REFERENDO: EL AS DEL PUEBLO

REFERENDO: EL AS DEL PUEBLO

El pueblo colombiano tiene un as bajo la manga. Si el Congreso de la República se muestra retrechero en torno al proyecto de reformar la Constitución, a través de referendo, la misma ciudadanía tiene la autoridad para convocarlo.

13 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

No se puede olvidar que la soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. Que el pueblo es el constituyente primario y el Congreso actúa como constituyente derivado. Por donde se mire, el pueblo tiene las de ganar.

Y es que el concepto emitido por la Sala de Consulta del Consejo de Estado, que fue revelado esta semana a los senadores por el ministro del Interior, Néstor Humberto Martínez, reitera lo que dice la Constitución y las leyes: un millón de ciudadanos puede presentar al Congreso una propuesta de reforma constitucional para ser sometida a referendo.

Si ese proyecto de iniciativa popular es negado, los ciudadanos promotores del mismo dispondrán de seis meses para completar el respaldo de dos millones de electores y poder solicitar al Registrador Nacional que certifique lo procedente de la convocatoria de dicho referendo. Y si todo sale bien, el Congreso no tiene más que aceptar la realidad.

Ante la polémica que ha generado en las cámaras legislativas la iniciativa gubernamental de realizar una reforma constitucional, algunos congresistas han comenzado a plantear como alternativa la posibilidad de impulsar un movimiento ciudadano que promueva una iniciativa popular.

Choque de trenes Precisamente, el primer choque entre el Gobierno y el Congreso por la propuesta del referendo se registró el pasado miércoles, cuando en plena sesión de la Comisión Primera del Senado, el ministro Martínez leyó ante los parlamentarios el concepto de la Sala de Consulta del Consejo de Estado en el que se afirma que el Congreso no puede modificar sustancialmente el temario o articulado del proyecto de reforma constitucional, porque esto conduciría a desconocer la iniciativa del Gobierno o de los ciudadanos, que es exclusiva en esta modalidad de referendo .

El alcance del concepto llevó a que los parlamentarios pusieran de inmediato el grito en el cielo. Señalaron que había sido un golpe bajo del Gobierno al Congreso. Que se le había colocado un palo a la rueda del referendo. Que no se le podría castrar al Congreso su función constituyente. En fin, dijeron de todo.

Según una fuente del Gobierno, el concepto del Consejo de Estado en dicho sentido no es caprichoso, ni mucho menos tiene el propósito de mutilar las atribuciones del Congreso. Por el contrario, es un concepto ajustado al espíritu de la Carta Política .

El hecho del que Congreso no pueda modificar el temario tiene su lógica, porque al tener injerencia directa en el cuestnario del referendo podría desvirtuar el sentido de las preguntas que se les formulan a los ciudadanos.

La verdad es que algunos legisladores temen que en el referendo se les pregunte a los colombianos sobre la revocatoria del Congreso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.