversionistas como antes, ya que las acciones de Monsanto se mueven más o menos a la par de las acciones de American Home Products Corp., que en junio acordó comprar Monsanto en un intercambio de acciones que ascendió a la cifra de $US35.000 millones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.